Ya está aquí USB 3.0

Comienzan a aparecer las primeras unidades de disco duro y placas base con la nueva versión de la interfaz USB y, como no podíamos dejarlo pasar, revisamos la tecnología y realizamos diferentes pruebas de rendimiento

Enrique Sánchez rojo

Ya está aquí USB 3.0

2 marzo 2011

Hace más de 10 años que se presentó la especificación de USB 2.0, una interfaz que en el momento de su lanzamiento supuso una verdadera revolución por el aumento de prestaciones que suponía frente a la versión anterior. Sin embargo el tiempo pasa, y actualmente USB 2.0, aunque es válida para muchos dispositivos, se ha quedado francamente desfasada en lo que al ancho de banda se refiere. Los modernos discos duros externos, por ejemplo, saturan por completo los 480 Mbit/s teóricos del USB 2.0, teniendo que recurrir a otras tecnologías (como FireWire 800 o e-SATA) si necesitamos mayores prestaciones.

Ante esta situación se creó USB 3.0, llamada a resolver los problemas de velocidad de la especificación anterior, compatible con la base de dispositivos USB ya vendidos, tan fácil de usar como siempre y con la misma capacidad de inserción/extracción en caliente.

Pudimos ver el bus por vez primera en septiembre de 2007, durante un IDF (Intel Development Forum), cerrándose su especificación final un año después. Como toda tecnología de calado, su desembarco real en el mercado no se ha producido hasta estos momentos, sobre todo a raíz del pasado CES de Las Vegas (enero de 2010), cuando contemplamos los primeros dispositivos certificados USB 3.0, así como las primeras placas de Asus y Gigabyte preparadas para soportar esta tecnología.

USB30_1

Tecnología y velocidad

Lo más llamativo de USB 3.0 es su nuevo modo SuperSpeed, gracias al que, sobre el papel, se alcanzan velocidades de hasta 5 Gbits/s (en la práctica alredor de 3 Gbits/s), es decir unas 10 veces más que con el máximo teórico de la especificación anterior. El «milagro» se logra añadiendo un nuevo bus dúplex al del USB anterior, representado por cuatro conductores adicionales y debidamente blindados para evitar interferencias eléctricas que se alojan en los nuevos cables USB 3.0. A estos conductores se suman otros dos para el transporte de la corriente eléctrica y otros dos más para el transporte de datos cuando no sea posible utilizar el modo SuperSpeed.

Asimismo, hay un cambio importante en USB 3.0 respecto a la forma que se envían y gestionan los datos en el bus. En USB 2.0 los paquetes de datos eran enviados simultáneamente a todos los dispositivos conectados (broadcast), teniendo cada periférico que analizar el paquete para saber si era o no el destinatario del mismo. En USB 3.0, en cambio, los paquetes son enviados exclusivamente al dispositivo deseado (unicast), incluso si utilizamos hub de conexiones gracias a una serie de técnicas de decodificación. El resultado es una aceleración importante de todas las transmisiones y, como veremos más adelante, de una mejor gestión de la energía.

USB30_2
Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });