Google Libros, la polémica está servida

Google es pionero en el proyecto de digitalizar millones de libros para crear una herramienta de trabajo “buena para el desarrollo de la sociedad” y “positiva para el mundo editorial”. La idea no termina de seducir a editores y autores, ni tampoco a ciertos Gobiernos

Google Libros, la polémica está servida

6 octubre 2009

Google, que lleva trabajando en este proyecto desde el año 2002, no esconde su ambición de trasladar el conocimiento, el saber y la cultura del mundo de los libros al formato digital para dar forma a una herramienta que facilitará a creadores y editores la difusión de sus obras en la Red (según Google sin coste, ni inversión) y componer para todos los internautas un espacio “igual que una librería en cualquier calle de nuestras ciudades”, donde se “ofrecerá el acceso a los libros, manteniendo el copyright, al mismo tiempo que se permite la posibilidad de darles una ojeada”.

Si repasamos la lista de libros publicados a lo largo de la historia, encontramos obras en dominio público (cuando su creador ha muerto hace más de setenta años), libros con copyright disponibles en el mercado y en un mayor porcentaje los llamados “libros invisibles” (descatalogados, “huerfanos” de derechos y no disponibles en librerías).

Para el primer grupo, libros de dominio público, Google tiene firmados acuerdos con Bibliotecas (en nuestro país la Universidad Complutense y la Universidad de Cataluña). Para el segundo segmento, el buscador mantiene y consigue acuerdos con numerosas editoriales y autores. El problema surge con el mayor porcentaje de obras que existen en el mundo, los “libros invisibles”.

Europa y España mantienen una legislación similar para estas obras, las leyes prohibe su difusión y por mucho que Google apueste por un nuevo marco legal actualmente estos libros son “intocables”. Por lo tanto, la polémica que surge alrededor de esta ambiciosa iniciativa tiene su origen en los EE.UU, y, concretando más, en un concepto legal particular de la legislación norteamiericana, el “Fair Use”.

Básicamente, bajo el marco del “Fair Use” se permite a cualquier entidad hacer visible estas obras, siempre sin ánimo de lucro, por que es un bien interesante para el desarrollo de la sociedad.

Bajo este precepto Google lleva años digitalizando decenas de miles de libros “sin dueño” y sólo para el territorio de los Estados Unidos, lo cual no excluye que existan numerosas obras escritas en cualquier idioma por autores originarios de todo el globo. En definitiva, cualquier resolución que se tome en América nos afecta, directa o indirectamente, a todos.

Google llegó a un acuerdo en los EE.UU entre la Asociación de Editores y el Sindicato de Autores. Básicamente se propone la creación de una Entidad de Gestión de Derechos de copyright; cada titular puede decidir la visibilidad de sus libros y su venta y si existe venta, Google se asegura un 37% de los beneficios. Para sus detractores, este acuerdo se considera inaceptable, ya que conduce a un monopolio. A día de hoy, dicho acuerdo está pendiente de una resolución judicial.

Temas Relacionados
Loading...