GSMA: La feria de las aplicaciones

El GSMA Mobile World Congress 2008 reflejó que éste será el año del software y las comunidades Web 2.0 en el móvil. Por fin parece que empiezan a concretarse las vanidosas promesas que la telefonía de tercera generación anunciaba hace lustros

GSMA: La feria de las aplicaciones

20 febrero 2008

A la tercera va la vencida, o como diría mi abuela, no hay dos sin tres. Dos años llevábamos reflejando el mismo discurso a la hora de mostraros lo que había dado de sí el Mobile Congress antes llamado 3GSM-, la feria mundial por excelencia de la telefonía móvil que se celebró a mediados de febrero en Barcelona.
Un discurso en el que se repetían las palabras banda ancha, movilidad y televisión en el móvil. Este año, a falta de tecnología y dispositivos «rompedores», los verdaderos protagonistas han sido los suministradores de aplicaciones, el software, los servicios y las comunidades Web 2.0, que ahora ponen la mirilla en los dispositivos de mano. Repasemos lo que más nos ha llamado la atención
A pesar de que la 3G prácticamente no ha hecho más que llegar al teléfono móvil, continúan presentándose estándares de banda ancha que dejan en pañales a sus predecesores. Es el caso de HSPA Plus. Se trata de un protocolo evolucionado de HSPA con el cual se podrán alcanzar velocidades, desde el teléfono móvil, de nada menos que 28,8 Mbps de bajada y unos 11 Mbps de subida.
Aunque no parece un ancho de banda que se necesite a día de hoy, lo cierto es que el fabricante de chips Qualcomm ha anunciado que varios operadores móviles españoles comenzarán a realizar pruebas a lo largo de este año con esta tecnología.
¡Qué demonios se traerán entre manos para apostar por tales capacidades de transmisión! Pero en 2011, según expertos del sector, se espera que los teléfonos móviles hagan gala de una tecnología a través de la cual se podrán alcanzar cerca de los 100 Mbps. Se trata de LTE (Long Term Evolution), estándar que podrá combinarse además con redes Wimax, y al que Vodafone dio su visto bueno durante la feria. ¿Pues qué demonios se van a traer entre manos a largo plazo?
La cada vez más frecuente utilización del teléfono para ver películas, vídeos o escuchar música, no ha pasado por alto para los chicos de Dolby, un protocolo que ya está preparado para ser incorporado en estos equipos de mano.
Para defenderse mejor en un sector en el que comienza ahora su andadura, Dolby adquirió recientemente una compañía sueca llamada Coding, especializada en sistemas de compresión, con la cual trabaja para llevar al teléfono sonido de alta calidad en el menor espacio posible. ¡Los politonos no volverán a parecer lo mismo!
La escasa duración de las baterías ha sido una de las notas predominantes en las preguntas que los periodistas han realizado a los expertos del sector que se dieron cita en el Mobile Congress 2008.
En este sentido, y según pudimos saber, Samsung está trabajando en un prototipo de batería para el teléfono que estaría fabricado a partir de H2O. Se trata de una pila que dotaría a los móviles de una mayor autonomía, siendo además muy respetuosa con el medio ambiente. Poco más nos pudieron adelantar los chicos de Samsung, «que se mojaron lo justo», pero igual está disponible en 2010.La aplicación Voice-to-Text ahorraría a los españoles cerca de 20.000 millones de minutos en llamadas al buzón de voz, ya que es capaz de convertir cualquier mensajes de voz en texto y te lo envía como un SMS o como un correo electrónico.
Esto significa que no tendrás que emplear ni un minuto en marcar el número de tu buzón de voz y escuchar uno a uno los mensajes. Ahora podrás leerlo, y con un solo clic lo guardas para consultarlo en el futuro o lo eliminas, algo que agradeceremos eternamente a Christina Domecq, su desarrolladora. Vodafone ya tiene disponible este servicio para sus abonados españoles coincidiendo con el evento.
Uno de los stands más modestos de la feria, pero que paradójicamente concentró más visitas, fue el de Modu. Se trata de una empresa israelí que se ha sacado de la manga un terminal camaleónico en el sentido más literal de la palabra.
El teléfono tiene el tamaño aproximado de una caja de cerillas y se conecta fácilmente uno de los inventores de esta idea fue el creador de las llaves USB- a cualquier tipo de chasis.
Es decir, si el usuario está buscando un teléfono para salir a hacer footing, sólo tiene que encajar ese pequeño dispositivo a una carcasa desarrollada, por ejemplo, con la forma de un brazalete deportivo; si lo que desea es dar al teléfono un uso más profesional, puede conectarlo a otra carcasa diferente, dotada de pantalla táctil y teclado QWERTY; y si busca un teléfono para el fin de semana, cómodo y ligero, pues sólo tendrá que conectarlo a un chasis con una botonera alfanumérica de lo más básica y una pequeña pantalla.
La compañía provee de múltiples carcasas, lo que brinda al usuario la posibilidad de disfrutar de lo que, de momento, más se parece a un teléfono a la carta. Compañías como SanDisk, Blaupunkt, Texas Instruments o Universal Music ya andan en tratos para ofrecer accesorios o contenidos. De todas formas, el teléfono también es capaz de funcionar sin carcasa alguna. Menú o a la carta, tú eliges cómo degustar el móvil.Durante el congreso, Motorola realizó una demostración con varios periodistas en la que se pudo ver cómo trabaja Wimax. Los técnicos del suministrador norteamericano colocaron cuatro estaciones base en un barrio céntrico de Barcelona y dotaron a una reducida zona de la Ciudad Condal de cobertura Wimax.
La novedad es que la «demo» se realizó en movimiento, subidos en un monovolumen desde el cual se alcanzaron unas velocidades de unos 3,5 Mbps de bajada y aproximadamente 1,7 de subida. La tecnología que será capaz de rebajar la factura de datos ya está aquí, y funciona, lo comprobamos en nuestros propios «telefoninos». Falta que le interese a los de siempre...La finlandesa presentó cuatro productos, uno de ellos la esperada evolución del Nokia N95, que la verdad no sorprendió a casi nadie, dado que básicamente el N96 no es más que el mismo teléfono que su predecesor pero con un traje diferente.
Eso sí, lleva 16 Gbytes de memoria integrada -el único aspecto diferencial relevante además del diseño-, y cuenta con GPS, HSDPA, WiFi, Bluetooth A2DP, diseño slide y cámara de 5 Mpíxeles; todo a un precio de 550 euros.Pero el que sí nos llamó la atención fue el N78, primero por el binomio tecnología/precio (ya que incorpora A-GPS, WiFi y cámara de 3,2 Mpíxeles por unos 350 euros), y segundo por la incorporación de un transmisor de radio FM (a través del cual se puede desviar la música que se lleve en el teléfono a una frecuencia de radio desocupada).
Se trata de algo perfecto para los viajes en coche. Ahí donde exista un punto del dial libre podremos conectar el teléfono de forma inalámbrica, y escuchar desde los altavoces del coche la música alojada en el móvil.El teléfono más destacado del fabricante sueco-japonés fue el X1, un equipo con el que se inaugura una nueva gama de dispositivos que ha sido bautizada como Xperia y que acompañará a la gama Walkman de la compañía.
Se trata de un equipo con teclado QWERTY, slide ergonómico es decir, se despliega pero no en línea recta, sino con una leve angulación para escribir más cómodamente-, soporta WiFi y HSDPA, lleva una cámara de 3,2 Mpíxeles de calidad y su pantalla táctil de 3 pulgadas tiene una resolución de nada menos que 800 x 400 píxeles.
Cuenta con 400 Mbytes de memoria interna que se pueden ampliar mediante ¡microSD! Has leído bien, este es uno de los primeros modelos de Sony Ericsson que apuesta por este formato en detrimento del Memory Stick Micro, estándar propiedad de Sony más caro y menos universal. De todas formas no se pueden lanzar las campanas al vuelo porque fuentes del fabricante no pudieron asegurarnos que en el futuro se vayan a lanzar más dispositivos compatibles con este soporte.
El X1 echado abajo otro mito, pues sorprendentemente, lleva ¡Windows Mobile 6 como sistema operativo!, en vez de Symbian… Un terminal que estará disponible a mediados del año a un precio que rondará los 650 euros.En abril llegará al mercado español uno de los teléfonos estrella de la firma coreana para el 2008. Se trata del Soul, un equipo con cámara de 5 Mpíxeles y un innovador interfaz de usuario que se resume en dos pantallas.
La más grande cumple las funciones habituales de cualquier teléfono, y la más pequeña, situada justo debajo, es de tipo táctil y se utiliza para navegar por los diferentes menús del terminal.Al integrar el nuevo Origami Experience 2.0 de Microsoft con conectividad permanente 3G/HSDPA bajo Windows Vista, este equipo ya disponible en Europa se convierte en el primer «ordenador móvil».
Su navegación web táctil, su correo electrónico instantáneo, su lector RSS, su reproductor multimedia y su conexión de banda ancha inalámbrica le convierte en uno de lo equipos más ideales la Web 2.0 on the move.
Además, con SnapVUE se puede acceder a la mensajería sin necesidad de arrancar totalmente el dispositivo, lo que ayuda a alarga la batería hasta los tres días. Telefónica tiene la exclusiva en España, pero por ahora confórmate con soñar con él, pues su precio rondará los 1.199 euros.Los que esperábamos un Mobile Congress continuista, con la TV y la banda ancha de nuevo como punta de lanza, nos hemos dado de bruces por fin con el esperado despliegue de las aplicaciones. Dos días enteros paseando entre pabellones para descubrir que tecnológicamente se ha tocado un techo y las innovaciones van a llegar ahora con cuentagotas.
Si dejamos de lado a los dispositivos, ¿qué nos queda? Operadores y «terceras partes». A los primeros les dedicaré un par de párrafos al final para darles caña, como procede. Vayan para los segundos mi más sentido reconocimiento. El mercado está en los servicios, la Web 2.0, Google Maps, Flickr, mensajería instantánea. Ha sido genial; presentaciones de Yahoo! o Microsoft e incluso fabricantes de telefonía móvil como Nokia apostando por la Internet más participativa, vendiéndonos el servicio, las bondades y los beneficios de estar interconectados con el planeta.
Entonces, después de una de esas presentaciones, baja el directivo de turno y me pregunta, enjugándose el sudor con una servilleta de aperitivo: ¿Qué te ha parecido? A lo que respondo con otra pregunta: ¿Has pagado tú la factura? Respuesta: No, paga la empresa. Gracias, no hay más preguntas.
Si hemos tardado varios años en democratizar Internet con una tarifa asumible que no razonable- y ahora empiezan a despegarse las redes colaborativas a través del móvil, hay que tirar de las orejas al operador, primero porque innova más bien poco y eso que se ahorra, y segundo porque las tarifas que aplica ponen al borde del síncope a los padres que tengan que afrontar la factura de sus hijos nativos digitales.