Dolby Atmos: el sonido tal y como siempre debió ser

Los cineastas pueden aprovechar esta sofisticada innovación para crear bandas sonoras más impactantes, sumergiendo al espectador de lleno en la acción

Juan Carlos López Revilla

Dolby Atmos 1

27 febrero 2013

El eslogan utilizado por Dolby para promocionar su última tecnología de sonido envolvente es abrumadoramente explícito: «Escucha la película al completo». Lejos de conformarse con él, los responsables de esta innovación han añadido: «El avance más significativo en el mundo del audio desde la llegada del sonido envolvente ya está aquí». ¿Es realmente Dolby Atmos para tanto? En nuestra opinión, sí.

Durante el Mobile World Congress, que se está celebrando esta semana en Barcelona, PC Actual fue invitada junto a un puñado de medios especializados a asistir a la proyección de la quinta entrega de la saga La Jungla de Cristal, subtitulada en esta ocasión «Un buen día para morir». Hasta aquí no parece haber nada extraordinario, pues esta película se está proyectando actualmente en cientos de salas de exhibición de todo el país. Sin embargo, lo realmente interesante es que nos invitaron a disfrutar este thriller de acción en uno de los escasísimos complejos que cuentan actualmente con una sala preparada para reproducir el nuevo formato de sonido envolvente creado por Dolby. De hecho, por el momento en toda España solo podemos disfrutar dos salas: la de Barcelona, que es a la que fuimos invitados, y otra más situada en Valladolid. En toda la región EMEA por el momento esta tecnología solo está disponible en 16 cines, pero esta cifra se irá incrementando paulatinamente a medida que las salas de exhibición vayan realizando las modificaciones en la infraestructura exigidas por el nuevo formato.

A diferencia de otras tecnologías de sonido envolvente diseñadas para ser utilizadas en salas de exhibición, Atmos dedica un canal exclusivo a cada caja acústica de la sala (hasta alcanzar un máximo de 64 canales). De esta forma, los ingenieros de sonido que participan en la creación de la banda sonora de las películas pueden decidir con mucha precisión qué debe sonar a través de cada una de las cajas acústicas de la sala, incrementando de esta forma la resolución de la banda sonora. Además, el número de altavoces del entorno se ha incrementado sensiblemente. Y es que Atmos exige la colocación de cajas acústicas en el techo, así como de más unidades tanto detrás de la pantalla como en las paredes laterales. Esto permite reproducir los sonidos con una mayor continuidad, por lo que un objeto en movimiento puede desplazarse alrededor de la audiencia provocando en esta una sensación de total coherencia.

Dolby Atmos 2

Los cineastas pueden aprovechar esta innovación para crear bandas sonoras más impactantes que les permitan enriquecer la historia que pretenden contar con más eficacia, sumergiendo al espectador de lleno en la acción. Pero las salas de exhibición también se benefician de Atmos. La ventaja más importante consiste en que ofreciendo a sus clientes un sonido de mayor calidad, conseguirán fidelizarlos con más eficacia. Pero, además, la infraestructura que requiere el nuevo formato puede ser actualizada con más facilidad, se adapta sin problemas a las dimensiones de cada sala y es sensiblemente más sencilla.

Pero, ¿qué aporta todo esto a los espectadores? En nuestra opinión, la cualidad más evidente de esta tecnología consiste en que permite a la audiencia sumergirse en la acción de una forma mucho más contundente, reforzando así la historia y permitiéndonos disfrutarla en mayor medida. Además, la instalación de un número mayor de cajas acústicas en la sala de exhibición brinda al sonido la continuidad necesaria para hacernos creer que la fuente emisora de un sonido en particular se está desplazando realmente alrededor de la posición de escucha, lo que dota a la banda sonora de una verosimilitud abrumadora.

Por el momento Dolby Atmos solo está disponible en salas de exhibición, pero quién sabe si en el futuro podremos instalar en nuestras salas de cine domésticas una versión a pequeña escala de esta tecnología. Aunque eso implique instalar más cajas acústicas, estamos convencidos de que muchos cinéfilos impenitentes apostarían por el nuevo formato.

Temas Relacionados