Disfruta de tu pasado reviviendo viejas plataformas

Gracias a los desarrollos de ciertos programadores enamorados de las antiguas plataformas, volveremos a disfrutar de los años de los 8 y 16 bits

Disfruta de tu pasado reviviendo viejas plataformas

29 septiembre 2008

Treinta años dan mucho de sí y permiten que te des cuenta de los numerosos cambios que se han ido produciendo dentro del mundo de los ordenadores personales. Aún recuerdo con añoranza aquel año 83 cuando llegó mi padre a casa con una caja en brazos y desempaquetamos el primer ordenador que había visto en mi vida: un Commodore 64.

 

La revolución fue máxima, y desde entonces tuve claro que una de las cosas a las que quería dedicar mi vida era a saber un poquito más de esas máquinas que han llegado a ser tan indispensables en nuestra vida.

 

La evolución de las máquinas

Partidas y más partidas con los amigos, las primeras líneas de código cuando aún no sabía si quiera para qué valía aquél amasijo de números y letras… Pronto, todo ese maravilloso mundo comenzó a evolucionar a pasos agigantados pasando de los 8 a los 16 bits y, posteriormente, a los 32 e incluso a los 64 que manejan los microprocesadores más actuales. Precisamente, gracias a las grandes capacidades que han ido perfilándose en nuestros ordenadores personales, hemos sido capaces de desarrollar aplicaciones que emulan a la perfección el comportamiento físico y lógico de estas plataformas.

 

Y precisamente éste es el punto de partida de este pequeño artículo que, a modo de escaparate, pretende ofrecer una visión global de la oferta existente en la actualidad para poder revivir mitos como el del Spectrum (en alguno de sus modelos), Commodore 64, Atari ST o el incombustible Commodore Amiga en nuestro PC, siendo estos cuatro los representantes más importantes de las décadas de los 80 y 90.

 

Problemas de copyright

Aunque parezca mentira y después de haber transcurrido tanto tiempo, existen todavía determinadas cuestiones relacionadas con los derechos de copia que tendremos que tener en cuenta si queremos disfrutar de la emulación de algunas de las máquinas que os acabamos de presentar.

 

Mientras que para sistemas como el Sinclair ZX Spectrum o el Commodore 64 no necesitaremos más que el emulador en sí mismo para poder disfrutar al máximo de estas plataformas, Atari ST y Commodore Amiga poseen ciertas peculiaridades que pasamos a describir más detalladamente.

 

Empecemos hablando de Atari ST. Aunque alguno de los emuladores que os presentamos en el escaparate incluyen su propia versión 1.0 de TOS (The Operating System) que no es otra cosa que el sistema operativo necesario para hacer funcionar el equipo, otros no la implementan de serie. Estos ficheros imprescindibles podremos buscarlos a través de Internet, y localizarlos tampoco va a ser una tarea demasiado complicada.

 

Es más, este proceso puede llegar a ser incluso ventajoso en el sentido de que podremos instalar el TOS más adecuado para nosotros, pudiendo elegir tanto la versión que mejor funcione para ejecutar determinados juegos como el idioma final del mismo.

 

Sin embargo, el tema de Commodore Amiga puede resultar un poco más peliagudo. Para empezar, cualquiera de los emuladores existentes viene totalmente desprovisto de sistema de arranque y SO, con lo que, aunque instalemos la aplicación, no podremos ejecutar ni siquiera un juego para probarlo.

 

Esto se debe a los derechos de copia de este código, propiedad de Amiga Corporation desde 1982 hasta 1997 y de Cloanto (www.cloanto.com) en la actualidad. Por lo tanto, lo primero que tendremos que hacer para continuar será adquirir estos ficheros, bien comprándolos directamente desde esta web como parte de un paquete realmente sabroso denominado Amiga Forever que ya se encuentra en su versión 2008 (www.amigaforever.com), bien transfiriéndolos a partir del original mediante alguna utilidad como la que se incluye en desarrollos como Amiga UAE.

 

También, si eres de los les te gusta investigar a través de Internet, puedes buscar un poco más porque quizás encuentres alguna versión que te pueda servir para empezar. Pero pasemos a concretar cómo podremos emular un Amiga partiendo de su sistema operativo AmigaOS. Este SO es el que se incluía de forma nativa en los diferentes modelos y se divide en dos partes claramente diferenciadas: por un lado Kickstart y por otro Workbench.

 

La primera de ellas se trata del sistema de arranque propiamente dicho (algo similar a lo que conocemos hoy como BIOS aunque con ciertas características más completas que ésta) y se encarga de reconocer y habilitar cada uno de los componentes hardware de los que consta el equipo. Kickstart se almacenaba tradicionalmente en un chip ROM (de manera semejante a TOS) dentro del equipo y hoy en día se trata de un fichero que será necesario adquirir de alguna manera para que el emulador funcione correctamente.

 

Por otro lado, Workbench es la parte del núcleo del sistema operativo que no se encuentra contemplado en el Kickstart y provee de un envoltorio gráfico a la shell tradicional de AmigaOS de manera similar a X Window. Por lo tanto, para ejecutar cualquier programa o juego, únicamente tendremos que tener instalado en nuestro sistema alguna de las versiones de Kickstart, aunque, si queremos proporcionar una interfaz gráfica adecuada a nuestro emulador o instalar un gestor de ventanas interesante, deberemos cargar adicionalmente Workbench.

 

Emuladores gratuitos y más

Para terminar, queremos aclarar que el propósito de este artículo no es otro que proporcionar una visión general del mundo de los emuladores y, a ser posible, aquellos que son totalmente gratuitos. Ésta quizás sea la tónica general de este tipo de desarrollos llevados a cabo por programadores nostálgicos de una manera totalmente desinteresada.

 

Aun así, siguen existiendo determinadas aplicaciones, como Spectaculator, cuyas versiones más actuales se han vuelto de pago, aunque siempre nos quedará Internet para buscar un poquito más y conseguir revisiones anteriores y gratuitas. Asimismo, muchas son las plataformas que se han conseguido emular a lo largo de todos estos años.

 

Este mes os hemos traído solamente cuatro, pero no debéis olvidar que tenéis a vuestra disposición múltiples proyectos adicionales que consiguen hacer revivir tanto otros modelos de ordenadores personales como de consolas antiguas y otras que no lo son tanto. Incluso, si os dais una vuelta por el Tema de portada, podréis hallar un artículo dedicado a la descarga desde páginas web temáticas donde os damos pistas para disfrutar de vuestros juegos de PC más antiguos y de aquellas aventuras gráficas que nos hicieron a todos la vida un poquito más divertida.