Fire Emblem: Radiant Dawn

Una de las mejores series de rol táctico irrumpe con fuerza en Wii. La historia de esta entrega remata el hilo argumental iniciado en su excelente predecesora para GameCube, apellidada Path of Radiance

29 junio 2008

La historia de esta saga nos obliga a remontarnos a 1990, año en que fue lanzado en Japón Fire Emblem: Ankoku Ryu to Hikari no Tsurugi, el primer título de la serie para NES. Desde entonces, prácticamente todas las consolas de Nintendo han acogido alguna de las nueve entregas que han precedido a Radiant Dawn, por lo que no cabe ninguna duda de que esta saga cuenta con una legión de seguidores tanto en tierras niponas como en occidente.

 

Aunque con retraso, si nos fijamos en el lanzamiento japonés, esta entrega ya está disponible en las tiendas españolas y, por fortuna, preserva las cualidades que han hecho de Fire Emblem el icono que es en la actualidad. La más importante de todas ellas es su historia, tan elaborada y con tantos giros argumentales como de costumbre. En esta ocasión, tomaremos el control de la Brigada del Alba, un grupo de rebeldes dispuestos a acabar a toda costa con la opresión del imperio de Begnion. Y, para ello, deberemos superar más de 40 capítulos de diferente complejidad y duración.

 

La mecánica de juego es la habitual en esta serie, por lo que mantiene su eficacia y simplicidad. No obstante, esa sencillez puede trasladarse también al apartado gráfico, muy discreto si lo comparamos con el de otros títulos lanzados para Wii. Por fortuna, la banda sonora ha sido dirigida una vez más por Yuka Tsujiyoko, por lo que tiene el sabor clásico de la serie. En cualquier caso, resulta una entrega muy digna que destaca, como siempre, por acreditar una jugabilidad inapelable.

 

Género:

Rol / Estrategia

 

Multijugador:

No