El iPad aviva la guerra de precios de los lectores de e-books

La llegada del iPad ha revolucionado el mercado de los dispositivos de entretenimiento personal y también el de los lectores de libros electrónicos. Barnes & Noble ha anunciado una sustancial rebaja en los precios de sus e-book readers para hacer frente a una competencia cada vez más cruenta, y Amazon ha respondido rápidamente reduciendo también el precio de su Kindle

El iPad aviva la guerra de precios de los lectores de e-books

22 junio 2010

La llegada del iPad ha revolucionado el mercado de los dispositivos de entretenimiento personal y también el de los lectores de libros electrónicos. Barnes & Noble ha anunciado una sustancial rebaja en los precios de sus e-book readers para hacer frente a una competencia cada vez más cruenta, y Amazon ha respondido rápidamente reduciendo también el precio de su Kindle.

Barnes & Noble ha decidido rebajar el precio de su lector de libros electrónicos Nook original -con 3G y WiFi- de 259 a 199 dólares (unos 161 euros) para poder competir cara a cara con Amazon, pionera en este sector con sus populares Kindle. La compañía también ha anunciado un nuevo modelo de Nook sólo con WiFi a 149 dólares (unos 120 euros).

nook

Esta rebaja de precios coloca los dispositivos de Barnes & Noble por debajo de los 259 dólares que costaba el Kindle, y al mismo nivel del lector Kobo de la cadena de librerías Borders Group, que se vende por 149,99 dólares en Estados Unidos. Amazon no ha tardado en responder rebajando su Kindle a 189 dólares.

Aunque estos precios son bastante inferiores al del del iPad de Apple, lo cierto es que los frabricantes de lectores de libros electrónicos ven con recelo el éxito que está cosechando este dispositivo, que integra un software de lectura de libros electrónicos -iBook- que ofrece funcionalidades similares o superiores a las de los lectores tradicionales.

ibook_large

Pese a todo, los lectores de e-books «tradicionales» continúan ofreciendo a los usuarios las ventajas de un menor peso de los dispositivos, lo que facilita su transporte y uso en cualquier momento y lugar, y de sus pantallas con tecnología de tinta electrónica, que proporcionan una experiencia de lectura similar a la del papel incluso en entornos de gran luminosidad y sin los reflejos que provoca la pantalla de cristal del tablet de Apple.

Según la consultora Forrester, los fabricantes de lectores de libros electrónicos venderán a lo largo de 2010 más de 6,6 millones de dispositivos, frente a los 3,1 que vendieron en 2009. Este dato hace prever que este año será el año del libro electrónico, aunque algunos expertos comienzan ya a vaticinar el fin de los lectores de e-books dedicados.

Loading...