Un fallo de seguridad en Facebook desvela información sensible de los amigos

Un sencillo truco permite a cualquier usuario ver las charlas que estén manteniendo sus amigos en ese momento, sus peticiones de amistad pendientes y otros datos sensibles, según informa TechCrunch. Este fallo de seguridad está estrechamente relacionado con la configuración de seguridad que permite a cada usuario decidir qué información quiere compartir o no con su red de amigos

Un fallo de seguridad en Facebook desvela información sensible de los amigos

5 mayo 2010

Un sencillo truco permite a cualquier usuario ver las charlas que estén manteniendo sus amigos de Facebook en ese momento, sus peticiones de amistad pendientes y otros datos sensibles, según informa TechCrunch. Este fallo de seguridad está estrechamente relacionado con la configuración de seguridad que permite a cada usuario decidir qué información quiere compartir o no con su red de amigos.

facebook_640_width_scale

Al parecer el exploit ha sido probado con éxito y comunicado a Facebook para que lo parchee lo antes posible, ya que se trata de un fallo especialmente grave, al estar accesible precisamente a través de las opciones de privacidad de la red social. En concreto, al previsualizar el perfil propio para verificar qué información pueden ver otros usuarios se podría tener acceso a datos sensibles de dichas cuentas.

Configurar correctamente las opciones de privacidad es imprescindible para evitar el acceso de otros usuarios a información sensible de nuestros perfiles. Según el fabricante de antivirus BitDefender, para proteger nuestra identidad visual en Facebook debemos seguir estos cinco consejos:

1. Evitar subir fotos: es una medida drástica, pero es la mejor manera de asegurarse de que ninguna imagen nuestra va a ser robada.

2. Verificar las opciones de privacidad: elegir si los datos y las imágenes de los álbumes son públicos o si sólo lo pueden ver un número limitado de personas. Además, una buena idea sería abstenerse de dar acceso al perfil a servicios de terceros, especialmente aquellos que solicitan credenciales de acceso.

3. Insertar o añadir una marca de agua: aunque estropea un poco la «espectacularidad» de la imagen, puede ser suficiente para disuadir a ladrones de imágenes. Existen programas, tanto de pago como gratuitos, que ayudan a incluir esta marca de agua en las imágenes.

4. Usar imágenes de baja calidad y poco tamaño: usar una resolución de 72 dpi y si es posible no exceder el tamaño de 640 x 480 píxeles. Esto frenará a muchos ladrones, ya que esas imágenes no son válidas para carteles, publicidades, etc.

5. No publicar imágenes individuales o retratos: las fotos de las personas (tanto adultos como niños) tienen más probabilidades de ser utilizadas con fines comerciales sin el consentimiento de sus dueños.