Análisis

iOS 6.1.2: la experiencia de uso por encima de todo

La plataforma móvil de Apple ha sido pionera y referente desde el lanzamiento del primer iPhone. Su interfaz basada en iconos ha sido la base del resto de soluciones móviles en plataformas rivales

Javier Pastor Nóbrega

iOS 6.1.2

21 mayo 2013

En el sistema iOS encontramos además características exclusivas, pero sobre todo su fantástica usabilidad, que vuelve a ser uno de los valores clave en una experiencia de uso que pocos pueden igualar.

El catálogo de aplicaciones es otra de las claves de esta plataforma: Apple presume de que en su App Store se pueden encontrar más de 800.000 aplicaciones y juegos, y hay miles de ellas que por ejemplo están específicamente diseñadas para su familia de tablets iPad.

Además, en las últimas versiones del sistema, se han pulido temas como la organización del escritorio (gracias a las útiles carpetas que agrupan aplicaciones del mismo tipo); y se han incluido el asistente de voz Siri, los polémicos Apple Maps (que por ahora no son comparables a Google Maps) o el centro de juegos (Game Center), que presta atención a uno de los apartados más interesantes para usuarios móviles.

iOS 6.1.2 detalle

El asistente de voz de Apple ha sido también uno de los referentes en el mercado, aunque sus prestaciones están ahora por debajo de las de un prometedor Google Now

La renuncia al control

Como sucede con el resto de productos de Apple, en iOS encontraremos ciertas opciones de configuración, pero no podremos acceder a áreas reservadas de la plataforma que la empresa de Cupertino prefiere no abrir al gran público. Por ejemplo, no es posible instalar aplicaciones de terceras partes si no están en la App Store, algo que sí posibilitan las operaciones de jailbreak sobre estos dispositivos. Esas operaciones, no obstante, invalidan la garantía del smartphone o el tablet, y una vez más demuestran la vocación por el control absoluto de Apple.

Otro aspecto singular de iOS es el de la implementación de una multitarea limitada, que evita que varias aplicaciones puedan funcionar de forma simultánea al estilo de plataformas como Android, y que Apple diseñó de forma premeditada con un solo objetivo: el de tratar de alargar la autonomía de la batería de sus distintas familias de dispositivos móviles.