Crear una web en media hora

Poner nuestro granito de arena en la inmensidad de Internet sin necesidad de tener conocimientos de programación es posible gracias a las numerosas herramientas visuales que cuentan con escasa presencia del temible código

Crear una web en media hora

29 mayo 2008

Lo más fácil para crear una página web es poner 3.000 o 4.000 euros encima de la mesa y contratar a un equipo de programación y diseño para que la lleve a cabo. Sin embargo, no todo el mundo tiene ese dinero y, además, crear una página con nuestras propias manos es más satisfactorio. Con las herramientas que hay disponibles en estos momentos, el desarrollo de una web está al alcance de cualquiera.
La época en que era necesario tener unos conocimientos avanzados hace tiempo que ha pasado. Ahora, es posible encontrar en el mercado, en tiendas especializadas o en las habituales páginas web, distintos CMS (Content Management System) y editores web que prometen ayudarnos a hacer el trabajo sin necesidad de tener conocimientos previos. Cinco minutos y listo, como la comida de microondas. Pero, ¿qué hay de cierto en ello?
Adiós a la programación
La mayor parte de las veces, las arduas páginas de programación HTML se ven acompañadas por un formato más visual, basado en un entorno de ventanas, que invita al usuario a explorar sus posibilidades sin miedo. Casi siempre, sin embargo, resulta difícil lograr resultados satisfactorios y completamente personalizados sin tener ningún conocimiento mínimo de programación. Es el caso de algunas de las herramientas comentadas en este artículo, como Nvu y su actualización Kompozer o WeBuilder 2007.
Profundizando en las amplias posibilidades que nos ofrecen, sí es posible encontrar aplicaciones que nos permiten construir una página de cabo a rabo sin siquiera ver una línea de código. Como es lógico, la funcionalidad de estas utilidades es bastante reducida, limitándonos a diseños predeterminados más o menos variados, en los que nuestra libertad de acción se ve reducida a la introducción de los contenidos. Sin embargo, lo que promocionan es cierto: en media hora habremos creado nuestro propio diseño web y estaremos listos para publicar. PersonalWebKit o WebSite X5 son buenos ejemplos de ello.
En cualquier caso, lo que ahora sigue no es más que una selección de aplicaciones de diseño web, escogidas por su particular sencillez de manejo, pero hay muchas más que pueden sernos útiles. Nos hemos limitado a editores web, aunque existe un mundo más amplio, el de los CMS, que además de permitirnos realizar el diseño abarcan funciones más completas de publicación y gestión de los contenidos. Para todos ellos, es fundamental decidir en primer lugar cuál es el tipo de página que deseamos crear, pues la mayor parte de los productos tienen planteamientos orientados en una dirección muy específica, desde una sencilla página personal hasta una compleja web de venta de productos.
Hemos dejado fuera de la ecuación la creación de blogs. Algunas de las aplicaciones que se utilizan fundamentalmente para este formato son también válidas para la creación de cualquier página mediante compilaciones dedicadas. Crear una bitácora, sin embargo, tiene la mínima dificultad de apuntarse a alguno de los muchos servicios gratuitos que hay disponibles, por lo que en esta selección de editores web hemos decidido pasarlo por alto.
Google Sites, para perfiles concretos
En pleno proceso de elaboración de este artículo, Google lanzó Google Sites, una aplicación muy sencilla para la creación y publicación de páginas web. El gigante de los buscadores no es nuevo en este terreno, pues desde 2006 dispone de una herramienta para la creación de páginas personales, Google Page Creator.
Como programa, Google Sites es mucho más completo y permite obtener unos resultados muy solventes, aunque está más bien orientado a webs destinadas a pequeños círculos: sites corporativos, organizaciones de estudiantes, perfiles de empleados, etc. En cualquier caso, para comenzar a utilizar el servicio, necesitamos tener previamente nuestro propio dominio, o bien contratarlo con eNom, a través de la propia Google, con un coste de 10 dólares al mes.
El servicio es muy sencillo de utilizar y no requiere conocimientos previos de programación. Como sucede con Page Creator, Google Sites utiliza alguna de las herramientas propias de la compañía como útiles complementos. Entre ellos están Google Calendar, Google Docs, Gmail o Google Talk, además de su propio motor de búsqueda. Todos estos elementos se pueden añadir sencillamente a nuestra nueva página.
Aunque más potente que Page Creator, Google todavía está lejos de otras aplicaciones profesionales que permiten el diseño de webs más completas. No obstante, su intención es seguir avanzando con la presentación de soluciones destinadas a sustituir a los programas comercializados por vías tradicionales. Entre estos, con un nivel profesional, podemos citar el Expression Web de Microsoft, que ha llegado para sustituir a su ya caduco FrontPage, el todavía omnipresente Dreamweaver de Macromedia o la suite de creación web de Adobe.

 

La opinión de PC Actual

Es posible generar nuestras propias páginas web en poco tiempo y sin conocimientos previos de programación. Pero, ¿cuáles son los resultados reales? ¿Es posible realizar una página solvente con soluciones baratas y sencillas o son todas de usar y tirar?

 

A medida que el concepto de Web 2.0 se extiende, es evidente que existe un hueco para aquellas aplicaciones que permiten crear sus propios diseños a personas que no tienen ningún conocimiento de programación. Hay que ser conscientes, sin embargo, de que cuanto más se simplifique el proceso de creación de una web, menores son las posibilidades de quien la crea. Es necesario, por tanto, encontrar la herramienta adecuada a nuestro perfil y a nuestras necesidades, de modo que haya un equilibrio razonable entre nuestro nivel de conocimientos, o de atrevimiento, y las posibilidades que nos ofrece la aplicación que hayamos seleccionado.

 

Demasiado simplonas

Algunas de las utilidades que comentamos en esta comparativa son tan accesibles que, en sólo media hora, tendremos una web terminada y lista para publicar. Eso sí, tan simple que difícilmente puede ser satisfactoria. Es el caso de herramientas como WebSite X5 y PersonalWebKit, que son adecuadas para usuarios noveles por su extrema sencillez pero cuyos resultados son muy limitados.

 

Casi todos los programas que dan un paso más allá en el terreno de la edición incorporan código. En este sentido, crear una página con aplicaciones de la talla de Nvu-Kompozer o WeBuilder 2007, de Blumentals, será mucho más laborioso, puesto que necesitaremos unos conceptos básicos de programación. Es cierto que incluyen distintas vistas de la propia página y que, si llevamos a cabo modificaciones en aquella más visual, se generará automáticamente su código. Pero, antes o después, tendremos que tocarlo, por lo que son bastante más arduas para quienes no sepan interpretar el código. Obviamente, sus resultados pueden ajustarse a cualquier necesidad.

 

En el caso de ActualDrawing o Xtivity, podemos hablar de sencillez. En efecto, estas propuestas son fáciles y visuales y, al mismo tiempo, nos permiten lograr resultados más plásticos. Son apropiadas para conseguir diseños atractivos, por ejemplo para la creación de una página web de fotografía. Pero, de nuevo, nos encontraremos con limitaciones obvias, a menos que lo que nos ofrezcan se ajuste perfectamente a lo que deseamos.

 

De todas las aplicaciones comentadas, destaca especialmente Website Maker 2.0, de Magix. Se trata de una herramienta basada en web con la que es sencillo funcionar basándonos en plantillas. En este sentido, no destaca especialmente por su versatilidad, puesto que, a fin de cuentas, nuestras posibilidades son limitadas. Sin embargo, incluye una potente herramienta de retoque de imágenes y una sencilla aplicación de edición de vídeo. Además, nos permite publicar la página y su precio es muy asequible, por lo que mantiene un buen equilibrio entre el nivel de conocimiento que nos exige y lo que nos ofrece.

 

Google Page Creator, la aplicación web que recientemente ha lanzado el gigante de Internet, también pone a nuestro alcance la posibilidad de publicar la página creada. Además, es gratuita. Para usarla basta con ser cliente de Gmail. No obstante, es muy parca en opciones de diseño, por lo que no es, hoy por hoy, una alternativa solvente a las aplicaciones comerciales.

 

La opción de los blogs

Si nuestra intención únicamente es crear un espacio en el que volcar nuestras opiniones e intercambiar impresiones sobre algún tema concreto con otros usuarios de la Web, basta con que creemos nuestro propio blog. Hay multitud de páginas que nos lo permiten, desde www.blogger.com o www.wordpress.com hasta www.blogia.com o www.bloginom.com, entre muchas otras. Una de las principales aplicaciones usadas para la creación de blogs, Wordpress, permite, además, la creación de páginas de todo tipo.

 

Lo mejor

La posibilidad real de crear nuestra propia página web en una tarde sin tener conocimientos previos de programación ni diseño, y ahorrarnos, de paso, lo 3.000 euros que nos puede costar encargar la creación de nuestro site.

 

Lo peor

No hay que dejarse engañar por los mensajes tipo «crea tu web en 5 minutos». Puede ser cierto, pero los resultados obtenidos con herramientas semejantes dejan mucho que desear. Hay que buscar otras más completas para lograr resultados más satisfactorios.