Google, cabeza de león

Aprovechamos estos meses vacacionales para recopilar las contribuciones a PCA de uno de los indiscutibles amos de la blogosfera hispana: con ustedes, la dosis diaria de Javier Candeira, uno de los principales artífices de Barrapunto

Google, cabeza de león

25 septiembre 2008

LÓGICA DISCRETA (#209, JUL-AGO2008)

Dicen que es mejor ser cabeza de ratón que cola de león. Puede ser, pero mejor aún es ser cabeza de león. Traducido al mundo de los negocios, el dicho popular no funciona siempre. En ocasiones puede ser bastante mejor tener una parte pequeña de un mercado grande que no tener una parte grande de un mercado demasiado pequeño. Y lo que está claro es que es mejor tener una proporción pequeña de un mercado creciente, y ver cómo tu negocio crece año a año, que una proporción grande de un mercado decreciente, y hundirse poco a poco.

 

Vienen estas reflexiones a cuento del análisis de Henry Blodget sobre el crecimiento del negocio de búsquedas de Google frente a los ingresos de Microsoft Windows. Como muestra el gráfico, Google Search, como líder de un mercado en auge, está creciendo en ingresos a gran velocidad, mucho mayor que la de Windows, cuyo crecimiento está enquistado.

 

Por supuesto que el negocio de Microsoft no es sólo Windows, pero incluso si comparamos los ingresos de Google Search con la suma de los de Windows y Office, podemos ver dos cosas: que Google ya ingresa un tercio de lo que ingresan las dos provechosas franquicias de Microsoft (y esto sin tener en cuenta el negocio de Adsense, que va a la zaga del negocio de búsqueda pura), y que Google Search está creciendo mientras que Microsoft ha comenzado a estancarse.

 

En su análisis de la economía del software El Caldero Mágico, Eric Raymond señala que el software libre no acabará con el negocio del propietario, pero que el sector más dañado será el del software empaquetado, lo que llaman «shrinkwrap». Incluso hoy, la mayor parte del software comercial se produce o bien internamente o bien por encargo. Las grandes riquezas de Microsoft se deben a haber concentrado en uno o dos productos una gran parte del software «pret a porter», y en eso es también una cabeza de ratón.

 

Google aprovecha el software libre, tanto internamente como externamente, para ofrecer sus servicios con control completo de su plataforma. Sin embargo, su modelo de negocio no es un ejemplo del software libre (del que es fundamentalmente un usuario) sino lo que el editor Tim O'Reilly caracteriza como la segunda pinza contra el software empaquetado no libre: el software como servicio, a menudo conocido por las siglas de su nombre inglés SAS (Software As a Service).

 

Técnicamente, la clave del triunfo de Google está en la ejecución. Todas las ideas que se emplean en Mountain View ya se conocían con anterioridad, pero en Google las han sabido aplicar y conectar entre sí: uso de servidores baratos, paralelismo masivo para construir sistemas resistentes a fallos, usos de sistemas de recomendación y feedback para calcular la relevancia de las búsquedas. En cuanto a las invenciones recientes, el truco de Google está en tener una buena estrategia de adquisiciones (que en ocasiones más bien parece una estrategia de contratación), y un buen sistema de integración.

 

Todo esto le permite a Google hacer más con menos. Desde el año 2005, Google ingresa por empleado más del doble que Microsoft. En la actualidad se acerca ya al triple. La distancia no se debe a una diferencia entre el negocio del software «enlatado» y el software en la red, ya que Google también supera a Yahoo! en este sentido, y por un factor parecido.

 

Con el dólar por los suelos, y la acción de Google a 570 dólares, puede que sea un buen momento para comprar. Aún le queda mucho sitio por crecer, y la trayectoria parece libre de obstáculos.