Elige el móvil más adecuado

Si algo distingue a la gama media de terminales es la inmensa cantidad de modelos disponibles. Existen alternativas para todos los presupuestos, gustos y necesidades. En este informe os detallamos todo lo que debéis saber para acertar en vuestra elección

Elige el móvil más adecuado

6 julio 2009

El mercado de los móviles se encuentra en un momento convulso. Por una parte, tenemos un sector muy saturado (donde las nuevas altas son relativamente pocas), y sobre todo una crisis económica que está provocando una bajada en el ritmo de renovación de terminales por parte de los usuarios.

Y es que durante los últimos años mucha gente ha cambiado su móvil cada pocos meses gracias a los sistemas de puntos de los operadores, las ofertas por portabilidad, regalos y los precios cada vez más bajos de los móviles libres.

Desde el punto de vista del usuario, sin embargo, los problemas vienen a la hora de plantearse cambiar de teléfono. Hay gente con preferencias muy definidas, como los amantes de Nokia, Sony Ericsson o Motorola que recurren a su marca una y otra vez a la hora de cambiar de terminal. Encuentran menús similares, funciones muy parecidas y accesorios compatibles. Sin embargo, para los que simplemente buscan el terminal que mejor se adapte a sus necesidades, la cosa puede llegar a ser tan complicada como estresante.

Cómo no equivocarse

Una opción es recurrir a los modelos que haya seleccionado directamente nuestro operador. Según la forma de acceder a ellos (puntos, alta, portabilidad o compra sin subvención alguna) nos encontremos con precios muy diferentes, pero en todo caso la lista de opciones será bastante más reducida, lo que nos simplificará la decisión.

Si optamos por ir más allá del operador y analizar el mercado, por una parte tenemos los terminales más clásicos, las gamas más bajas de los fabricantes occidentales que, por lo general, permiten tan solo hablar, gestionar mensajería y disfrutar unas pocas funcionalidades más.

Entre estos modelos es cada vez es más habitual, queramos o no, incluir la reproducción de música digital y la cámara, aunque sea de calidad mediocre. Son modelos como el Nokia 1208, que podemos encontrar libre por debajo de los 60 euros.

A partir de ahí, encontramos un abanico de modelos que muchas veces puede ser interminable. Una opción es guiarnos por las funcionalidades que vamos a necesitar. Por ejemplo, si vamos a querer que integre GPS, si necesitamos que tenga Windows Mobile por un tema de compatibilidad o preferencias de uso, si lo vamos a utilizar activamente para la reproducción de música, queremos una cámara de la máxima calidad o preferimos que sea totalmente táctil.

Si lo anterior no termina de sacarnos de dudas, podemos analizar tranquilamente las gamas de los fabricantes. En el caso de Nokia, Sony Ericsson o Samsung por nombrar algunas marcas, podemos observar fácilmente como sus gamas se encuentran claramente segmentadas según sean usuarios profesionales, público joven, gente más mayor que presta atención al diseño y la exclusividad, etc.

Y esto nos lleva directamente a la última opción: que elijamos nuestro modelo por una cuestión estética. Moviéndonos con las grandes marcas, y sobre todo para aquellos usuarios que básicamente quieren hablar y manejar SMS, fijarse en los colores, el tamaño de la pantalla o la carcasa, peso, delgadez o comodidad de uso son factores que pueden ser tenidos en cuenta a la hora de nuestra decisión de compra.

La confusa variedad de los sistemas operativos

Ahora bien, uno de los puntos más importantes de cualquier terminal es el software que integren y la interfaz de usuario, pues pueden marcar la diferencia entre algo cómodo y fácil de usar, o tedioso y complicado.

Fabricantes como HTC se han especializado básicamente en Windows Mobile (aunque recientemente ha presentado su primer modelo Android, el sistema de Google basado en Linux), mientras que otros como Nokia solo utilizan sus sistemas S60 y S40. El primero está basado en Symbian, y ofrece cierta potencia y flexibilidad para instalar aplicaciones o disfrutar de funciones avanzadas. El segundo es, gráficamente hablando, muy similar al primero, aunque está basado en un desarrollo propietario más ligero, ágil y rápido para móviles menos potentes o destinados a gamas medias o bajas.

A partir de aquí, también podemos hacer referencia a Sony Ericsson, con sus sistemas operativos también basados en Symbian, aunque con una interfaz cada vez con más personalidad (o se odia o apasiona), o Motorola, cuyo software lleva años siendo uno de sus puntos más flacos. Y así, podríamos hablar de más y más fabricantes que, por lo general, optan por desarrollar sus propios sistemas para optimizar sus terminales.

De cara al futuro, la disputa parece que estará, al margen de las soluciones propietarias o clásicas de ciertas marcas, entre Windows Mobile, el Mac OS del iPhone con su mercado nicho y muy probablemente Android. Este sistema operativo para móviles basado en Linux y desarrollado con el apoyo de Google, puede ser un gran revulsivo para el mercado si logra conquistar a fabricantes y usuarios. Ofrece grandes posibilidades para el desarrollo de aplicaciones y, lo más importante, es táctil y de código abierto. Por tanto, resulta gratuito y muy asequible para cualquier fabricante.

Prestaciones cada vez más solventes y numerosas

Cambiando un poco de tercio, lo que sí hemos podido constatar durante nuestra comparativa es cómo las gamas más sencillas integran cada más y más funcionalidades que hasta hace no mucho habrían sido complicadas de encontrar. Nos referimos fundamentalmente a dos: la reproducción de música y una cámara fotográfica. Como es lógico, sus prestaciones no son muy destacadas, pero son dos elementos muy valorados por el público más joven, principal cliente de los modelos de gama baja más económicos.

En la gama intermedia, sin embargo, es donde podemos encontrar algunas de las funciones más sorprendentes, hasta hace solo uno o dos años reservadas exclusivamente a los modelos más caros y exclusivos. Como podréis ver a continuación, incluso la incorporación del receptor GPS ya empieza a encontrarse dentro de un rango de precios razonable. A esto podemos añadir las cámaras de 3 o más megapíxeles, incluso con software de retoque fotográfico incorporado en el propio móvil y, por supuesto, la conectividad WiFi o 3G.

Eso sí, como podréis ver en la tabla adjunta, aún existen infinidad de modelos que optan por tecnología GSM/GPRS en vez de la última 3G/HSDPA. La primera razón de ello hemos de buscarla en la reducción de costes, pero no podemos olvidar detalles como un menor tamaño, un menor consumo energético (el 3G devora, literalmente, las baterías) y, no menos importante, el hecho de que realmente pocos aprovechan esta tecnología.

Los smartphones pueden sacar jugo a la conexión 3G para navegar por Internet, descargar aplicaciones o disfrutar de infinidad de capacidades extras. Pero, en los modelos más clásicos estas ventajas apenas pueden explotarse por culpa del software.

Como mucho aprovecharemos 3G para realizar videollamadas (poco utilizadas por su alto precio), consultar el correo desde un cliente precario o ver la Web desde un limitado navegador. No obstante, a pesar de que la cobertura 3G es aún menor que GSM, es una excelente alternativa en grandes ciudades, y especialmente en zonas saturadas de móviles en funcionamiento.

El futuro es táctil

Eso es que lo que opinan muchos gurús del mercado, aunque no pocos especialistas pronostican que los usuarios no renunciaremos al teclado tan fácilmente. Al final, el concepto iPhone es probable que termine calando entre la mayoría de los usuarios, aunque, a corto y medio plazo, creemos que lo más probable es que sigamos viendo modelos de uno y otro tipo para que cada cual elija realmente el que más le interese.

No podemos olvidar que. mientras que los terminales táctiles son más atractivos, y generalmente dotados de mayores posibilidades de uso, un teclado tradicional permite construir teléfonos más pequeños y compactos, además de facilitar un uso más rápido y ágil.

También hay un tema importante: el tamaño de la pantalla. Cualquier terminal táctil tendrá que contar, necesariamente, con una pantalla lo suficientemente grande cómo para poder controlar su interfaz con cierta comodidad. Máxime ahora que lo que realmente está de moda es usar los dedos, y no el stylus (que siempre termina perdiéndose). Tenemos algún caso curioso, como el HTC Touch VIVA que analizamos a continuación, un terminal muy compacto y con pantalla táctil.

El problema es que, salvo para funciones muy concretas, el dedo nos servirá de poco para utilizarlo con comodidad. Todo esto se traduce en que a mayor tamaño de pantalla mayores costes, y mayores dimensiones del teléfono. En este sentido resulta curioso ver cómo a principios de los 90 la lucha era por ver quién hacía el móvil más pequeño, mientras que ahora a muchos usuarios no les importa «cargar» con un teléfono como el iPhone a cambio de todo lo que ofrece.

En busca del cargador universal

El pasado mes de febrero nada menos que 17 fabricantes y operadores de telefonía móvil se comprometieron a trabajar de manera conjunta para implantar el ansiado cargador universal. De esta forma, se pretende evitar la situación de los últimos años, en los que cada fabricante, y en ocasiones cada modelo, tenían su propio cargador de baterías.

Para el usuario, esto supone acumular cargadores y más cargadores en casa por cada móvil que han tenido, y la necesidad de comprar nuevos cables para el mechero del coche cada vez que cambia de móvil. Y porque no decirlo, el impacto medioambiental de tener que desechar dichos cargadores.

El futuro parece que será microUSB, un tipo de conexión estándar que ya integran muchos móviles actuales (como algunos de los de esta comparativa), y que permitirá utilizar un mismo cargador para todos nuestros móviles. Además, probablemente esto termine en una reducción de costes, pues los fabricantes podrán dejar de tener que incluir obligatoriamente un cargador con cada móvil.

Por último, el objetivo es que el nuevo cargador universal consuma hasta un 50% menos de energía y que para el 2012 la mayoría de los móviles ya sean compatibles con él.

Tras todo lo anterior, solo nos queda dejaros con los análisis de los teléfonos seleccionados. Precios (salvo un caso concreto) por debajo de los 250 euros para el terminal libre, con sistemas operativos y funciones de lo más variadas.

Desde modelos de gama baja, hasta terminales de gama media-alta con importes realmente competitivos. Como veremos seguidamente, la variedad de soluciones es tal que el mercado actual de móviles brinda soluciones para todos los gustos.

Teléfonos móviles analizados

* HTC Touch VIVA

* LG KP500 (Cookie)

* Nokia 6500 Slide

* Nokia N78

* Samsung GT-S5230

* Sony Ericsson W910i

* Motorola EM325

* Sony Ericsson W380i

* Toshiba G450

La opinión de PC Actual: en la variedad está el gusto

A diferencia de otras comparativas, donde la mayoría de los productos son muy similares y realmente las diferencias las marcan los pequeños detalles, en esta ocasión, las cosas son bien distintas. Como hemos explicado, el mercado de móviles actual ofrece tal cantidad y variedad de modelos que, si no sabemos lo que queremos, puede resultar francamente complicado encontrar nuestro móvil ideal.

Así, el HTC Touch VIVA es perfecto para los que buscan un terminal basado en Windows Mobile, pero que, por el contrario, quieren desembolsar el mínimo dinero posible. Eso sí, es un equipo en el que echamos de menos cosas que sí traen sus «hermanos mayores» de HTC, pero que, en cualquier caso, podemos pasar por alto gracias a su ajustado precio.

Móviles táctiles

Para los que realmente buscan un terminal 100% táctil y que además pueda manejarse preferentemente con los dedos hay dos soluciones claras: el LG KP500 y el Samsung GT-S5230. Ambos modelos son competencia directa, con funciones muy similares y precios casi calcados. Realmente es complicado decantarse por uno u otro, pero, sinceramente, nos ha gustado más el software del Samsung gracias a pequeños detalles que lo hacen una opción realmente atractiva.

Para los puristas, las dos propuestas de Nokia son más de lo mismo a lo que nos tiene acostumbrados esta marca. Ya sea con el software S60 (el N78) o el S40 (el 6500 Slide), ambos terminales no ofrecen nada revolucionario para todos los que conocen los móviles de la empresa finlandesa.

Sin embargo, hay que apuntar que ambos son opciones realmente interesantes: el 6500 Slide, para los usuarios que buscan comunicación sin complicaciones y valoran los acabados de la máxima calidad, carcasas metálicas y un terminal que destila calidad. El N78, en cambio, es la opción más económica de la gama N-Series.

Eso no significa que, por un poco más de 250 euros, encontremos conectividad HSDPA, receptor A-GPS (que utiliza la señal de las estaciones base para posicionarse más rápidamente), cámara de buena calidad y otras muchas funciones típicas de los N-Series. La única y gran pega: su horroroso teclado.

Música en el teléfono

Aunque hoy en día es casi un estándar el hecho de poder reproducir música desde el móvil, en nuestra comparativa, hemos tenido tres soluciones claramente enfocadas a este cometido. Por una parte, el Motorola EM325 es un terminal de bajo coste muy sencillo, que, sin embargo, ofrece un gran acabado y será ideal para el público más joven que busca fundamentalmente un precio reducido, música y cámara (aunque ésta sea la más floja de todas las analizadas).

El siguiente paso lo marca el Sony Ericsson W380i, un móvil de formato concha realmente curioso por su pantalla OLED externa, que nos muestra información de estado y reproducción, pero, sobre todo, por su función de detección de gestos, que permite rechazar llamadas o apagar alarmas con solo pasar la mano por encima.

Ahora bien, el más llamativo de los móviles con funciones musicales es el W910i de Sony Ericsson. Lleva ya algún tiempo en el mercado y por ello su precio ha bajado hasta el punto de hacer muy accesible un móvil de gama media-alta. Es excelente por la calidad de su carcasa y materiales, su cómodo y bien trabajado software y por incluir unos auriculares de buena calidad. La única lástima, el teclado, algo incómodo para escribir mensajes cortos.

Terminamos con el Toshiba G450, un dispositivo multifunción al que vemos más clasificado como módem 3G/HSDPA que como teléfono. No obstante, permite hacer y recibir llamadas y maneja como puede los SMS. Y ya está, porque las funciones de reproductor de música o almacén de datos no nos parecen útiles con solo 160 Mbytes de almacenamiento. Es ideal para el que quiere un módem que, además, en caso de emergencia, pueda usar como móvil.

Lo mejor: Más prestaciones, menor desembolso

Hemos comprobado con satisfacción cómo los fabricantes son capaces de incluir cada vez más funcionalidades con precios más ajustados. El N78, con un coste que supera ligeramente los 250 euros libre, es un buen ejemplo que incluso integra receptor A-GPS.

Lo peor: La autonomía aún debe mejorar

Las cifras de consumo oficiales, sobre todo en espera, son demasiado optimistas frente a la realidad tal y como nos han demostrado nuestras pruebas en el Laboratorio. La gran diversidad que aún existe de sistemas operativos nos parece que puede llegar a «aturdir» a los usuarios.

Temas Relacionados