Las jóvenes generaciones superan la brecha digital

El desfase tecnológico que arrastraba España respecto a los países de nuestro entorno ya ha desaparecido en la banda poblacional situada entre 15 y 24 años. La integración de telefonía móvil e Internet supondrá la próxima revolución

Las jóvenes generaciones superan la brecha digital

17 julio 2009

LA CONVERGENCIA EN LAS TIC

(Curso de verano de la UPM/Asimelec, La Granja, JUL09)

La denominada «brecha digital» de nuestro país con respecto a Europa ya no existe en la capa poblacional de los jóvenes. Según Javier Nadal, vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Telefónica, desde un punto de vista de acceso y uso de Internet la población española entre los 15 y los 24 años está al mismo nivel que países como Suecia o Noruega (los más avanzados en el uso de las nuevas tecnologías), así como el número de usuarios de redes sociales.

La charla empezó con el visionado del espectacular vídeo «Did you know? 3.0», donde se recoge con datos impactantes cómo estamos inmersos en un mundo en cambio exponencial.

Éste se podría reflejar gráficamente con el cuento del príncipe persa que jugaba al ajedrez y aceptó doblar un grano de arroz por escaque y perdió su reino (en clara alegoría de la ley de Moore), para acabar diciendo que las tecnologías están en un proceso acelerado y que todas acaban alterando la vida de las personas.

Así, igual que la imprenta cambió el modo de reflexionar (al tener en la propia mano lo que antes te tenían que contar), lo mismo han ido haciendo el telégrafo, el teléfono y ahora la videoconferencia por IP. Socialmente, han reconformado la forma de relacionarnos. O la prensa, la radio, la televisión y ahora Internet en lo referente a la manera de informarnos o de crearnos una ideología.

Otro cambio especialmente significativo es que ahora el usuario ha tomado el control, y no sólo busca y elige lo que quiere leer, ver u oír, sino que también es capaz de producir y compartir sus propios contenidos.

Hoy hay dos tecnologías fundamentales coincidentes en el tiempo: Internet y los teléfonos móviles. Pero mientras que el desarrollo de los móviles ha sido más convencional desde el punto de vista empresarial (desde el diseño y fabricación hasta la puesta em venta como servicio…) y organizativo (GSM…), Internet ha reflejado más su desarrollo discrecional bajo una acracia comunitaria que va más allá de las meras tecnologías utilizadas y que implica un compromiso social.

Para Nadal, Internet ha cambiado el concepto de tiempo y el espacio, ha creado espacios en los que se mezcla lo real y lo virtual; ha creado una economía del altruismo y la colaboración frente a una economía tradicional del egoísmo, y convierte al usuario como verdadero dueño de la Red.

Así, los cambios que está propiciando Internet abarcan varias dimensiones enfrentadas:

-tiempo/espacio (información al instante y desde cualquier parte, mientras que siempre hay alguien con un teléfono con cámara a mano en cualquier rincón);

-realidad/virtualidad (de una claustrofobia planetaria donde parecía que ya no quedaba ningún lugar por explorar a una Internet donde se abren nuevos mundos paralelos);

-egoísmo/altruismo (parecía que la suma de egoísmos individuales produce el bien común, pero ahora lo que se lleva es la colaboración y cooperación en comunidades open-source bajo licencias creative-commons);

-individualismo/socialismo (Internet es una poderosa herramienta que empodera al usuario final, pero a la par es capaz de desarrollar una inteligencia colectiva donde el producto de la suma de los individuos en su conjunto es mayor que la de sus elementos uno a uno y que conforma el crowd-computing, reflejo de la teoría de “la mano invisible” del siglo XVIII, y la long-tail, que rompe con la proporción del 20/80 de Paretto)…

Otra idea subyacente hace referencia sintomáticamente a que ahora es el consumidor el que se incorpora directamente al proceso de producción (ejemplos de Ikea para montar los muebles, Procter&Gamble como betatesters, The Guardian para pedir información a los lectores…).

Mientras que lo cambios en la telefonía móvil hacen referencia a la universalización de una herramienta que ha permitido la democratización de la tecnología gracias a características como el sistema de prepago o el envío de mensajes de texto a bajo costo, que han beneficiado a las clases menos pudientes de todo el mundo incluidos jóvenes y ancianos, que han visto ampliarse sus capacidades de autonomía y seguridad.

Nadal siguió repasando las consecuencias y los cambios revolucionarios que han supuesto las tecnologías de la telefonía móvil e Internet para la sociedad, y auguró que la revolución pendiente es la de sumar ambas tecnologías bajo las premisas de la banda ancha, la ubicuidad y la Web 2.0.

El difícil modelo de negocio de la prensa en la Red

Por último, Nadal mencionó que las TIC constituyen un sector económico primordial en las sociedades modernas, responsables del 8% del PIB, el 20% del gasto en I+D, con el 25% de capitalización, dando empleo al 6% de la población activa… Pero estos beneficios se ven también comprometidos por una serie de nuevas amenazas.

Pues referente a la información, supone una nueva forma de hacer prensa e informarse, poniendo en peligro a los medios de comunicación tradicionales, pues aunque surjan nuevos medios que los sustituyan (especialmente bajo el fenómeno de los blogs y del periodismo ciudadano), falta por resolver la gran duda de su credibilidad, su fiabilidad y su calidad.

En educación, Nadal resaltó la importancia de conformar un criterio propio en un entorno social de fácil acceso a la información, sea esta veraz o tendenciosa. Por eso debe resintonizarse al ser humano para no quedarse fuera de la corriente y aislado, o peor aún manipulado.

En política, está claro con ejemplos como el SMS (el «Pásalo!» de las elecciones de septiembre de 2003) y el microblogging (Twitter) que están cambiando la forma de hacer política. Desde Barak Obama presidente de los EEUU hasta la organización de la oposición en China e Irán.

La brecha digital ha cambiado de sitio: los menores de 45 años en España están ya equiparados a los de otros países europeos en uso de las TIC, mientras que los países BRIC emergentes crecen más que los del G-8.

Para finalizar su exposición, Nadal mencionó el significante del ideograma chino para «crisis», que tanto vale para decir «peligro» como para decir «oportunidad». Y a Darwin en su segundo centenario de su nacimiento: no sobrevive el más fuerte, sino el que mejor se adapta.

Resumen de la ponencia de Javier Nadal Ariño (vicepresidente ejecutivo de la Fundación Telefónica)