Flickr, apuesta segura

La propuesta de Yahoo! es la más conocida y notable de todas las que compiten en este sector y lo demuestran las más de 3.600 millones de imágenes que pueblan sus servidores. Además, ha sabido adaptarse a los tiempos y, cómo no, a la informática móvil

Javier Pastor Nóbrega

12 octubre 2009

Yahoo! acertó de lleno al comprar el servicio a Ludicorp, la empresa canadiense que lo lanzó en febrero de 2004, porque, desde entonces, sus responsables han sabido explotarlo no solo en la faceta social, sino a la hora de obtener beneficios económicos.

Usuarios Pro, claras ventajas

Aunque Flickr ofrece a cualquier usuario cuentas gratuitas para iniciarse con sus prestaciones, lo cierto es que, para sacarle partido al servicio, es más que conveniente pasarse a las cuentas Pro, que imponen un coste de 24,95 dólares al año y que abren las puertas a todas las opciones de Flickr, que son sobresalientes. Eso sí, este importe, aunque es insignificante, coloca a este servicio por detrás de Picasa, que en su versión gratuita es más completo.

En cambio, pagando tendremos acceso a una cantidad ilimitada de carga de fotos, de álbumes y colecciones, a las estadísticas de la cuenta o a la reproducción en alta definición si subimos vídeos en este formato, una novedad reciente que era de esperar teniendo en cuenta el impacto que están causando este tipo de contenidos. Asimismo, eliminaremos la presencia de publicidad.

En todos los casos, la organización de las fotos de Flickr se realiza esencialmente a través de etiquetas (tags), aunque obviamente también podemos crear álbumes y colecciones. Sin embargo, es esa característica la que lo define y lo hace especialmente potente para la comunidad de usuarios. De hecho, la posibilidad de crear grupos de usuarios con ciertos permisos y privilegios favorece la creación de subcomunidades que impulsan aún más ese apartado tan social de Flickr.

Las opciones para compartir las fotos disponibles también son especialmente destacables, ya que se generan automáticamente capturas en distintos tamaños que podremos permitir descargar o no a ciertos usuarios y que, por supuesto, se podrán publicar a través de todo tipo de protocolos, incluidos los feeds RSS y Atom.

La API de Flickr ha sido especialmente relevante para que centenares de desarrolladores creen todo tipo de servicios y clientes que aprovechan las posibilidades de Flickr, por ejemplo, para subir fotos desde teléfonos móviles o para generar curiosas presentaciones o animaciones a través del acceso a determinadas etiquetas y fotos. Igualmente relevante ha sido en los últimos meses la inclusión de vídeos de definición estándar y alta definición, aunque este apartado aún no está demasiado explotado.

Sea como fuere, Flickr es una opción extraordinaria a la hora de publicar y compartir tus fotos en Internet. Si tienes alguna duda, prueba con una cuenta gratuita durante algún tiempo, pero es difícil que sus prestaciones no te atrapen.

Límites de cuentas gratuitas

Como hemos indicado, lo más recomendable para los que vayan a hacer un uso frecuente de sus cuentas es pagar la cuota anual, pero, si queréis acceder a la versión gratuita, tendréis una oportunidad de comprobar si Flickr os convence. Eso sí, con limitaciones, por ejemplo, que, aunque puedes subir más de 200 fotos, solo se mostrarán en la cuenta las 200 más recientes, quedando las más antiguas «tapadas» por las más nuevas que vayamos subiendo.

Además, tendremos limitaciones a la hora de cargar las fotos o los vídeos y, por supuesto, tendremos publicidad presente en el servicio mientras usamos nuestra cuenta. No son problemas graves, de modo que probar la cuenta gratuita de Flickr te dará una impresión general muy clara de lo que puedes lograr con el servicio.

Loading...
'); doc.close(); });