Google plantea un nuevo reto a Microsoft con el lanzamiento de su propio navegador

El buscador más famoso de Internet anuncia el lanzamiento de Chrome, un navegador web gratuito que está disponible a partir de hoy, en su versión beta, para más de cien países

Google plantea un nuevo reto a Microsoft con el lanzamiento de su propio navegador

2 septiembre 2008

El anuncio del buscador es considerado la entrada de Google en el mercado de los navegadores web. Tras esta decisión se esconde una nueva apuesta para tratar de robar cuota de mercado a Microsoft, no hace falta recordar que el gigante de Redmond creció hasta dominar el mercado gracias a su sistema operativo Windows, y su navegador, Explorer. En la actualidad la multinacional fundada por Bill Gates cuenta con el 72% del mercado de los navegadores, a gran distancia le siguen el Firefox de Mozilla (precisamente Google es el principal mecenas de la Fundación) con el 20% y Safari, de Apple, con el 6,4%.

 

El objetivo de Chrome es arañar porcentajes a estos programas, para ello los diseñadores han desarrollado un navegador “sencillo, simple y rápido”. En palabras de Sindar Pichai, vicepresidente para la gestión de productos de Google, “todos pasamos mucho tiempo en un navegador. Buscamos, chateamos, enviamos correos, compramos y leemos noticias en un navegador. Por eso, empezamos a pensar seriamente en cómo sería si lo diseñáramos desde cero”.

 

La compañía explica en su blog oficial que “La red ha evolucionado tanto, con las nuevas aplicaciones y programas, que nos dimos cuenta de que no necesitamos sólo un navegador, sino una nueva plataforma moderna”. Bajo esta premisa se creó Chrone, sencillo en apariencia pero con una configuración preparada para acoger las aplicaciones que pueblan la red.

 

“Hemos mejorado la velocidad y capacidad de respuesta en todos los ámbitos y construido una versión más portente de JavaScript” añaden. Por ejemplo, una de las funciones nuevas que incorpora el navegador de Google es la de aislar cada página web que abre, para evitar que, en caso de bloqueo, colapse al resto.

 

Además, el programa tendrá un código abierto, por lo que los programadores podrán desarrollar sus propias aplicaciones, algo que ya ocurre con otros productos de Google. En el blog de la empresa los directivos comentan también que habrá una versión de Chrome para Mac y para Linux. "Tenemos una gran deuda con muchos proyectos de código abierto, y estamos comprometidos a seguir su camino".

 

"Esperamos poder colaborar con toda la comunidad para ayudar a que la web vaya hacia delante", señalan. "Google Chrome es otra opción, y esperamos que contribuya a hacer que la web sea aún mejor", concluyen.