Comparativa

Conversores de vídeo multiformato

La difusión de contenidos multimedia crece de forma exponencial y la necesidad de verlos en cualquier sitio también. Revisamos las principales opciones para convertir vídeos

Javier Pastor Nóbrega

apertura vídeo

13 junio 2011

La difusión de contenidos multimedia crece de forma exponencial y la necesidad de verlos en cualquier sitio también. Revisamos las principales opciones para convertir vídeos.

La llegada de los formatos de alta definición ha sido otro de los factores fundamentales en el éxito del vídeo, tanto en el caso del estándar Blu-ray Disc como en el de la proliferación de ficheros en HD a través de Internet gracias a la oferta masiva de servicios como YouTube o Vimeo.

Las descargas de todo tipo de películas y series desde plataformas como Hulu o Netflix también ha sido fundamental para la expansión de este segmento; y, aunque muchos de esos servicios ofrecen descargas en ciertos formatos y para ciertos dispositivos, muchos usuarios prefieren controlar el proceso de forma absoluta y global.

Es aquí donde intervienen las aplicaciones de conversión de formatos de vídeo, que ofrecen precisamente las prestaciones necesarias para dejar el contenido que interese en un formato y con unas características muy especiales. En este sentido, se brinda a los usuarios de dichas herramientas la oportunidad de controlar la resolución, la tasa de bits que define la calidad final o el formato de vídeo con el que trabajarán y que será determinante para poder reproducirlo convertido en el dispositivo de destino.

Relación Aspecto Vídeos

La relación de aspecto de los vídeos es uno de los parámetros fundamentales para poder disfrutar de los contenidos de forma adecuada

¿Dónde vas a reproducirlo?

Antes de comenzar las tareas de conversión, hay que tener muy claro en qué dispositivo vamos a querer reproducir ese vídeo reconvertido, así como las condiciones en las que lo reproduciremos. Estos conversores son capaces de generar vídeos tanto para su visionado «local», desde las memorias y discos duros de dichos dispositivos, como a través de Internet, previo envío a servicios como YouTube.

Igualmente, tendremos en cuenta la resolución de pantalla del ingenio en el que veremos ese contenido. Aquí entra en juego la cuestión de si ese dispositivo (por ejemplo, un reproductor multimedia) podrá luego conectarse a una pantalla de mayor resolución, lo que hará que elijamos una resolución mayor que permita acceder a un vídeo de calidad en la gran pantalla, aunque eso imponga un mayor tamaño de fichero.

La potencia del hardware de nuestro dispositivo y su reproductor es otro de los aspectos a valorar. No es lo mismo generar un fichero para un Media Center con un buen procesador o una buena gráfica (hay reproductores que aprovechan la aceleración hardware a través de la GPU) que un dispositivo móvil con un procesador con ciertas limitaciones en los que no tiene sentido reproducir un contenido 1.080p del que no vamos a poder sacar partido.

Fuentes de calidad

Aunque no sea el tema central de este artículo, es importante hablar de los recursos que utilizamos para poder contar con los vídeos que queremos compartir en nuestro ordenador. Aunque hace algún tiempo la fuente más probable eran películas y series en formato DVD-Vídeo; hoy, el porcentaje de contenidos extraídos de estos medios y de discos Blu-ray es mucho más reducido, y la mayoría proceden de Internet.

Aun así, es conveniente saber que tanto en el caso de los ya casi olvidados DVDs como el de los discos Blu-ray sigue siendo posible extraer el vídeo para convertirlo a otro formato y disfrutarlo en otros dispositivos. Este proceso, conocido como ripeo, está ya muy extendido entre los aficionados a estas tareas y programas como AnyDVD HD lo hacen factible con una sencilla interfaz.

Descargar vídeos de YouTube

Para los internautas, las posibilidades y los contenidos se multiplican. Descargar contenidos de YouTube y otros portales de vídeo es muy fácil gracias a diversas extensiones como Easy YouTube Video Downloader (para Firefox, en http://goo.gl/H6h8m; para Chrome, en http://goo.gl/JKdDv) y programas on-line como KeepVid. El proceso de conversión puede realizarse también a través de otros métodos, como la descarga desde redes BitTorrent.

Loading...