¿Deben pagar Facebook y Google a las operadoras?

6 marzo 2015

Desde hace un tiempo, hay algo que se está cocinando en los fuegos del mundo tecnológico, una nueva guerra en la que Facebook y Google podrían estar del mismo bando, aunque parezca mentira. Las operadoras móviles y de Internet, van detrás de que Google y Facebook tengan que pagarles por el servicio que estas ofrecen. ¿Tiene sentido? ¿Qué factores están relacionados con esto? ¿Cuáles podrían ser las consecuencias?

Conectando a un nuevo mundo

Cuando nosotros enviamos un mensaje por WhatsApp, este hace un viaje por diferentes terminales hasta llegar al destinatario. Aunque lo cierto es que nuestro mensaje no está volando por las ondas, puede utilizarse como metáfora para entenderlo. Si estamos utilizando nuestra conexión móvil, de nuestro smartphone están saliendo ondas que se relacionan con las ondas que salen de antenas móviles. Estas antenas están conectadas a una red que, a su vez, está conectada a otras redes más generales, como una tela de araña. Al final, éstas están también conectadas a una red mundial de conexiones, que denominamos Internet, y eso es lo que nos permite hablar con personas en todo el mundo. Mientras que la conexión móvil se produce en parte por el aire, y en parte bajo tierra, la conexión desde nuestra red de banda ancha fija de casa va siempre bajo tierra, salvo el momento en que utilizamos el WiFi para conectar con nuestro router. Pero en definitiva, el funcionamiento es semejante. Una vez entendido esto, hay que aclarar que las antenas móviles, el cableado bajo tierra, así como los cables que tenemos en casa, cuestan un dinero y gastan electricidad, además de que requieren un mantenimiento y una mejora constante.

Este es el trabajo de las operadoras móviles y de Internet, como Movistar, Vodafone, Orange, Yoigo, Jazztel, Ono, y cualquier otra que podamos contratar desde España, o desde cualquier lugar del mundo. Ellos se gastan el dinero en estas instalaciones, bien sea instalándolas ellos o alquilándolas a otros, y luego las ofrecen a sus clientes en forma de tarifa móvil o de Internet en casa, con una cuota fija o variable a pagar por el cliente cada mes. Es el negocio de las operadoras.

Creando un nuevo mundo

Mientras tanto, están los que se encuentran en la red, y que también ofrecen servicios, como Facebook o Google. Ellos ofrecen sus servicios como los buscadores, la red social, WhatsApp, y ganan dinero por la publicidad, o vendiendo dichos servicios a los usuarios, que a su vez utilizan las redes de las operadoras para acceder.

Digamos que Facebook y Google, así como muchos otros, son los responsables de que en Internet haya algo, y de que los usuarios quieran conectarse a Internet.

Dicho todo esto, ¿por qué entonces pueden querer los operadores que Google y Facebook les paguen?

Una amenaza para los operadores

El problema llega cuando estos servicios ofrecidos por Internet, comienzan a convertirse en servicios que amenazan el negocio de los operadores. Seguro que muchos de vosotros conocéis Skype, Google Hangouts, o WhatsApp. El último de estos es considerado el responsable de haber acabado con los SMS. Antes se pagaba por estos mensajes, ahora ya no, porque se envían por WhatsApp. Hemos dejado de pagar a los operadores, para utilizar WhatsApp. Google Hangouts, Skype, y en un futuro WhatsApp, permiten realizar llamadas sin pagar, utilizando la conexión a Internet. Llamadas que normalmente tenemos que pagar, ya no tendríamos que pagarla si utilizamos estos servicios, y eso preocupa a los operadores.

Es cierto que los mensajes y las llamadas consumen datos, y esos datos los pagamos en forma de tarifa de conexión a Internet. Pero, ¿y si lo que pagamos no compensa la ausencia de llamadas y mensajes a la larga? Les preocupa el futuro, y por ello las compañías se han buscado una manera de pedir que Facebook y Google paguen a las operadoras. Pero, ¿de verdad existe motivo alguno?

¿Qué serían Google y Facebook sin las operadoras?

Las operadoras tienen un razonamiento. Sin su servicio, Google y Facebook no tendrían usuarios. Sin los usuarios, la publicidad no generaría ingresos. Sin ingresos económicos, dichas compañías se hunden. De alguna manera, se podría decir que Facebook y Google dependen de las operadoras, de que estas sigan vivas. Pero aun así, siguen lanzando servicios que amenazan los ingresos de las operadoras, poniendo en riesgo a estas últimas, poniendo en riesgos a sus servicios, poniendo en riesgo las conexiones a Internet de los usuarios, y en última instancia, poniendo en riesgo a los propios Google y Facebook. Esta es la historia que cuentan las operadoras. Una historia que podría tener razón. ¿Cuál sería la solución? Que servicios como Facebook, Google o semejantes, que reciben tantos beneficios del uso de Internet de los usuarios, paguen a dichas operadoras para que no mueran.

¿Y que dicen Google y Facebook? 

No dicen nada. Mark Zuckerberg, CEO y fundador de Facebook, estuvo presente en el Mobile World Congress 2015, en la que fue una de las conferencias más destacadas del evento. Aunque la entrevista no fue realizada por responsables de operadoras realmente afectadas por dicho fenómeno, surgió el tema en diversas ocasiones, y Zuckerberg esquivó la pregunta con una respuesta evasiva. Se plantea la posibilidad de que los gobiernos deban legislar de manera que la situación quede regularizada, y las compañías no se vean afectadas. Por otro lado, Zuckerberg afirma que dicha legislación debe favorecer al crecimiento de Internet, lo que, según parece plantear entre líneas, tendría que tener como consecuencias no poner complicaciones a las compañías que hacen crecer Internet, como Facebook o Google, por ejemplo. Su planteamiento también tiene sentido. Es algo así como "sin Facebook y sin Google (y compañía), nadie querría contratar Internet", y las operadoras también se hundirían.

¿Cuál será la conclusión?

Difícil de decir ahora. Pero sí hay unos datos muy claros. En primer lugar, los gigantes del mundo de la tecnología como Facebook o Google no parecen temer las leyes de un país en concreto. Es bien sabido por todos que se saltan leyes, que consiguen acuerdos que nadie más consigue, y que tampoco les importa demasiado la posibilidad de tener que cerrar uno de sus servicios en un país. Es el caso de Google News en España, por ejemplo. De hecho, la actitud de estas compañías para convencer a quienes se muestran reacios a ellos es ceder a sus pretensiones. El caso de Google News en Alemania así lo muestra. Google cerró el servicio, y lo tuvo que volver a abrir porque los que más se habían puesto en su contra fueron los más afectados por el cierre de dicho servicio. ¿Qué puede hacer un país o una operadora contra Google o Facebook? Si una operadora cancela el acceso a Facebook como amenaza, ¿cuántos usuarios conservará? Si un país entero obliga a su cierre, y Facebook o Google cierran el servicio en dicho país, ¿qué beneficio obtiene el país? ¿Y si los usuarios no pueden acceder a estos servicios, contratarán más o menos conexiones a Internet?

Es cierto que estas grandes compañías de Internet no quieren que las operadoras se hundan. Pero da la casualidad que lejos de hundirse, declaran beneficios anuales, siendo algunas de las empresas más grandes del mundo.

Al final todo será una cuestión de ver qué lado de la balanza cuenta con compañías más poderosas, y ver también hasta dónde se pueden amenazar los beneficios de Google y Facebook.

 

Temas Relacionados
Loading...