Europa contra Google: El punto de vista de Google

16 abril 2015

La Unión Europea va a investigar a Google, tal y como ya ha hecho oficial, por su posible actividad de monopolio en la cual la compañía se habría aprovechado de estar en una situación de dominación del mercado, no favoreciendo la libre competencia. Sin embargo, Google no está de acuerdo con esto. No solo consideran que no han estado en contra de la libre competencia, sino que creen que han ayudado a que los usuarios tengan más donde elegir.

Google_legal

Google responde a Europa

Era obvio que la compañía del buscador no iba a tardar mucho tiempo en responder a la oficialización de la investigación de la Unión Europea. En realidad, no se trata de una respuesta formal a Europa, sino más bien la publicación de la opinión que tiene la compañía con respecto a ello, con el claro objetivo de que esto sirva para limpiar un poco su imagen, y no dejar que toda la prensa se quede solo con lo que lleva a pensar la investigación. ¿Es Google una compañía que impide la libre competitividad? Hay que decir que aquí siempre es una cuestión de interpretaciones y puntos de vista. Mientras que Europa considera que dificulta que algunos fabricantes, servicios o aplicaciones, prosperen por su propia cuenta, Google cree que es todo lo contrario.

Para Google, los rivales son Microsoft y Apple

Mientras que Europa ve que Google es el rival para muchos de los medianos en el mundo de la tecnología: fabricantes, aplicaciones, plataformas, etc. Google cree que el verdadero enemigo es Microsoft y Apple. Y para entender las cosas como las entiende Google, hay que ir atrás en la historia y darse cuenta de que el mercado estuvo dominado en su momento por estas compañías. Mientras que Microsoft era la única que conseguía smartphones –si es que se les podía llamar así– con su Windows Mobile, Apple trabajaba en su iPhone, que lo cambió todo. En aquel momento, Microsoft venía de triunfar, y Apple estaba triunfando con su gran teléfono inteligente. Compañías como Samsung, LG o HTC no podían ni soñar con poder entrar en un mercado a competir con Apple con sus sistemas operativos que dejaban mucho que desear. Solo hace falta recordar a los Nokia con Symbian, o a los móviles que solo aceptaban juegos Java. Nada que hacer con toda una plataforma como era iOS con su Apple Store.

En aquel momento surgió Android, un sistema operativo libre que podían instalar los fabricantes. Contaban con la ayuda de Google para adaptarlo a los teléfonos y, no solo eso, sino que también había toda una serie de aplicaciones para acompañar al sistema operativo. De hecho, Google también ponía la tienda de apps y se encargaba de gran parte del software y las plataformas. El que Samsung hoy triunfe con sus smartphones, o que compañías pequeñas como BQ puedan tener un smartphone en el mercado, se debe a que existe un sistema operativo común y libre al que pueden acceder todos los fabricantes. Un sistema operativo que además ha mejorado muchísimo, con más apps, con más detalles, con más innovaciones, con más diseño, todo para competir con iOS. Un trabajo que Google ha hecho, para recibir ¿qué? Obviamente, Google esperaba recibir algo. Y ese algo viene por dos caminos. El primero es recibir beneficios para sus servicios. Yo pongo el sistema operativo, pero a cambio todos los usuarios van a utilizar Chrome, o el buscador de Google, y así yo ganaré al final en publicidad. Por otro lado, Google se encargaba del software, pero a cambio de eso, tenía una situación de dominación sobre los fabricantes. Ya que te doy el sistema operativo, al menos tú ayúdame dándome prioridad.

De alguna manera, es como si Google, para conseguir que sus servicios, plataformas y aplicaciones triunfen, haya hecho el gran esfuerzo de lanzar un sistema operativo que sea capaz de competir con iOS y que se haya convertido en uno de los más utilizados del mundo. Ahora Google creerá que todo eso que no se le pagó por Android, lo ha cobrado de esta manera, y que es el esfuerzo que hizo en su momento lo que hace que todo esto tenga su validez.

A Apple y Microsoft no se les exige de esta manera, a pesar de que sus sistemas operativos incluyen las mismas, o más aplicaciones y servicios de los que ellos son propietarios. Esto es lo que ha querido transmitir Lockheimer, el vicepresidente de Google, responsable de Android. Además, de no ser por servicios como Google Maps, Chrome, o Youtube, los smartphones de los fabricantes no tendrían nada que hacer contra iOS, eso es lo que considera Google. Esa experiencia que se ha creado con Android es lo que hace que los fabricantes hayan conseguido vender tantos terminales en un mundo que parecía perdido con respecto a Apple.

Aun así, la multa que la compañía podría recibir por parte de la Unión Europea parece difícil de evitar. Se habla de seis mil millones de dólares. Google tratará de evitar la multa, o de rebajarla, en el peor de los casos. Pero el precedente es Microsoft con Internet Explorer, y los de Redmond no tuvieron ninguna suerte con la Unión Europea. No parece que esto vaya a ser muy diferente, y más cuando hace tiempo que parece que hay ganas de darle un palo a Google desde Europa.

Temas Relacionados
Loading...