NAS domésticos: gobierna tu información

El hecho de centralizar en red todas nuestras fotos, vídeos, música, software, documentos o backups resulta la mejor de las ideas para lograr proteger y dar acceso a toda esa información a varios ordenadores diferentes

NAS domésticos: gobierna tu información

1 enero 2009

Como en otros sectores, la concentración de fabricantes en el segmento de los NAS tiene sus cosas positivas y negativas. Algunas firmas como D-Link prácticamente lo han abandonado para centrarse en otros productos, mientras que empresas como Linksys llevan mucho tiempo sin prácticamente presentar novedades para el mercado SOHO (Small Office-Home Office).

Sólo unas pocas firmas están liderando los sistemas de almacenamiento en red para entornos de consumo. Parte de la culpa quizá la tengan sistemas como los media server, como el HP MediaSmart Server, que ya analizamos en nuestras páginas meses atrás y cuyo principal objetivo es almacenar y proveer a todos los dispositivos de nuestro hogar (PC, consolas, iPods, etc.) de los contenidos digitales que manejan los hogares actuales.

En realidad, equipos como el MediaSmart Server de HP no son más que un NAS gobernado por un sistema Windows Embedded y que es compatible con Windows Vista hasta el extremo. Es decir, más que funcionalidades, aportan un método de conexión más fácil (no siempre) y una mayor integración con Windows.

Linux, el rey

En las líneas siguientes, podréis encontrar ocho dispositivos de almacenamiento en red a la vieja usanza, gobernados en prácticamente todos los casos por Linux especialmente adaptados, capaces de compartir ficheros con Windows o Mac, gracias a componentes específicos, como el famoso servidor Samba.

Esta clase de soluciones simplemente necesitan una dirección IP en nuestra red, que, si es posible, adquieren automáticamente desde el router y ofrecen la configuración del equipo conectándonos directamente a dicha dirección IP desde el navegador.

Entre sus funciones, la fundamental será compartir carpetas, aunque ya empieza a ser normal otras capacidades como la de actuar como servidor para iTunes, de forma que podamos crear una biblioteca de música/vídeos accesible desde varios equipos y disponible para grabar y reproducir todos los contenidos del hogar.

Otro factor fundamental que observaréis en los equipos siguientes es la redundancia. Hay que tener en cuenta que la capacidad que nos anuncian en los folletos y publicidad siempre es la total del equipo. Es decir, si integra dos discos duros de 1 Tbyte cada uno, nos indicará que cuenta con 2 Tbytes de capacidad.

Esto no es ningún engaño, pero nadie sensato (salvo ocasiones que lo justifiquen), desaprovecharía la oportunidad de contar con redundancia y proteger su información mediante un sistema RAID (mirar cuadro adjunto). Además, y aunque sea algo que no se suele comentar, es importante tener en cuenta que las unidades de disco sufren mucho dentro de uno de estos equipos y los fallos son mucho más frecuentes de lo que se anuncian.

La refrigeración

En los equipos corporativos, dotados de amplias carcasas y potentes sistema de refrigeración, y que además montan unidades de disco de alto rendimiento, el índice de fallos es mucho menor. Sin embargo, en dispositivos como los analizados, con carcasas ultracompactas, dotados de unidades de disco estándar y con sistemas de ventilación mínimos, la cosa cambia.

Un NAS de este tipo, dotado con más de una unidad, puede alcanzar temperaturas bastante elevadas en funcionamiento normal. Este problema, que se agrava con las unidades de disco más grandes, reduce la vida útil de las unidades. Además, no es bueno mantener los equipos siempre conectados, ni encenderlos y apagarlos constantemente. Es preferible desconectarlos por la noche y mantenerlos durante el día.

Por ello, os recomendamos configurar vuestro NAS con algún tipo de redundancia, aunque veáis reducida su capacidad máxima a la mitad. De esta forma, aunque alguna de las unidades fallase, tendríais la otra con los datos intactos.

Diferentes niveles RAID

En los NAS analizados con más de una unidad de disco encontramos diversas opciones para configurarlas de acuerdo a un sistema RAID. Lo habitual es encontrar los modos JBOD, RAID 0, RAID 1 y, con más de dos unidades, RAID 5.

En el primer caso, simplemente se suman las capacidades de los discos de manera lineal, creándose un único volumen virtual. En el nivel 0, se suman las capacidades, pero se optimiza el rendimiento, leyendo y escribiendo datos de varias unidades simultáneamente. El nivel 1 es el mirroring clásico, donde los datos de un disco se duplican de manera idéntica en el otro, ofreciendo un buen nivel de redundancia.

Para el nivel 5, la configuración más básica emplea al menos tres unidades, usando dos para almacenamiento y la tercera para almacenar información de paridad que permite, en caso de fallo de un disco, recuperar el RAID tras sustituirlo. Este último es un compromiso entre capacidad, rendimiento y seguridad.

Las pruebas realizadas

Es complicado medir el rendimiento real de un NAS, pues depende mucho de la red, el tipo de ficheros, los equipos cliente y otros factores. Sin embargo, para mostrar las diferencias entre unos equipos y otros, hemos realizado dos sencillas pruebas, conectando en todos los casos los NAS vía switchs Gigabit, a un equipo de última generación.

En su interior, contábamos con dos carpetas, de las que se tomaban tiempos de copiado en el NAS recién instalado y, siempre que fuera posible, en modo redundante (la opción más lenta). La primera carpeta contenía un único fichero de 1 Gbyte exacto, mientras que la segunda contenida la misma cantidad de información (1 Gbyte), aunque repartido en casi 19.000 ficheros de pequeño tamaño. Como veréis, las diferencias en tiempos son muy notables entre una y otra prueba, ayudándonos a ver cuán optimizado está cada equipo.

NAS analizados

* Acer Aspire easyStore

* Grab´n´GO MediaStore

* DataTank Gateway

* Iomega StorCenter ix2

* LaCie network space

* Netgear NV+ RND4000

* TigerStore SMCNASO2

* ShareSpace

La opinión de PC Actual: Para múltiples necesidades

Si algo hemos podido comprobar en esta comparativa es lo poco que está evolucionando el mercado de los sistemas de almacenamiento en red para entornos SOHO. Tan sólo los últimos lanzamientos de Iomega y Western Digital, que llegaron al Laboratorio en el último momento para entrar en nuestras pruebas, aportan alguna novedad a un segmento que se empieza a distinguir por su inmovilismo.

Esto hace que, sin duda, hayan sido los dos productos favoritos pues, además de aportar novedades y funciones interesantes, venían avalados por fabricantes de primer orden que no nos han defraudado en lo que a calidad se refiere.

Ahora bien, si tenemos que elegir un producto como el que más nos ha gustado para el entorno doméstico o de pequeña oficina, ése es, sin duda, el nuevo Iomega StorCenter ix2. A pesar de no ofrecer el mejor rendimiento (sólo un poco por detrás de la media) y resultar algo más ruidoso de lo deseable, resulta muy compacto, tiene un precio razonable, ofrece un buen sistema de backup para equipos cliente apoyado en las sinergias con EMC. Además, viene plagado de opciones realmente únicas para el mercado de consumo, donde a nuestro gusto destaca por sí misma la compatibilidad con Bluetooth.

La opción de Western Digital es excepcional, sin duda, pero por precio, tamaño y capacidad la vemos más enfocada a segmentos de oficina o usuarios residenciales de presupuesto holgado que realmente buscan lo mejor. A ellos no les defraudará, pero el precio es el precio.

Otras alternativas

Si necesitamos soluciones WiFi, los equipos de Acer y Freecom son la solución, aunque, puestos a movernos en torno a los 500 euros de coste, nos quedamos con el Freecom, repleto de capacidades realmente interesantes, como el servidor de correo, MySQL o proxy, o la función de gateway/switch de red Gigabit.

En otro escalón estarían las soluciones de Conceptronic y SMC, prácticamente idénticas en posibilidades dado que comparten plataforma hardware y software, aunque con algunas diferencias favorables para el SMC. En todo caso, las vemos interesantes por su precio bajo determinadas circunstancias, puesto que en otros aspectos no ofrecen grandes novedades o características diferenciadoras.

Dejamos para el final las dos soluciones que aún no hemos comentado. Por una parte tenemos el NAS de Netgear, un modelo interesante por la calidad y nivel de prestaciones que puede ofrecer en entornos exigentes que demandan, por encima de todo, calidad de fabricación, prestaciones profesionales (como la extracción en caliente) y capacidad de crecimiento a gusto del usuario, pues las cuatro bahías vienen libres para que montemos las unidades que nos interesen.

El producto de LaCie es una solución interesante para el que, por encima de la seguridad de los datos, requiera un sistema de almacenamiento en red básico que le permita compartir ficheros entre varias máquinas o equipos multimedia ocupando el mínimo espacio y a bajo coste

Lo mejor: gran capacidad

La elevada capacidad de almacenamiento de la mayoría de los modelos, generalmente por encima de 1 Tbyte. La facilidad de instalación las soluciones de Iomega, Freecom o Western Digital.

Lo peor: pocas novedades

El inmovilismo de buena parte de los fabricantes, que en muchos casos llevan casi dos años sin renovar profundamente sus equipos. Sólo Iomega y Western Digital nos han sorprendido en este sentido. Muchas interfaces de configuración están sólo en inglés.