Mirada experta

Haiku R1 Alpha 2, el sucesor de BeOS

El Proyecto Haiku coge el testigo del desaparecido BeOS y se esfuerza por mantener el mismo tipo de apariencia, usabilidad y velocidad

Javier Pastor Nóbrega

Haiku

22 marzo 2011

BeOS se ganó a pulso su reputación de ofrecer a los usuarios un escritorio elegante y pulido con una interacción muy suave, incluso en momentos en los que el procesador estaba sometido a una carga intensa. Lamentablemente, el producto paso por varias manos, no resultó rentable y desapareció casi por completo de las máquinas de los usuarios finales.

Desde hace tiempo, no obstante, es posible disfrutar de un entorno similar a través del sistema operativo Haiku, cuya evolución es lenta pero muy interesante. Para nuestras pruebas, hemos utilizado una de las imágenes en formato VMDK para cargar directamente en una máquina virtual en VMware Player o VMware Server, pero es posible descargar imágenes ISO con las que obtendremos un LiveCD que podremos ejecutar en modo Live y también seremos capaces de realizar una instalación en nuestro disco duro si así lo deseamos.

Instalación opcional

Si optamos por el LiveCD, tras iniciar la imagen, se presenta un entorno gráfico en el que se pregunta al usuario si quiere ejecutar el instalador o bien acceder al entorno Live. Al seleccionar esta última opción, se inicia una sesión muy similar a la de otros escritorios de otras plataformas, con un fondo de pantalla azulado en el que destaca el logo de Haiku.

Si queremos instalarlo en nuestro disco duro y lanzamos el instalador, aparecerán algunos documentos sobre el proceso de instalación. Por ejemplo, se indica que hay que crear la partición de Haiku desde el primer momento para que no haya errores en esa parte del proceso. Además, se ofrecen instrucciones para añadir la partición Haiku al menú de GRUB, pero en esta última revisión además se instalará un gestor de arranque básico en el MBR para iniciar con la partición activa seleccionada en cada momento. Sin embargo, el estado aún prematuro del sistema operativo hace que sea preferible experimentar con él desde la imagen para máquinas virtuales que hemos utilizado en nuestras pruebas.

Como la documentación del proyecto indica, Haiku aún está en una fase de desarrollo Alpha, y aunque puede ser un campo de experimentación interesante para desarrolladores y aficionados a la tecnología, no tiene aún las prestaciones necesarias para convertirlo en una alternativa real a los sistemas operativos tradicionales en el día a día. De hecho, pese a que es bastante rápido y prometedor, le faltan varias de las características y funcionalidades de otras soluciones, así como un catálogo más amplio de aplicaciones. En cierta forma, Haiku parece anclado en los 90: cuentas de usuario separadas, gestión de paquetes y la citada oferta de aplicaciones son áreas en las que debería mejorar. Estaremos atentos, y vosotros también podéis hacerlo a través de recursos como su blog oficial en www.haiku-os.org/blog.

Particiones con BFS nativo

Además del sistema de ficheros Be (BFS), Haiku soporta varios tipos de particiones. Por ejemplo, es capaz de trabajar particiones NTFS y ext3, pero no ext4. Aunque cuando se ejecuta desde el LiveCD Haiku no monta de forma automática las particiones, sí da la opción de hacerlo con los sistemas de ficheros soportados y entonces aparecen en el escritorio los iconos correspondientes a cada partición. En cada reinicio, el usuario inicia su sesión de forma automática y toma control completo del sistema operativo.

Haiku

En Haiku se usan aplicaciones de línea de comandos y una jerarquía del sistema de ficheros que le será familiar a cualquiera que haya trabajado con distribuciones Linux. En este sentido, será fácil crear nuevas cuentas de usuario y establecer sus contraseñas desde el terminal. Sin embargo, no parece haber forma de iniciar sesión con un usuario distinto del que se crea por defecto. Tampoco hemos encontrado ninguna utilidad de gestión de paquetes o de actualización del sistema, pero seguramente se contemplará en futuras versiones. Para instalar nuevos programas o parchear los existentes, debemos actuar de manera manual descargando y compilando el software que deseamos actualizar. Para ayudarnos en ese proceso, dispone de la GNU Compiler Collection y otras herramientas de desarrollo como GNU Make.

Temas Relacionados