Los discos ópticos: una alternativa clásica

Aunque la potencia y capacidad de los discos duros externos y la versatilidad de las memorias de estado sólido están en pleno auge, lo cierto es que los discos ópticos siguen siendo una buena y reputada alternativa

Los discos ópticos: una alternativa clásica

28 marzo 2008

Con la aparición de los nuevos formatos de alta capacidad Blu-ray Disc y HD DVD los discos han pasado al contraataque. Seguiremos teniendo todavía unos cuantos años las estanterías llenas de las ya inevitables cajas de discos para almacenar nuestros datos y películas. Si queremos que nuestro ordenador, tanto de sobremesa como portátil, esté a la última en cuanto a formatos, podemos incorporar una unidad compatible con estos nuevos sistemas.
A primera vista, cuando el DVD se presentó como el heredero de nuestra vieja y fiel unidad de disco CD, parecía que tendríamos para rato, pero como hemos visto en otros casos el hambre de almacenamiento es inagotable y cuando no habíamos acabado de acostumbrarnos a nuestra flamante grabadora de doble cara el mercado ya le ha buscado sustituto. Con estas nuevas unidades de disco podremos reproducir contenidos multimedia de alta definición y almacenar una mayor cantidad de datos en cada soporte. Existen varios modelos de unidades que nos permitirán disponer de estas nuevas posibilidades. A continuación vamos a examinar las características y funciones de estas nuevas unidades ópticas.
Blu-ray Disc y HD DVD
Como ya hemos comentado, el relevo del DVD ya se encuentra en el mercado y definitivamente la guerra de formatos tiene un ganador: Blu-ray Disc. Es previsible que, a pesar de ello, el HD DVD aún se encuentre en el mercado un tiempo, sobre todo para aplicaciones de copias de seguridad, con unos reproductores a «precio de saldo».
Ambos sistemas son técnicamente avanzados y permiten una gran capacidad de almacenamiento. El formato Blu-ray Disc se basa en discos ópticos en los que se escribe y se lee utilizando un láser de luz azul-violeta (de ahí el nombre) a diferencia del láser rojo que utilizan las unidades de DVD. Gracias a esta tecnología, estos discos en su versión de doble capa son capaces de almacenar hasta 50 Gbytes (por los 30 de los discos HD DVD) además de películas en alta resolución. Esto es debido al menor ancho de banda de la luz del láser que permite marcar con mayor precisión la superficie de los discos ópticos concentrando más datos en menor espacio. La velocidad de grabación de un disco Blu-ray Disc en la actualidad alcanza hasta la 6x, que es capaz de almacenar 27 Mbytes por segundo. Eso hace que la grabación de un disco completo de doble capa tarde unos 30 minutos.
En el mercado existen varios fabricantes que ofrecen unidades internas para reproducir y grabar discos en formato Blu-ray Disc. Estos dispositivos ofrecen normalmente la posibilidad de grabar y leer también discos DVD y CD. En lo que respecta a las unidades externas, aún no existe una oferta demasiado extensa, aunque numerosos fabricantes como Philips o HP han presentado sus modelos en distintas ferias de electrónica.
Discos externos DVD
Si nuestro ordenador no dispone de unidad DVD o si las prestaciones de la misma no nos satisfacen, no es necesario que instalemos una unidad interna. Existen en el mercado muchos modelos de grabadoras DVD externas con buenas prestaciones y que aprovechan la velocidad de transmisión de las conexiones de alta velocidad USB 2.0 o FireWire.
Además de la ventaja de no tener que abrir el ordenador para instalarla, esta unidad podremos utilizarla en otros equipos. De esta forma, si disponemos de un sobremesa y un portátil podremos utilizar la unidad con cualquiera de ellos cuando lo necesitemos. También puede servir como sistema de copia de seguridad portátil para cualquier ordenador, siempre que llevemos con nosotros el software adecuado. Hay que tener en cuenta factores como el que estas unidades precisan de alimentación externa, por lo que tendremos que contar con el alimentador y por lo tanto con más cables. Lo más conveniente es elegir unidades que ofrezcan conexión tanto USB 2.0 como FireWire para aumentar la versatilidad de la unidad.
El soporte físico
Aunque la tecnología ha avanzado mucho en los sistemas de grabación y ha conseguido concentrar más datos en los discos, éstos siguen teniendo sustancialmente las mismas características y miden, como antes, 12 centímetros de diámetro. Los discos se fabrican en policarbonato y los datos se graban con láser o se estampan, dependiendo del tipo de disco, en forma de muescas. Posteriormente, al ser iluminadas con la luz del láser lector y gracias a la capa reflectante (normalmente de aluminio), ésta se refleja en un determinado ángulo que permite leer qué dato ha sido almacenado. En el caso de los discos Blu-ray Disc los datos se graban más en superficie por lo que originalmente eran más propensos a los arañazos y marcas. Sin embargo, empresas como TDK y Verbatim han desarrollado una capa protectora que no interfiere con la lectura y permite evitar esos problemas.
Una de los datos curiosos de los discos grabables Blu-ray Disc es que utilizan papel como uno de los materiales que lo componen. Como se ha mencionado, los datos pueden ser grabados en el disco de forma permanente mediante una prensa y un molde, o utilizando otra luz láser que marque las muescas. En los discos grabables se utiliza una capa de material orgánico para que el láser pueda marcar las hendiduras en ella. Estos discos se distinguen por el sufijo R (DVD -R, DVD +R, CD R, Blu ray Disc o BD R...).
Existen también discos regrabables, es decir, que pueden ser grabados varias veces en vez de una sola. Estos discos utilizan el fenómeno de cambio de fase usando un material que puede cambiar varias veces entre estado cristalino y amorfo. La velocidad de grabación varía según estemos utilizando un disco grabable o regrabable, porque el proceso es distinto. En el caso de un disco regrabable el tiempo de grabación es mayor. La propia unidad grabadora ofrecerá en su documentación datos sobre la velocidad de grabación en cada caso.
Calidad y cuidado de los discos
Existe en el mercado una gran variedad de marcas que ofrecen distintas calidades en lo que respecta al medio óptico para las grabaciones.
Medir la calidad de los discos grabables, los más utilizados, es bastante complejo, pero en general las grandes marcas son las que más invierten en investigación y las que pueden ofrecer una mayor protección de datos. Por ejemplo, algunos fabricantes aplican una doble capa protectora sobre la superficie reflectante para proteger mejor los discos de un posible deterioro. También se aplican las últimas tecnologías para que el disco tenga los mínimos defectos y que la superficie sea perfectamente plana, para evitar problemas a grandes velocidades de rotación. Puede ser conveniente consultar la documentación del fabricante en su página web o en la caja de los discos para comprobar qué sistemas aplican para prevenir el deterioro de los datos.
Con el tiempo es inevitable el deterioro de los discos perjudicando su lectura, principalmente por fenómenos como la oxidación, la abrasión química en el recubrimiento de aluminio o cargas eléctricas formadas entre capas. En general, y si cuidamos los discos (procurando tocar o rozar la superficie de grabación lo menos posible), se ha estudiado que éstos pueden durar entre 50 y 200 años. En el caso de los discos grabables Blu-ray Disc la estimación es menor, de 30 a 50 años. Para ello tendremos que almacenarlos en un lugar oscuro, sin humedad y protegidos a ser posible del contacto con cualquier material abrasivo. Si la unidad no consigue leer el disco, es conveniente limpiarlos con un paño de algodón limpio y un producto de limpieza o agua desionizada o destilada.
En cualquier caso es conveniente realizar una copia de los datos importantes que tengamos guardados en los discos. Lo ideal sería, si queremos utilizar discos como soporte, tener una copia siempre guardada y otra de uso. De esta forma aumentaríamos la seguridad de que nuestros datos están a salvo.