Hacer negocios en los medios sociales

En la actualidad vivimos en la Era de las Redes Sociales. Esta nueva realidad nos brinda nuevas oportunidades de establecer relaciones perdurables y provechosas para nuestros negocios, que antes no teníamos

Hacer negocios en los medios sociales

28 octubre 2009

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Aprovechar las oportunidades de negocio en Internet, basándonos en los parámetros que marca la Sociedad de la Información, es cada día más fácil. Aunque, eso sí, la empresa que desee sacar provecho de los medios sociales debe saber «hablar» el idioma 2.0 y conocer profundamente las normas de etiqueta de uso de sus distintas herramientas: blogs, redes sociales (generalistas, verticales y profesionales, entre otras), Twitter, webs de recomendaciones de productos, foros…

Los espacios de encuentro en los que darse a conocer, conseguir feedbacks sobre nuestros productos, encontrar nuevos clientes, mejorar la imagen de marca o descubrir a nuevos socios para un proyecto, abundan y son muy eficaces (gracias a la ventajosa relación entre el coste y la oportunidad que ofrecen).

Sin embargo, cada una de estas herramientas 2.0 tiene su propia finalidad y sus propias reglas de juego, y no se debería realizar un uso de estas nuevas herramientas sin un plan estratégico concreto y bien fundamentado.

Los blogs, por ejemplo, viven de la actualización constante, de la transparencia y de los contenidos relevantes para su público o un público potencial que quiere recibir un enfoque personal incluso de los temas más corporativos. La originalidad del enfoque, la seriedad y la profesionalidad son cualidades que siempre valoran los lectores.

Si se trata de un blog corporativo cuya meta es captar y retener clientes, nunca se debe escatimar en información detallada sobre la empresa, aunque no hay que abrumar a la audiencia con demasiados mensajes publicitarios y hay que estar dispuestos a practicar la comunicación bidireccional que puede generarse incluso asumiendo que puede haber duras críticas según el caso.

Las redes sociales, desde las profesionales (como Xing, Linkedin o Viadeo) a las generalistas (como Facebook o MySpace) también constituyen un inmejorable escaparate para mostrar una marca de forma no intrusiva. La creación de grupos alrededor de la marca, en los que sean los clientes los que lleven la batuta con sus opiniones y sugerencias, supone una fórmula idónea para estar cerca del cliente y escuchar sus demandas, sin resultar agresivo ni molesto con envíos masivos no deseados, comunicando sólo a aquellos que deseen ser informados.

En las redes sociales, especialmente las de carácter profesional, se facilita además el desarrollo de una práctica fundamental: el Networking. Generar y mantener contactos en estas redes nos permite llegar a sitios insospechados, compartir experiencias, dar a conocer propuestas y proyectos, encontrar colaboradores, conseguir financiación, nuevos socios o clientes… En definitiva, hacer mejores negocios.

Las redes sociales profesionales en Internet permiten entrar en contacto -a través de sistemas de mensajería interna, correo electrónico o la clásica llamada de teléfono- con personas que comparten intereses y objetivos. De este modo, aumentaremos nuestra visibilidad y podremos conocer a las nuevas personas que se vayan incorporando a nuestro mercado o sector.

En su vertiente off-line, el networking se practica a través de eventos específicos en los que la comunicación cara a cara nos aporta valor añadido y, sobre todo, se genera la necesaria confianza para mantener la relación en el futuro, siempre buscando crear conexiones y contactos de confianza.

Ya sea través de Twitter, de Facebook, del blog personal o del corporativo, los profesionales y directivos que quieran crear reputación de marca deben tener en cuenta una serie de consejos clave.

Por un lado, no perder nunca de vista los principios y filosofía de su compañía, puesto que en ese momento estarán representándola. Dicho esto, los consumidores de los medios sociales son ya lo suficientemente maduros y experimentados como para no consentir que se les venda directamente nada.

En la web se comparte (ideas, conocimientos, preocupaciones…); esta es una idea, la de la conversación en línea, básica y aplicable tanto a las redes sociales como a otro tipo de herramientas de comunicación on-line.

Por otro lado, es conveniente lograr un equilibro entre el lado humano y personal que se comparte y el lado puramente profesional. Deben combinarse ambos mundos para aparecer ante nuestros interlocutores como personas de carne y hueso con algo interesante, desde el punto de vista profesional, que compartir.

Por Emilio Márquez, fundador y CEO de Networking Activo