InFocus IN76

Un proyector sofisticado, de estilo inconfundible y altas prestaciones. Satisfará incluso a los entusiastas más preocupados por la vertiente estética de su equipo de cine en casa.

20 diciembre 2006

Sin duda alguna nos encontramos ante el producto con el diseño más atractivo de todos los analizados en estas páginas. Por esta razón, satisfará incluso a los entusiastas más preocupados por la vertiente estética de su equipo de cine en casa. Trabaja a una resolución nativa de 1.280 x 720 puntos y está basado en tecnología DLP. Este fabricante se ha decantado por montar una lámpara con una potencia lumínica de 1.000 ANSI lúmenes, más que suficiente para la mayor parte de aplicaciones. La única pega que podemos ponerle en el ámbito cualitativo es que, a nuestro juicio, no resuelve con la máxima precisión los detalles sutiles de las áreas más oscuras de la imagen. Sin embargo, cabe destacar la eficacia con que restituye los colores, un ámbito en el que aprueba con nota gracias a su saturación y riqueza cromática. Y es que incluso en las secuencias de películas que hemos seleccionado para poner en dificultad a las propuestas analizadas se ha desmarcado con contundencia gracias a su buen hacer en este terreno.

Su conectividad nos parece muy correcta, no en vano incorpora las habituales entradas de vídeo de naturaleza analógica y, además, tomas DVI y HDMI.