Consigue una cobertura WiFi excelente

Al contrario de lo que ocurre con los cables, las conexiones inalámbricas suelen estar mucho más expuestas a condiciones externas que generan ruido en la señal, algo que en ciertas ocasiones puede provocar una importante reducción de su rendimiento

Consigue una cobertura WiFi excelente

21 agosto 2008

Una de las tecnologías que más se ha adentrado en el hogar durante los últimos años es WiFi. Los operadores, a sabiendas del gran parque de portátiles existentes con controladoras inalámbricas integradas, ofertan desde hace tiempo routers wireless con la conexión a Internet. Pero, para obtener las mejores prestaciones, será necesario considerar  algunas premisas.

 

El punto de acceso

Este apartado es, sin duda, el más importante a la hora de montar una red WiFi, tanto en el hogar como en cualquier oficina. Existen diversos métodos para obtener cobertura en cualquier lugar, como es el caso de colocar distintos puntos de acceso en lugares estratégicos que se comunican por cable con el router o bien utilizar algún dispositivo extensor de la señal.

 

Lo veremos a continuación, porque ahora nos centraremos en la opción más económica: utilizar un solo punto de acceso (normalmente integrado en el router ADSL que nos facilita nuestro proveedor) ubicado en el mejor lugar para abastecer a todo ordenador que se encuentre dentro de sus límites.

 

En primera instancia, es recomendable realizar distintas pruebas de conexión antes de situarlo definitivamente. El proceso es sencillo; una vez colocado temporalmente, usaremos un portátil para ir moviéndonos por las distintas dependencias e ir comprobando la calidad de recepción de la señal inalámbrica. En cada lugar, nos pondremos a navegar un par de minutos, ya que es posible que el estado de la señal no se actualice de forma inmediata. Si detectamos alguna pérdida de la señal, acudiremos al punto de acceso/router, lo cambiaremos de localización y volveremos con el portátil a la dependencia de partida para combrobar si la recepción wireless ha mejorado.

 

Así procederemos hasta localizar la ubicación idónea para nuestro dispositivo, que suele ser el lugar más centrado posible de la casa u oficina y donde no existan demasiados obstáculos, como columnas o paredes. La parte superior de una pared será perfecta para evitar posibles interferencias. En el caso de encontrarnos en dos plantas, como los dúplex, el punto de acceso deberá situarse justo entre una y otra, incluso anclándolo en el techo. Eso sí, será necesario «tirar» más cable (tanto RJ-45 para los datos como el de alimentación) para enchufar el router a las correspondientes tomas de la pared.

 

Muchos usuarios sitúan el punto de acceso muy cerca del ordenador principal, algo que es contraproducente, ya que es muy probable que éste emita distintas interferencias que llevan consigo una pérdida de la señal. Otros dispositivos que también generan ruido en la señal son los teléfonos móviles o los microondas de las cocinas.

 

Las antenas

Pero, por muy bien situado que tengamos el punto de acceso, si la antena no ofrece la suficiente calidad o potencia, poco podremos hacer en este proceso de ubicación. La mayoría de antenas actuales son omnidireccionales, capaces de suministrar la señal de forma equitativa en todas las direcciones. Son las ideales para ser ubicadas, como hemos comentado anteriormente en el centro de la casa u oficina.

 

No obstante, es posible que en determinados casos donde la recepción es mala y tan sólo conectamos de forma inalámbrica un ordenador, sea mejor utilizar las antenas unidireccionales, capaces de suministrar la señal en una sola dirección dada por el azimuth (horizontal) y la elevación (vertical).

 

Además, también hay que tener en cuenta que nuestro punto de acceso tenga las antenas extraíbles, de tal forma que podamos cambiarlas por otras de mejor calidad o que incorporen ganancia en caso de que la señal no sea lo suficientemente buena. En este sentido, deberemos asegurarnos de la compatibilidad entre el modelo y las nuevas antenas.

 

En el mercado existe una gran cantidad de ellas un precio razonable (a partir de 20 euros, tanto unidireccionales como omnidireccionales) y que, precisamente, están especializadas en aumentar la cobertura de nuestra red, por lo que no estará de más echarlas un vistazo si el resto de posibilidades fracase.

 

Puntos de acceso extra

Opción más común en oficinas, la instalación de puntos de acceso extra es otra posibilidad no tan económica pero bastante eficaz. De hecho, se hace absolutamente necesaria  en el caso de que decaiga la cobertura en edificios en los que se han de cubrir distintas plantas o por problemas de incompatibilidades entre, por ejemplo, la controladora wireless del portátil y un punto de acceso quizá no demasiado moderno. Tenemos puntos de acceso aceptables por unos 40/100 euros.

 

Repetidores

Se trata de dispositivos que no son tan caros como los puntos de acceso, pero cumplen a la perfección con su cometido. De hecho, si inviertes a partir de 30 euros harás una buena adquisición. Básicamente, su trabajo consiste en recibir la señal WiFi del punto de acceso y repetirla con las mismas características. De este modo, es como si la señal se multiplicara por dos, pero de forma transparente para el usuario y manteniendo los mismos niveles de seguridad. Lógicamente, el extensor deberá estar ubicado dentro del rango de acción del punto de acceso.

 

Además del ahorro monetario, hay que tener en cuenta que estos dispositivos no necesitan un cable RJ-45, sino tan sólo el de la alimentación mediante un enchufe cercano. Un ejemplo de lujo es el modelo de Hercules que mostraremos más adelante.

 

Analizadores de espectro

Sólo para profesionales, este tipo de combinaciones hardware/software permite recopilar datos concisos sobre el estado actual de la red a la que nos conectamos. El caso más espectacular es el Wi-Spy 2.4x (www.metageek.net), que ofrece el mismo tamaño y aspecto que cualquier unidad de memoria Flash USB pero al que podremos insertar una antena con la que recopilar una gran cantidad de información para solucionar problemas no solamente de la red WiFi, sino también de teléfonos inalámbricos, móviles o dispositivos Bluetooth.

 

Actualiza el firmware

Al igual que ocurre con muchos otros dispositivos, es bastante recomendable acceder de vez en cuando a la página web de los fabricantes para saber si existen nuevas versiones del firmware de los puntos de acceso. Gracias a estas actualizaciones, es posible que se pueda aumentar la cobertura de la señal. No obstante, los usuarios que deseen realizar este tipo de actualizaciones deberán seguir las instrucciones pertinentes al pie de la letra, ya que estos procesos (aunque cada vez menos) son relativamente peligrosos para la integridad del aparato.

 

En este sentido, destacamos la realización de un firmware especializado en el modelo Linksys WRT54G, uno de los más vendidos a nivel mundial. Se trata de DD-WRT, que también es compatible con una larga lista de puntos de acceso basados en chips de Broadcom. Este software permite, entre otras muchas cosas, aumentar el rango de la señal emitida sin perjudicar el rendimiento del equipo.

 

Para este desarrollo con licencia GPL, se encuentra disponible un wiki en español (www.dd-wrt.com/wiki/index.php/Espanol) con el que los usuarios podrán acceder a un gran número de recursos y ayudas relacionados con DD-WRT, tanto a nivel de instalación como de configuración y mantenimiento. Asimismo, es posible descargarlo de forma gratuita, aunque, como todo, habrá que tomar las medidas necesarias en caso de que decidáis instalarlo en el punto de acceso.

 

Antenas muy caseras

Desde hace años circulan por Internet infinidad de vídeos y tutoriales sobre cómo aumentar la cobertura de nuestra red WiFi con la simple utilización de los botes de patatas Pringles. Probablemente es la opción más económica para ello y está probado que funciona, al menos se aumenta ligeramente la recepción de la señal, así que si eres un poco mañoso, teclea «Pringles Antenna» en Google y te asombrarás del número de resultados.

 

WiFi Extender

Uno de los productos que nos ha llamado la atención es esta propuesta de Hercules, capaz de repetir la señal obtenida de cualquier punto de acceso manteniendo su configuración. Está desarrollado con tecnología WLAN 802.11g y seguridad WPA2, por lo que asegura un ancho de banda de 54 Mbps. Si fuera necesario, también sería capaz de actuar como cualquier otro punto de acceso, ya que también incorpora un conector RJ-45, aunque su funcionamiento principal es el de amplificar la señal. Su precio es de 49,99 euros. Más información en www.hercules.com/es o en el teléfono 901 988 0608.