Kroll Ontrack presume de liderazgo en soluciones para la recuperación de datos

El volumen de información almacenada digitalmente no deja de aumentar y bate récords año tras año. Actualmente, una pérdida de los datos electrónicos supone una tragedia para el funcionamiento de cualquier empresa, desde una multinacional a una pyme. Tampoco conviene olvidar los sucesos de la vida cotidiana, ¿sabía usted que una de cada diez novias amenazaría con el divorcio si su marido perdiera las fotos digitales de su boda?

Kroll Ontrack presume de liderazgo en soluciones para la recuperación de datos

3 noviembre 2008

Kroll Ontrack es uno de los referentes mundiales en el mercado para soluciones de recuperación de datos. De hecho, pueden afirmar ser los creadores de una industria que comenzó en 1985.

 

Nadie puede negar que en nuestros días esta actividad vive su gran auge. Kroll Ontrack, con una experiencia en el sector de más de dos décadas, presenta unos números que hablan por sí solos: en el 2006 presentaron una facturación que alcanzó los 226 millones de dólares (un 46% perteneciente a la Unión Europea). Ese año, la empresa llevó a cabo más de 50.000 recuperaciones de datos, en 2007 ya se superaron las 75.000 y su intención es seguir creciendo a un ritmo del 20% durante los próximos tres años.

 

Para lograr este ambicioso objetivo, Kroll Ontrack cuenta con más de 30 oficinas en todo el mundo, lo que incluye 18 laboratorios de recuperación de datos dotados de cámaras limpias y 200 técnicos especializados que desarrollan y trabajan con herramientas totalmente exclusivas. Cuentan con acuerdos con fabricantes de soportes de almacenamiento (Apple, Dell…) y es la única empresa capaz de realizar trabajos en entornos virtuales.

 

Otra manera de constatar la importante presencia de Kroll Ontrack en el segmento de la recuperación de datos es echar un vistazo a algunos casos notables. En 2003, tras el desastre del transbordador espacial Columbia, la NASA contactó con sus laboratorios para rescatar los resultados archivados durante su última misión en órbita. En 2005 las peticiones desde Nueva Orleans se multiplicaron tras el paso del huracán Katrina. En nuestro país Kroll Ontrack también ha sido protagonista: en 2004, año que coincide con la presencia física de la firma en España, fueron requeridos por el Ministerio de Interior para trabajar con los ordenadores recuperados entre las ruinas del piso de los suicidas islámicos en Leganés. Un año después, el incendio del madrileño edificio Windsor les reportó un buen número de encargos.

 

Pérdida de datos

¿Qué es la pérdida de datos? Un fallo específico e inesperado que impide el acceso y uso de datos almacenados en un medio concreto. Estudios realizados por la multinacional muestran que la mayor causa de “evaporación de archivos” se debe a un fallo del hardware (un 44%) seguido muy cerca, ¡cómo no!, por un error humano (un 32%), los fallos del software suponen un 14%, los temidos virus tan sólo causan un 7% y por último los desastres naturales (tormentas, tsunamis…) un simbólico 3%.

 

Otros resultados del estudio muestran unas conclusiones terroríficas: alrededor de dos Gbytes de información digital se pierden cada minuto o una hora de pérdida de datos suponen para una empresa un coste de miles de euros. Ante la carencia de soluciones que existía en nuestro país numerosas firmas de recuperación de datos desembarcaron en España.

 

Una de las firmas más solicitadas por los clientes de nuestro país es, por supuesto, Kroll Ontrack. La multinacional se enorgullece de su capacidad de recuperación de datos en menos de un día y presume que ningún competidor puede igualar su tasa de éxito. Dejando estas afirmaciones a un lado, es indudable que Kroll Ontrack puede recuperar la información digital desde cualquier sistema (todas las versiones de Microsoft, MS Exchange, SQL, UNIX y LINUX, Apple Macintosh…) y soportes (PCs y portátiles, Workstations, NAS/SAN y un largo etcétera).

 

Los servicios de recuperación que ofrece Kroll Ontrack varían según las necesidades del clientes: si el hardware funciona correctamente, la recuperación se efectua a través de una conexión a Internet segura. Si los soportes físicos se encuentran dañados la recuperación de datos se efectúa desde las Cámaras Limpias que la compañía posee. Y por último, si la recuperación es muy urgente Kroll Ontrack realiza una recuperación in situ, desplazando sus técnicos a la empresa que solicita el servicio.

 

También es importante añadir que Kroll Ontrack no se limita al campo de la recuperación, sus servicios se extienden hasta la duplicación o auditoría de back ups, conversión o restauración de datos y la destrucción definitiva de datos o dispositivos.

 

Cámara Limpia

La Cámara Limpia es un entorno ultra-limpio en que las partículas en suspensión en el aire están limitadas en cuanto a su tamaño y cantidad. La ausencia de impurezas permite que los técnicos trabajen sin provocar daños mayores en los componentes de dispositivos sensibles al polvo y a otros elementos contaminantes (por ejemplo, un disco duro).

 

En el proceso de recuperación de datos, y cuando se trata de un fallo físico, la Cámara Limpia permite una reparación parcial para conseguir que el dispositivo de almacenamiento sea operativo. Ello puede incluir cualquier operación, desde una limpieza física de los platillos de discos de forma que puedan girar correctamente a intercambiar elementos electrónicos para iniciar el dispositivo. Los datos en bruto que se extraen a continuación se someten a un análisis y a la reparación de las estructuras antes de ser recuperados.

 

Con el objetivo de aumentar la cobertura de la firma en nuestro país, sin encarecer los costes, Kroll Ontrack desarrolló en sus oficinas de la población madrileña de Alcobendas un laboratorio con Cámara Limpia. Este entorno cuenta con la certificación ISO 5 (clase 100) que significa que las partículas mayores de 0,1 micras (0,0001 milímetros) están estrictamente limitadas en cuanto a su cantidad por metro cúbico de aire. Este grado de pureza se consigue al generar un flujo laminar de aire limpiado por un filtro quirúrgico que expulsa materia extraña de la zona de trabajo.

 

Hábitos peligrosos y ranking surrealista

Otro de los estudios realizados por Kroll Ontrack demostraron que el origen de la mayoría de los accidentes se debe a:

 

* No guardar el trabajo antes de cerrar las aplicaciones

* Apagar el ordenador sin dejarle apagarse completamente (suele ocurrir con las prisas de los viernes a última hora)

* Fallos en el arranque de los sistemas después del fin de semana

* Poco cuidado con e-mails inesperados (dando a los virus una valiosa oportunidad de entrar en el sistema)

 

Cada año la firma publica su ránking anual de los peores desastres, en 2008 las catástrofes que figuran en los primeros puestos son:

 

1. Portátil al horno: Antes de partir de vacaciones, un señor decidió guardar su ordenador portátil en el horno de su cocina para que, en caso de que entrasen a robar en la casa, no dieran con él los ladrones. Desgraciadamente su mujer volvió a casa antes que él y decidió preparar pollo asado. El horno no solo asó el pollo, también chamuscó la unidad de disco.

 

2. Objetos robados: En un robo a una casa familiar sustrajeron un bolso de mano, el coche familiar y un ordenador portátil. Encontraron el coche al día siguiente cerca del río. Días después, un buen samaritano se presentó en la casa que había sido objeto del robo con una bolsa empapada que llevaba en su interior el ordenador sustraído. Sus hijos lo habían encontrado en la playa. ¿Cómo fue capaz el buen samaritano de encontrar al propietario del ordenador? El ladrón había metido el bolso de mano en la bolsa del ordenador antes de tirarlo al río.

 

3. De pesca: Mientras disfrutaba de sus vacaciones una abogada pensó que podría ir de pesca con su padre y a la vez adelantar algo de trabajo. Un amigo de su padre, molesto porque ella había subido a bordo con su ordenador portátil reaccionó tirando al agua el bolso que contenía tanto el ordenador como las copias de seguridad. La abogada saltó completamente vestida al rescate de su ordenador, pero resultó ser demasiado Por suerte, los ingenieros de Ontrack Data Recovery fueron capaces de restaurar toda la valiosa información fiscal y profesional que la abogada guardaba.

 

4. Todo perdido: Cuando el huracán Katrina azotó en 2005 la costa estadounidense, una pareja de recién casados pensó que ya nunca recuperarían las fotos de su compromiso ni su boda. Sus temores se vieron confirmados cuando un proveedor local de servicios de recuperación de datos les comunicó que la unidad de memoria estaba “en extremo dañada y que la recuperación de las fotos era imposible.” Dos años y medio después, la pareja rescató la unidad anegada de su sótano para que Ontrack intentara restaurar los datos perdidos. Gracias a Ontrack recuperaron todas las fotos de su compromiso y de su boda.

 

5. ¡Datos al agua!: Un inolvidable viaje en barco alrededor del mundo se malogró cuando, el último día de viaje, la embarcación volcó y el ordenador portátil que llevaba la tripulante cayó al agua. Por suerte, Kroll Ontrack fue capaz de recuperar toda la información que documentaba la mayor aventura de su vida.

 

Por último, un importante consejo, sólo existe una oportunidad de recuperación, esto quiere decir que aquellos que intenten recuperar la información digital por su cuenta pueden volver sus datos irrecuperables. Así que una vez más recurrimos al tópico: no lo intente usted, póngase en manos de especialistas.