Estándares web para los negocios

La jornada que la oficina española del W3C realiza anualmente desde 2004 ha tenido como lema este año el Standards for Business

Estándares web para los negocios

29 mayo 2008

Este año ha sido el paraninfo de la Universidad Politécnica de Madrid quien ha acogido el evento, repleto de ponencias ante un público principalmente estudiante, pese al mencionado lema de “Estándares para los negocios”. “España ha estado tradicionalmente poco involucrada en Internet, si acaso algo en el mundo universitario, no en balde fue aquí en la escuela de ingenieros de telecomunicaciones donde en 1985 se estableció la primera conexión a la WWW, pero poco a poco vemos que se van involucrando también la industria y los negocios”, comentaba Juan Quemada, catedrático de la UPM. “La monetización de Internet es un tema de moda. De hecho, ha nacido toda una nueva industria que antes no existía encabezada por gigantes como Google, eBay, Yahoo! o Amazon que son auténticas cajas de hacer dinero y están en todos los casos de éxito de las escuelas de negocios”.

 

El acto se organizó en tres sesiones, con los temas de interés Web para todos (accesibilidad y usabilidad), Web desde cualquier lugar y dispositivo (Web móvil) y Web como base de conocimiento (la Web semántica). En ella han participado empresas como Vodafone, Isoco, Caixa Galicia, Grupo Gestor, Opera Software, Yaco Sistemas o Ximetrix.

 

Queremos que estas reuniones sirvan para dar a conocer los beneficios que se pueden conseguir en el mundo de los negocios mediante la aplicación de los estándares web”, señalaba Pablo Priesca, director gerente de la Fundación CTIC, encargada de acoger en Gijón la oficina española del Consorcio WWW (W3C) que de manera oficial y delegada se encarga de velar por el buen funcionamiento de la Internet. “Hace cuatro años hubiera sido impensable hablar de accesibilidad a las empresas; hoy, y no solo porque haya una directiva comunitaria europea que lo recomiende, es más fácil hablar de ello y las distintas administraciones y grandes empresas, especialmente la banca, están más sensibilizadas”.

 

Este es un tema a debate, pues a pesar de que la ley obligue a las administraciones públicas y a las grandes empresas a tener unos estándares de accesibilidad web, “no todo el mundo lo cumple”, afirma Priesca. “Pero se ha virado. Se sabe que está la ley y hay preocupación, pues en muchas ocasiones no va a bastar con una rectificación de la arquitectura web, sino que va a obligar a cambiarla del todo, y una gran corporación, caso de Madrid o Zaragoza, igual cuenta con personal dedicado, pero un pequeño ayuntamiento no cuenta con el soporte técnico”.

 

Madrid, capital mundial de Internet

Pero la noticia mayúscula de la jornada fue el anuncio para 2009 de la organización del macrocongreso internacional WWW2009 (IW3C2) donde participarán más de 2.000 eminencias, investigadores e ingenieros de todo el mundo que llevan el peso de Internet con la elaboración de estándares y la supervisión de que aquello funcione. “Su presupuesto es de 1 millón de euros, y gracias a la tradicional buena prensa de Madrid como organizadora de grandes eventos, ganamos a la candidatura alemana”, decía Quemada.

 

El evento se celebrará del 20 al 24 de abril en el Palacio Municipal de Congresos al lado del recinto ferial de Ifema y estará presidido en su comité de honor por SAR el Príncipe Felipe. Cuenta con el apoyo de tres ministerios (Administraciones Públicas, Ciencia e Innovación, e Industria, Comercio y Turismo), así como la patronal AETIC, la asociación de usuarios AUTELSI, la Universidad Politécnica de Madrid y la Fundación CTIC.

 

Este congreso viajero comenzó a organizarse en 1994 y ha pasado ya por numerosos países: Japón (2005), Gran Bretaña (2006) y Canadá (2007) han sido los tres últimos, y después de Madrid ya están apalabrados EEUU (2010) e India (2011). Y es que el W3C cuenta con tres sedes regionales (el MIT en EEUU, el ERCIM en Francia y la Universidad Keio en Japón) y 17 oficinas repartidas por todo el orbe.

 

El congreso supone una oportunidad sin igual para debatir sobre el presente y futuro de la Web, y controlar en cierta medida la evolución mediante la normalización tecnológica y el establecimiento de estándares consensuados con la industria y las universidades, no en balde cuenta con 330 miembros entre empresas, administraciones públicas, universidades y particulares. Aquí se dan cita numerosos grupos de trabajo del W3C, presentaciones de alto nivel, estimulantes charlas y mesas redondas que reflejan el impacto de las nuevas tecnologías en la sociedad de la información”, cuenta Priesca.

 

Sin duda, la concesión de una oficina a España, localizada en Asturias, ha supuesto un revulsivo para la comunidad desarrolladora patria: actualmente hay ya 23 ingenieros participando en los diversos tracks o comités de trabajo internos, y algunas empresas son especialmente activas como Telefónica en el tema de la movilidad o la Once en el de la accesibilidad web. Incluso el CTIC aporta ocho ingenieros trabajando en diversos estándares, y su antiguo director, José Manuel Alonso, dirige ahora la iniciativa e-Goverment para la administración electrónica.

 

¿El futuro?

Según el representante del W3C en España, Pablo Briesca, “normalmente el W3C no se posiciona en tendencias como la llamada Internet 2.0 sobre si triunfará o fracasará. Ahora bien, a título personal, sí puedo señalar que sí son movimientos rentables, pues aglutinan a un gran número de personas que están disponibles a recibir una gran cantidad de información (y aquí citaría especialmente la publicidad). ¿Pero son una moda pasajera? Creo que no. En Internet no desaparecen los estadios anteriores, sino que se superponen y coexisten: primero fue la web unidireccional, ahora la d elas redes sociales y la participación, ya se perfila la siguiente Web 3.0 con la web semántica más inteligente, y hay quien habla de la Web 4.0, que se supone que será la de la interoperabilidad absoluta. Pero cuándo llegarán no me atrevo a pronosticar”.