Especial

Instalamos Windows 8 Developer Preview en un tablet

Tras tomar contacto con Windows 8 en un PC, lo hemos instalado en una tableta con procesador AMD C-50 a 1 GHz y 2 Gbytes de RAM. Te mostramos el resultado

Anabel Pasiego

Acer Iconia Tab W500

15 marzo 2012

Tras tomar contacto con Windows 8 en un equipo PC, lo hemos instalado en una tableta con procesador AMD C-50 a 1 GHz, 2 Gbytes de RAM y pantalla táctil. Te contamos y mostramos el resultado.

Una de las principales novedades de Windows 8, por no decir la más relevante a nivel visual, es la interfaz de usuario Metro. Es un cambio radical frente al escritorio tradicional, puesto que está pensada para usarse con los dedos. Es cierto que se puede manejar con el teclado y ratón habituales, pero es acudiendo al sentido del tacto como más rápido podemos navegar a través de los menús de Windows 8. Tan rápido como con cualquier otra interfaz táctil del momento, desde Android hasta BlackBerry pasando por Nokia Symbian o Windows Phone 7, que también emplea la interfaz Metro en su interpretación móvil.

No obstante, la interfaz táctil falla en el momento de trabajar con el Escritorio de Windows, o lo que queda de él en la futura versión, que es bastante. Tan pronto como se lanza una aplicación que se ejecute en este entorno en vez del nuevo Metro, la tactilidad se convierte en un lastre. Es complicado acertar con las partes activas de la ventana para pulsar sobre una cruz o un cuadro de selección. No hay milagros en este punto. A buen seguro, un lápiz electrónico mejorará el uso de aplicaciones que requieran una mayor precisión que la obtenida a partir de los dedos.

En conjunto, Windows 8 parece estar diseñado desde cero para integrar la tactilidad como una interfaz óptima para sacar el máximo partido a este sistema operativo. Y especialmente con dispositivos tipo tableta. Es llamativo que en esta instalación de prueba sobre una tableta Acer Iconia W500 funcione todo, incluyendo las dos cámaras o el audio. Eso sí, no fuimos capaces de hacer que la interfaz Metro se viera en formato vertical.

Esta compatibilidad con el hardware incluso en una fase temprana de desarrollo muestra un gran interés por parte de Microsoft en la dirección de integrar Windows 8 tanto en dispositivos nuevos como no tanto. Además, el sistema se mueve rápidamente sobre un hardware tan modesto como el procesador AMD C-50 y solo 2 Gbytes de RAM, lo cual demuestra que está pensado para funcionar sobre uno menos ambicioso, como el de los sistemas con procesadores ARM.

Interactuando con Metro, la nueva interfaz

Cuando se trabaja con Metro utilizando los dedos, la funcionalidad mejora sustancialmente que si nos valiéramos del ratón y el teclado. Es cierto que existen infinidad de atajos que aceleran el uso de la interfaz usando solo el teclado, pero es mucho más natural e intuitivo presionar directamente la pantalla.

1. Los bordes izquierdo y derecho y el de arriba y abajo son activos, de modo que al interactuar con ellos se activan funcionalidades de la interfaz, como la barra lateral de herramientas (borde derecho), con atajos a Search (búsqueda), Share (compartir), Start (menú de Inicio), Devices (dispositivos) y Settings (ajustes). En el borde izquierdo está el acceso a las aplicaciones, que van saliendo como por arte de magia del lateral para maximizarse rápidamente. Por su parte, los de arriba y abajo activan menús de la aplicación en curso.

Windows 8

Temas Relacionados
Loading...