Guía de compras: Monitor de videojuegos

10 marzo 2014

Después de jugar durante mucho tiempo con el televisor de casa, ocurre que los usuarios deciden comprar un monitor específico para la videoconsola. También es posible que los usuarios de ordenador decidan comprar un monitor optimizado para jugar a videojuegos. Sea cual sea el caso, es fácil que nos estemos enfrentando a una tarea complicada. Vamos a tratar de facilitar el camino de la compra de un monitor para jugar.

El Big Two

¿Qué diferencia a un monitor de videojuegos de uno normal o de uno optimizado para los diseñadores? Dos características. Cuando elegimos un monitor para jugar queremos que se comporte de una manera determinada. No es lo mismo dedicarse todo el día a escribir artículos, o a diseñar páginas web, que querer utilizarlo para jugar. Las características de uno a otro pueden ser diametralmente opuestas. Hay dos especificaciones en las que hay que fijarse a la hora de comprar un monitor para jugar a videojuegos.

El tiempo de respuesta es una de esas características. Un monitor está compuesto por pequeños puntos luminosos que cambian de color, llamados LEDs, que digitalmente son denominados como píxeles. El tiempo de respuesta mide lo que tarda un determinado punto en cambiar de un color a otro. Los fabricantes nos suelen dar este dato en milisegundos. Cualquier monitor de videojuegos que se precie no puede tener un tiempo de respuesta superior a 5 milisegundos. Las televisiones suelen tener tiempos superiores, que en ocasiones llegan a los 12 milisegundos, por lo que no son las mejores opciones para jugar a videojuegos. Por su parte, podemos encontrar fácilmente algunos monitores con tiempos de respuesta de 1 milisegundo. No obstante, mientras estemos en 5 milisegundos o menos será suficiente.

La frecuencia de refresco es el otro aspecto a tener en cuenta. Mide la cantidad de imágenes que muestra el monitor en un determinado plazo de tiempo. La unidad de medida es el hertzio, y es fácil que la inmensa mayoría de monitores o televisores que tengamos en casa tengan una frecuencia de refresco de 60 Hz. Bien, es una frecuencia suficiente para jugar, pero si quieres ir al siguiente nivel, tendrás que optar por los 120 Hz. Al mostrar el doble de imágenes en el mismo tiempo, vemos los vídeos con más detalle. Podremos ver con más precisión cómo se acerca un jugador a quitarnos el balón. Digamos que contamos con más detalles. En juego online, podría ser un elemento determinante. Y si vamos a jugar en 3D, como es necesario el doble de imágenes, como mínimo el monitor tendrá que ser de 120 Hz, para conseguir un equivalente a los 60 Hz normales.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });