LG L226WA

Fiel a su tradición en este segmento, nos llega una espléndida propuesta. Estamos frente a un modelo que brilla en todos los apartados y que poco o nada tiene en contra. Nos llama la atención su reducido tiempo de respuesta, de dos milisegundos

8 mayo 2007

Fiel a su tradición en este segmento, nos llega una espléndida propuesta. Estamos frente a un modelo que brilla en todos los apartados y que poco o nada tiene en contra. Nos llama la atención su reducido tiempo de respuesta, de dos milisegundos, que es una garantía para disfrutar de los juegos de última generación, así como de secuencias de vídeo de gran movimiento.

Por otro lado, nos encontramos ante una relación de contraste de 3.000:1, exagerada por motivos de marketing, ya que este parámetro solo se conseguirá en modo dinámico y no sirve para cualquier tarea. No obstante, los resultados obtenidos con relación al color y a los niveles de grises han sido excepcionales. La conectividad también es otro de sus fuertes con la inclusión del HDMI y del vídeo por componentes.

No podemos dejar de lado el diseño. El negro brillante tanto del pie como de la parte trasera se combina a la perfección con el plateado del frontal y las formas minimalistas, pero elegantes. Todo ello, unido al bajo consumo, la hacen indicada para cualquier tarea.

Características
LCD 22”. 1.680 x 1.050 píxel. Brillo: 300 cd/m2. Contraste: 3.000:1. D-Sub 15, DVI, HDMI y vídeo por componentes

Lo mejor
Calidad de imagen impresionante
Lo peor
El contraste se disfrutará en ocasiones