Análisis

eMule 0.5, La estrella de una red venida a menos

Pese a que DreaMule nos ha gustado, lo cierto es que cuando un original posee el nivel de calidad de la aplicación que nos ocupa no resulta fácil superarlo

Sergi Puertas

eMule 0.5

10 mayo 2012

Aunque la red que utiliza eMule haya ido perdiendo fieles y a día de hoy no resulte competitiva a nivel de rapidez, el programa es más robusto que nunca, más sencillo de configurar y sin atisbo de publicidad, spyware u otros elementos no deseados. Sus usuarios estarán de sobra familiarizados con sus características, pero pasemos repaso a algunas de las más destacadas.

Su interfaz de búsqueda nos permite filtrar por tipo de archivo, tamaño y otros detalles con total independencia del navegador; gracias al gestor de descargas podemos asignar prioridades y clasificar los archivos por categorías; el sistema de comentarios nos ayuda a detectar fakes, es decir, ficheros cuyo etiquetado no se corresponde con sus contenidos.

Contamos, además, con la oportunidad de intercambiar mensajes con los usuarios o iniciar sesiones de chat. Si a todo ello le añadimos un módulo de previsualización que, en líneas generales, funciona mejor que el que implementan los clientes de Torrent, convendremos que nos encontramos frente a una de las aplicaciones más interesantes del panorama.

Bajar archivos de eMule solo requiere tiempo y paciencia. Esto es extrapolable a los dos clónicos que hemos incluido en el presente análisis, que comparten arquitectura con el original hasta el punto de que si instalamos DreaMule y eMule en un mismo equipo con las opciones predeterminadas, el historial de búsquedas, la cola de descargas en curso..., toda la información de un programa se cargará automáticamente en el otro y viceversa. Y si bien DreaMule presumía de abrir los puertos automáticamente con mayor efectividad que la aplicación original, lo cierto es que tras activar UPnP eMule lo ha hecho a la primera.