Distribuciones Linux: Ubuntu 8.04 LTS

Por segunda vez en su historia Ubuntu ofrece una versión LTS (Long Term Support), dando soporte y actualizaciones de tres años a la versión de escritorio y cinco a la de servidor

24 septiembre 2008

Su éxito se basa en su simplicidad, ya que aporta el mayor soporte de hardware posible, poniendo en manos del usuario final un producto totalmente funcional tras la instalación. No es de extrañar que sea la más recomendable para los usuarios noveles.

 

Cuenta con una interfaz sencilla y atractiva, a la vez que potente, incorporando todo tipo de funcionalidades. Para facilitar más las cosas, incluye por primera vez la posibilidad de instalar Ubuntu desde Windows como si de una aplicación más se tratase.

 

Un vistazo a su interior

Este desarrollo cuenta con un sinfín de nuevas funcionalidades respecto a su antecesora. Cabe destacar el kernel 2.6.24, así como la nueva versión del sistema de ventanas X.org 7.3, cuya principal característica es el soporte para trabajar con periféricos de entrada y salida conectados en caliente.

 

Dispone de la  versión del entorno de escritorio Gnome 2.22, que cuenta con dos novedades importantes: la inclusión de GVFS reemplazando a GnomeVFS, que mejora el rendimiento en el uso de distintos protocolos de comunicación; y PolicyKit, un sistema de gestión de permisos que facilita la escalabilidad de privilegios de usuarios en ciertas aplicaciones, de tal forma que no será necesario ejecutar una aplicación entera como superusuario para que ésta tenga ciertos privilegios extra, mejorando la seguridad y flexibilidad.

 

Otras incorporaciones son el servidor de sonido PulseAudio, las aplicaciones Transmission (un nuevo cliente BitTorrent), Vinagre (cliente VNC que sustituye a xvnc4viewer), Brasero (utilidad para la grabación de CD y DVD) y la versión beta 4 de Mozilla Firefox 3. También es reseñable el nuevo diseño del reloj, que podremos configurar para tener información tanto horaria como atmosférica de distintas ciudades del mundo.

 

Uno de los mayores retos de las distribuciones es la inclusión de entornos 3D que mejoran la estética y la productividad. Así, en el apartado de efectos visuales, Ubuntu integra Compiz y ofrece tres posibilidades: un modo sin efectos, uno normal con algunos activados (recomendado para ordenadores sin mucha potencia) y uno extra con todos los efectos visuales. Finalmente, la apuesta en virtualización es KVM, que está incluido por defecto en la distribución.

 

Instala Ubuntu desde Windows

Esta distribución incluye por primera vez Wubi, una aplicación que te permitirá instalar Ubuntu dentro de una partición Windows como si de un programa más se tratase, por lo que no te tendrás que preocupar por hacer particiones. La instalación es simplísima, sólo tienes que meter el CD de Ubuntu mientras trabajas en Windows.

 

El soporte lanzará una aplicación llamada umenu y, tras rellenar unos datos de configuración, se instalará en la carpeta especificada. A partir de ese momento, al arrancar el ordenador, podrás elegir entre usar Windows o Ubuntu. Para desinstalarlo, lo podrás hacer como cualquier otro programa desde el Panel de control.