Dios aprieta y el canon ahoga

La avaricia recaudatoria de unos pocos frente a los “paganinis” de siempre ha logrado quebrar la confianza en un sistema financiero que se prende con alfileres al bolsillo del contribuyente. Por desgracia, es un caso perfectamente extrapolable a otros mundos…

Dios aprieta y el canon ahoga

18 diciembre 2008

OPINIÓN DEL EXPERTO

Como gerente de Alternate, me pongo en contacto con ustedes por la notoria y polémica remuneración por copia privada gravada sobre los discos duros internos.

Somos una multinacional con sedes en Alemania, Holanda, Bélgica, Austria y España desde 2001, contando actualmente con 60 empleados aquí y una facturación anual de alrededor de 20 millones de euros. Pagamos los impuestos al Estado Español y velamos por el cumplimiento de todos los preceptos de las Leyes Españolas.

El caso es que hasta el pasado mes de julio se venía facturando una media de 250.000 € netos mensuales por la venta de discos duros. Pero esta cantidad ha bajado un 28% (!!!) desde la entrada en vigor de la notoria y polémica remuneración por copia privada gravada sobre los discos duros internos, y apenas llegamos ahora a los 180.000 € mensuales por el mismo concepto.

En un entorno de desaceleración económica y disminución del poder adquisitivo de los españoles, el Estado pide a los consumidores que paguen un impuesto más. Y en este caso especial, no estamos hablando de céntimos, sino de 13,92 €, IVA incluido, si se compra un disco duro.

Algo desproporcionado, si pensamos que un disco de 80 GB, tiene un precio, por ejemplo, de 29 €, IVA incluido. En este caso se grava el precio un 48%. ¿Qué les parece? No me quejo sobre la remuneración estipulada que se aplica a memorias USB, MP3, escáneres, impresoras o grabadores de CD y DVD. Ahí estamos hablando de importes "razonables", que el cliente acepta, aunque no sin quejas y reclamaciones.

Ante una situación así, es normal que el consumidor investigue en foros de opinión de Internet sobre cómo se puede evitar pagar el canon, compare precios y compre donde le sea más barato. Pues no es de extrañar leer propuestas y consejos de esta guisa:

-El 1º consejo: “No comprarse el disco duro en España sino en otro país de la UE: Andorra, Francia…”. Vemos cómo se incrementa, en todo tipo de páginas Web, la publicidad sobre estos sitios que, seguramente, ha tenido un incremento importante en sus ventas a clientes españoles. ¡Una pena, pues estas empresas no pagan sus impuestos en España!

-El 2º consejo: “Comprarse los discos duros en tiendas que NO aplican el Canon”. No son pocas, y además cuentan con el beneplácito de numerosos importadores y productores, que alegan los mismos motivos para no gravar sus ventas de discos duros a los minoristas.

-El 3º consejo: “Comprar en tiendas que solamente venden discos duros etiquetados como "Maestro"”. Discos duros que, de acuerdo a esa definición que el Reglamento publicado en el BOE hace, es oscura, manipulable, y absurda para cualquier profesional del gremio, pues hoy en día ya no existe, como tal, un disco maestro o esclavo.

Dudo que el Estado Español quiera arruinar a las pequeñas y medianas empresas, tan importantes para un país, porque cumplan con sus Leyes. Y dudo que esta ley haya sido elaborada para que los consumidores españoles se gasten su dinero en el extranjero. Pero dudo también que empresas como la nuestra pueden aguantar esta perdida en la facturación durante mucho tiempo, pues un 28% es demasiado para poder compensarlo con otras promociones, etc.

Yo sólo estoy hablando en nombre de nuestra empresa. De unos 60 empleados que dependen de nosotros, pero con una facturación en picado, desde hace tres meses, hasta niveles que no sabemos como equilibrar. Sé que a una gerente de una pyme, sin poder político ni económico, no la escucharán personas que sí podrían cambiar algo, y ayudar a las empresas y a los consumidores españoles. Pero soy una luchadora y no puedo aceptar que una empresa como la nuestra sólo encuentre desventajas en pagar sus impuestos y cumplir las leyes del Estado Español.

Gila Feriduni, directora gerente de Alternate Ordenadores España