Gmail sin spam

El correo no deseado supone uno de los grandes inconvenientes de los internautas en la actualidad y es difícil evitarlo, pero, con una configuración adecuada en nuestro gestor de correo habitual, su entrada se puede reducir de forma considerable

Gmail sin spam

1 enero 2008

Para lograr este objetivo, disponemos de algunos gestores de correo gratuitos como Gmail que contienen un avanzado filtro que ayuda a evitar el correo basura.

 

De entre las carpetas que este gestor adjunta por defecto, encontramos una cuyo nombre es Spam, donde se almacenan automáticamente todos aquellos e-mails sospechosos, aunque debemos «educar» a la aplicación especificando cuáles son realmente spam y viceversa, pues falla en ocasiones. Una vez la tengamos perfectamente «educada», podremos confiar en este filtro, aunque, en el caso de que recibamos una gran cantidad de spam diariamente, supondrá un engorro, además del espacio que se consume en nuestra cuenta de correo. Por el momento, Gmail no dispone de una opción para su eliminación automática, aunque podemos configurarlo para que lo haga. Para llevar a cabo este ajuste, tendremos que acceder a nuestra cuenta de correo y, en la parte superior derecha, hacer clic sobre el enlace llamado Configuración. En la siguiente página, pulsamos sobre la pestaña Filtros situada en la parte superior de la ventana y, en esta sección, hacemos clic sobre Crear un filtro nuevo. A continuación, en vez de crear un filtro convencional, vamos a crear uno especial que nos será de utilidad a la hora de eliminar por completo el correo basura de nuestra cuenta de correo.

 

Por lo tanto, en el recuadro denominado Contiene las palabras introducimos el comando is:spam y pulsamos sobre Paso Siguiente, de modo que especifiquemos la acción que debe llevarse a cabo cada vez que el correo entrante contenga el filtro que se ha aplicado. Como deseamos que en vez de almacenarse en la carpeta llamada Spam, se borre de manera automática, no tendemos más que activar la casilla Suprimirlo. De esta manera, cada vez que Gmail detecte un mensaje entrante como spam lo eliminará al instante sin guardarlo en ningún lugar.