FeedBurner

Cuando publicas tu propio blog o podcast en Internet, una buena manera de informar a tus potenciales clientes sobre las actualizaciones del mismo, las entradas que publicas o los nuevos capítulos sonoros que has producido es a través de la tecnología conocida como Feed (RSS, RDF o Atom son los lenguajes más conocidos, basados en XML) o, lo que es lo mismo, sindicación de contenidos

FeedBurner

7 julio 2008

La manera de realizarlo es mediante la programación en cliente y la integración en servidor de la infraestructura necesaria para llevar a cabo esta tarea o bien confiar en compañías que se encargen de realizar todo esto de manera externa y, muchas veces, prácticamente gratuita.

Éste es el caso de Google y, en particular, de su herramienta FeedBurner (adquirida hace unos meses) a través de la cual podremos gestionar nuestros feeds, examinar estadísticas y número total de suscriptores entre otras muchas cosas, e incluso generar ingresos con publicidad adjunta. Pero, veamos un poco más detenidamente cómo funciona esto y, sobre todo, cómo podemos darnos de alta fácilmente.

En primer lugar, una vez que hayamos accedido a www.feedburner.com tendremos que introducir la URL de nuestra bitácora y marcar la casilla Soy un podcaster, en caso de que éste sea el contenido de tu blog, en la caja de texto destinada a tal efecto.

En este momento, FeedBurner comprobará la veracidad de la dirección y el siguiente paso será activar el feed, facilitando un título adecuado, la dirección del mismo dentro del espacio de FeedBurner donde la gente podrá encontrarlo y un usuario junto con una contraseña para dar de alta la cuenta adecuada, a través de la cual podrás acceder a las estadísticas y configurar tus preferencias posteriormente.

Una vez activado el feed, podremos solicitar una cuenta TotalStats PRO pagando una determinada cantidad al mes (obteniendo, de esta manera, una mayor riqueza en herramientas de gestión) o bien simplemente acceder a la gratuita por defecto.

Cada vez que accedas a la configuración, encontrarás un panel de control dividido en cinco pestañas con temáticas claramente diferenciadas: Analyze te permite observar, por ejemplo, el número de subscriptores que tienes actualmente; Optimize provee una serie de consejos útiles para optimizar al máximo tu feed; Publicize te ofrece diferentes maneras de hacer publicidad de las nuevas entradas que vayas posteando; en Monetize activarás o no la posibilidad de ganar dinero con tu blog; y, por último, Troubleshootize contendrá consejos generales y FAQ sobre los problemas más comunes.

Para terminar, vamos a ahondar un poquito más en la pestaña Publicize. Accede a ella y dirígete a la opción Suscripciones por Email situada en el menú izquierdo. A continuación, podrás ver que el servicio se encuentra desactivado.

Pulsa el botón Activar y, seguidamente, procede a configurar el resto de opciones. Selecciona el idioma en el que quieres que aparezca el formulario que necesitas insertar en tu blog, copia el código del mismo en el portapapeles, accede al fichero fuente HTML e insértalo en el sitio que desees. Desde este momento, los usuarios de tu blog tendrán la posibilidad de rellenar dicho formulario y recibirán, puntualmente en su buzón de correo, todas las actualizaciones que realices de manera automatizada.

Datos rápidos

* Dirección: www.feedburner.com

* Coste del servicio: gratuito (existe una versión de pago)

* Dirigido: a aquellos bloggers y demás usuarios de bitácoras personales (audio y vídeo incluidos) que quieran sindicar sus contenidos para que, de esta manera, le facilite la vida a la gente que los consulta avisándoles en el momento en el que se actualizan los mismos con nuevo material

¿Qué ofrece?

Todo tipo de herramientas para gestionar los feeds publicados, así como la posibilidad de consultar estadísticas de accesos, suscripciones, generación de dinero mediante publicidad y mucho más.

Lo mejor

Gestionar tus feeds se convierte en una tarea realmente sencilla gracias a las numerosas herramientas ofrecidas por FeedBurner.

Lo peor

Existen textos y manuales de ayuda que no se encuentran totalmente traducidos al castellano y los que están traducidos, a veces, dejan un poco que desear.