GPUs al cuadrado: ATI multi-GPU

Radeon HD 3870X2 es la solución propuesta, que alberga igualmente dos GPUs RV670 dentro de la misma placa ideadas para trabajar de manera paralela y en perfecta armonía

3 noviembre 2008

Para ver cómo se comporta la tecnología CrossFireX de ATI ha sido necesario analizar también minuciosamente este ejemplar ensamblado por Sapphire. Aunque ya se encuentra disponible el modelo inmediatamente superior, denominado Radeon HD 4870X2, hemos pensado que la elección de esta solución permite comparar de manera mucho más directa el rendimiento que alcanza CrossFireX con tarjetas de la gama media de la familia 3800.

 

En éstas (Radeon HD 3850), también late con fuerza una GPU de similares características aunque, eso sí, con unas velocidades de trabajo tanto de GPU como de memoria ligeramente inferiores que afectan, como podéis ver en las tablas, a los resultados obtenidos en las pruebas.

 

Pinchar, instalar y listo

De igual manera que en el modelo de NVIDIA con doble GPU, este producto de Sapphire resulta muy sencillo de utilizar en nuestra placa base. No obstante, el tamaño de la tarjeta (de nuevo ocupará dos bahías) supera a las clásicas de gama media o baja y ello influirá a la hora de colocarla dentro de nuestro equipo, ya que nos resta espacio para otro tipo de dispositivos.

 

Accediendo a la página web de AMD-ATI (www.amd.com/la-es/) podremos descargarnos los últimos controladores para el sistema operativo que tengamos y el centro de control Catalyst, necesario para configurar cualquier aspecto de la tarjeta gráfica.

 

Para terminar, un último apunte. Para este tipo de soluciones con doble GPU el aporte energético es esencial y será totalmente obligatorio disponer de una fuente que sea capaz de suministrar al menos 560 W de potencia. Esto se debe a que tendremos que utilizar, para que todo funcione correctamente, dos conexiones simultáneamente: una de 6 pines y otra de 8. De igual forma, su longitud es de aproximadamente de 28 cm, con lo que necesitaremos una caja grande para realizar una instalación limpia.

 

Buena y barata

A pesar de que este modelo es muy rápido, no supera en este caso a su eterno rival. Y es que, por poner algún ejemplo, utilizando un motor gráfico real como el proporcionado por Crysis se han alcanzado los 27 frames por segundo de media a una resolución de 1.600 x 1.200 píxeles, cifra del todo suficiente para jugar con fluidez pero ligeramente inferior a los 29 FPS conseguidos por la 9800GX2.

 

Sin embargo, existen otros factores donde este ingenio da la nota y son en consumo, temperatura alcanzada y precio. Los 146 W de potencia empleados en estado de reposo difieren bastante de los 208 W de la tarjeta de NVIDIA, así como sus 310 W a máxima potencia.

 

Por otro lado, la temperatura generada por los dos núcleos es también inferior y el precio actual de este producto lo coronan como una de las opciones más plausibles para los jugones de pro que dispongan de un presupuesto ajustado.