Análisis

FFmpeg: potencia brutal si no te asusta la línea de comandos

Aplicación de conversión de vídeo que dispone de un soporte de formatos prácticamente global y que se utiliza desde la línea de comandos

Javier Pastor Nóbrega

FFmpeg

9 mayo 2011

FFmpeg es una aplicación multiplataforma sobre todo contemplada en Linux, pero de la que existen versiones precompiladas para Windows y Mac OS X. El proyecto FFmpeg se compone de varias herramientas.

La propia ffmpeg es una utilidad de línea de comandos para convertir vídeos entre distintos formatos, mientras que ffplay es un reproductor multimedia, y librerías como libavcodec se encargan de gestionar los códecs soportados por estas utilidades de conversión y reproducción.

La mayor pega es que está disponible únicamente en formato de comando para la consola o terminal. Es la base de varios conversores para los que FFmpeg es el backend. Su potencia se muestra en el hecho de que en la versión 0.6.1 de octubre se consolidaba el soporte al vídeo HTML5 gracias a incluir H.264, Theora, la librería libvpx para el códec VP8 y el contenedor WebM.

Prestaciones

  • Perfiles predefinidos: mal
  • Interfaz: mal
  • Sencillez de uso: mal
  • Potencia / control opciones: sobresaliente