Distribuciones Linux: openSUSE 11

La solución más avanzada como estación de trabajo. La clave de su éxito sigue siendo la innovación, y es que siempre ha sorprendido con nuevas ideas, como por ejemplo con la inclusión de la herramienta YaST hace unos años, cuando las distribuciones estaban lejos de tener un panel de control

19 septiembre 2008

Vista con los años, la decisión de Novell de adquirir SUSE Linux se puede calificar como una de las mejores de su vida. A día de hoy, Novell es el segundo productor mundial de productos de software para Linux, por detrás de Red Hat, con unos ingresos por ventas superiores a los 30 millones de dólares y un crecimiento anual del 30%.

 

Con la compra, la distribución sufrió una transformación muy positiva al abrir su código al público y a los programadores. Desde entonces, se ha convertido en una de las soluciones favoritas tanto para los usuarios domésticos como para los profesionales.

 

Cabe destacar lo bien que se integra en redes Windows, lo que facilita mucho el trabajo de los administradores de sistemas. HP ha anunciado que este año va a comenzar a ofrecerla preinstalada en una gran parte de sus equipos.

 

Instalación e incorporaciones

El proceso de instalación de openSUSE es uno de los más sencillos y completos que hemos probado. La calidad de su instalador facilitará mucho el trabajo de los neófitos en el mundo Linux.

 

Además, han reducido los tiempos de instalación significativamente, gracias a nuevas técnicas de compresión de paquetes y a que, igual que Vista, el DVD de instalación contiene una copia de la estructura de directorios, de tal forma que es copiada de golpe en el disco duro, en vez de ir copiando y creando parte por parte.

 

Cuando el sistema esté instalado, descubriremos la principal diferencia entre la versión 10 y 11: el entorno de escritorio KDE 4, que, combinado con la nueva versión de Compiz 7.3, hará las delicias de muchos usuarios. También aparece en escena el explorador de ficheros Dolphin y el servidor de sonido PulseAudio incluido en esta versión. Cabe destacar una mejora en los procesos de actualización de paquetes, gracias al uso de nuevos algoritmos que optimizan los tiempos de resolución de dependencias.

 

openSUSE 11 está basado en un nuevísimo kernel 2.6.25 y cuenta con las aplicaciones Linux más extendidas, como OpenOffice 2.4 o Firefox 3. En el apartado de virtualización se incluye Xen, un proyecto que dará que hablar.

 

La importancia de los escritorios 3D

Uno de los mayores atractivos de Linux es la posibilidad de disponer de entornos con efectos tridimensionales espectaculares. Compiz Fusion, la unión de los proyectos Compiz y Beryl, ha sido una de las noticias más relevantes de 2007 y el resultado de esa unión es palpable en la mayor parte de las distribuciones.

 

Sin entrar en discusiones sobre la verdadera utilidad de esta herramienta, es muy probable que el siguiente paso en los desarrollos gráficos sea la de convertir al escritorio en un espacio verdaderamente tridimensional, donde podamos organizar las ventanas a nuestro gusto, unas encima de otras con un control absoluto. Para ello, tenemos que cambiar nuestra concepción unifocal por la de otro sistema que permita varios focos al mismo tiempo sobre la pantalla.