Europa exige a EE UU explicaciones sobre el programa Prism

La Comisaria Europea de Justicia y Derechos fundamentales, Viviane Reding, ha pedido explicaciones al gobierno estadounidense tras conocerse que el programa Prism podría estar recopilando datos de ciudadanos europeos

Viviane Reding, comisaria europea de Justicia y Derechos humanos

13 junio 2013

La Comisaria Europea de Justicia y Derechos fundamentales, Viviane Reding, ha pedido explicaciones al gobierno estadounidense tras conocerse que el programa Prism se dedica a recopilar datos de ciudadanos no estadounidenses fuera de Estados Unidos.

El conocimiento de este programa, y especialmente de los sujetos sometidos a la supuesta vigilancia norteamericana, ha hecho saltar las alarmas de la Unión Europea por las implicaciones que pueden tener estas actividades sobre el respeto a la privacidad y los derechos de los ciudadanos europeos. Reding ha dirigido una carta a las autoridades estadounidenses en la que solicita «aclaraciones sobre el programa Prism y sobre otros programas de Estados Unidos que puedan implicar la recopilación y búsqueda de datos, así como las leyes en base a las cuales han podido autorizarse estos programas».

La carta de Reding, a la que ha tenido acceso Reuters, también pregunta si hay ciudadanos europeos sujetos al escrutinio de Prism, hasta qué punto Estados Unidos ha podido tener acceso a los datos de los europeos y de qué manera pueden los ciudadanos de la UE apelar contra la monitorización de su correspondencia y comunicaciones privadas.

La Comisaria Reding es conocida por su defensa de la privacidad de los ciudadanos y desde 2011 mantiene negociaciones para alcanzar un acuerdo de protección de datos transatlántico que limite el acceso de Estados Unidos a los datos europeos.

El programa Prism y sus actividades salieron a la luz a raíz de unas filtraciones publicadas por los periódicos The Washington Post y The Guardian según las cuales compañías como Google, Facebook o Microsoft habrían facilitado a la agencia de seguridad estadounidense NSA el espionaje de sus usuarios dándole acceso a sus servidores. Portavoces oficiales del gobierno estadounidense han confirmado la existencia de este programa, pero aclarando que solo vigila las comunicaciones de ciudadanos no estadounidenses fuera de Estados Unidos, lo que ha provocado la actual reacción de la UE.

Por su parte, las compañías citadas por las filtraciones han negado su colaboración con este programa. En el caso de Google, ha solicitado al FBI permiso para sacar a la luz las peticiones del gobierno norteamericano en este sentido.