Análisis

Disco duro SSD Verbatim 1SSD128

La unidad que estamos analizando es una de las primeras propuestas SSD de Verbatim. Destaca por su chasis de aluminio y por contar en su interior con chips de memoria flash fabricados por Intel

Enrique Sánchez rojo

Verbatim 1SSD128

5 diciembre 2011

Si tenemos un ordenador portátil relativamente moderno y no necesitamos una gran capacidad de almacenamiento en él, una de las mejores inversiones que podemos hacer para mejorarlo pasa por instalarle un disco duro en estado sólido (SSD).

Esta clase de unidades carece de partes mecánicas y basa toda su capacidad de almacenamiento en chips de memoria flash. En el caso de los portátiles, esta tecnología ofrece múltiples ventajas respecto a los discos mecánicos: más velocidad de escritura y lectura, y, a la par, un mejor tiempo de acceso, menor consumo eléctrico, cero vibraciones y ruidos y, sobre todo, son inmunes a las caídas y a los golpes secos que tan malas consecuencias tienen sobre los discos duros tradicionales.

La unidad que estamos analizando es una de las primeras soluciones SSD de Verbatim. Según nuestras pruebas, las cifras de rendimiento en un entorno real no alcanzan los 250 Mbytes/s que prometen las especificaciones oficiales, pero se quedan bastante cerca. En todo caso, nos parece una buena solución para equipos portátiles de gama media y media/alta que demanden las numerosas ventajas que acarrea la instalación de un disco duro SSD.

Eso sí, el precio se nos antoja aún algo elevado, sobre todo si tenemos en cuenta que su capacidad asciende a unos comedidos 128 Gbytes. Esperamos que la popularización de este tipo de unidades abarate pronto su coste, pues aún son poco asequibles para la mayor parte de los usuarios.