En el Ebro, las mujeres navegan

Fundetec patrocina la iniciativa ‘Mujeres a Orillas del Ebro’ que pretende difundir y estimular el uso de las tecnologías de la información entre la población para su integración en la vida cotidiana

En el Ebro, las mujeres navegan

7 mayo 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

En España somos ya más de 23 millones las personas mayores de 10 años que hemos accedido alguna vez a Internet, el 62% de la población de entre 16 y 74 años. Según los datos del INE correspondientes a 2008, el perfil medio de internauta es un hombre menor de 45 años, en situación laboral activa, residente en grandes zonas urbanas y con estudios universitarios o de segunda etapa de educación secundaria, lo que deja en un segundo plano a las mujeres de cierta edad que viven en pequeños núcleos de población, que no trabajan fuera de casa ni tienen, en muchos casos, estudios superiores.

 

El predominio masculino en el uso de Internet (el 65% de los hombres se conecta frente al 58,5% de las mujeres) es una realidad en España, manteniendo una progresión interanual que no sólo no tiende a reducirse, sino que la diferencia porcentual entre hombres y mujeres en relación al uso habitual (diario o semanal) de la Red se ha incrementado respecto a años anteriores. Por otra parte, parece que van tomando peso los usuarios de más de 45 años, y se observa un ligero aumento de usuarios de poblaciones más pequeñas.

 

A tenor de estos datos, no puede sino afirmarse que en nuestro país siguen existiendo diferentes brechas digitales (de género, de edad, geográficas, sociales, etc.) que es necesario acometer si de verdad queremos tener una Sociedad de la Información igualitaria que permita disfrutar de las mismas ventajas a todos los ciudadanos.

 

En este contexto nace el proyecto ‘Mujeres Orilla del Ebro’, impulsado por la fundación Fundetec en colaboración con la Asociación de Familias y Mujeres del Mundo Rural (AFFAMER), que cuenta para su desarrollo con fondos del Plan Avanza del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

 

Su objetivo es conseguir que las mujeres rurales aumenten su participación en la Sociedad de la Información mediante actividades de ocio y cultura que las familiaricen con el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en su vida cotidiana, con el fin de que se conviertan en protagonistas de la transformación de su hogar en un hogar digital.

 

Para ello, se ha desarrollado una comunidad virtual (www.mujeresorilladelebro.com) a través de la cual pueden interactuar y acceder a gran cantidad de información y servicios de utilidad, así como a contenidos temáticos de su interés organizados por talleres, como ‘En torno al vino’, Historias del Ebro’, ‘El amor a la literatura’ o ‘Webs seguras’.

 

En esta primera fase, el proyecto se circunscribe a todos los pueblos de la ribera del Ebro a su paso por Álava, Navarra y La Rioja (denominado Corredor del Ebro), aunque posteriormente la idea es que pueda extenderse a todo el territorio nacional.

 

La posibilidad de que mujeres de diferentes pueblos puedan ponerse en contacto a través de su ordenador y compartir experiencias a través de un foro o un chat, intercambiarse fotos o recetas de cocina, mantener una conversación virtual para contarse lo bien que se lo han pasado en sus vacaciones u organizar una cita para encontrarse todas y pasar un día juntas, pone de relieve el gran valor que puede llegar a tener este proyecto para estas mujeres, y todo gracias a las nuevas tecnologías.

 

Otro valor añadido es su potente efecto multiplicador, ya que serán las propias mujeres quienes ejerzan de “animadoras sociodigitales” e incentiven la participación en su entorno, además de llevar las TIC a sus respectivas familias.

 

En AFFAMER llevan más de diez años trabajando por mejorar la calidad de vida de las mujeres de esta zona, apostado por la formación como pilar fundamental para su desarrollo personal. ‘Mujeres Orilla del Ebro’ da valor a la figura de la mujer rural a través de la formación en TIC, mediante de una plataforma digital que une tradición y progreso. Ahora, en el Ebro, las mujeres navegan.

 

Por Rosa Blanco, responsable de Proyectos de Fundetec

Loading...