Foxconn GeForce 8800 GTS

La GPU más potente para PC bate nuestras marcas de rendimiento. El acabado de esta propuesta es muy bueno, de hecho es prácticamente idéntica a los modelos de referencia de NVIDIA dotados de un solo PCB (Printed Circuit Board).

26 diciembre 2006

Aunque somos conscientes de que cada familia de procesadores gráficos lanzada por ATI o NVIDIA aventaja drásticamente a su predecesora, cada año nos quedamos boquiabiertos al comprobar que aquellas pruebas que a duras penas eran superadas por las que hasta la fecha eran las soluciones tope de gama, son ejecutadas por las nuevas GPU con una suficiencia apabullante. Ésa es precisamente la sensación que hemos experimentado al tratar de poner las cosas difíciles a esta potente tarjeta gráfica de Foxconn. Y es que incorpora el que sin duda alguna es el chip más sofisticado disponible en la actualidad, con permiso tan sólo de la versión GTX: el GeForce 8800 GTS.

Pincha aquí y visiona el vídeo que analiza esta tarjeta de una manera más visual.

Un diseño concienzudo
El acabado de esta propuesta es muy bueno, de hecho es prácticamente idéntica a los modelos de referencia de NVIDIA dotados de un solo PCB (Printed Circuit Board) que tuvimos ocasión de examinar en la última edición del Computex. Como puede apreciarse en las fotos de detalle que ilustran este análisis, la placa de circuito impreso se encuentra recubierta por un chasis en cuyo interior residen el ventilador y el disipador responsables de refrigerar tanto la GPU como los chips de memoria. La necesidad de implementar una solución de gran capacidad refrigerante es evidente si contemplamos que el G80, nombre en código del potente procesador gráfico de NVIDIA que gobierna esta tarjeta, incorpora en su interior nada menos que 681 millones de transistores.

Rendimiento sin parangón
Como esperábamos, esta tarjeta gráfica ha batido todas las marcas de rendimiento. En los tests Return to Proxycon y Firefly Forest (los dos emplean SM 2.0) integrados en 3DMark06 Pro ha arrojado cadencias superiores a 25 fps, en ambos casos en la modalidad de ejecución estándar. No obstante, aún más impresionante es la tasa de imágenes que ha alcanzado en Canyon Flight y Deep Freeze utilizando HDR y SM 3.0: 34,1 y 33,9 fps respectivamente. Los motores gráficos de los juegos comerciales también avalan su solvencia, de hecho ha alcanzado cadencias de 72,1 fps en Doom 3 y 54 fps en F.E.A.R., en ambos casos a 1.600 x 1.200 x 32 con FSAA 4x y FA 8x. Sencillamente sorprendente.