Las empresas tecnológicas contra Trump

Las grandes empresas han apoyado la libre circulación de personas

David Cerdán

documents

6 febrero 2017

Un total de 97 empresas del sector de la tecnología entre otros han presentado un escrito para dar soporte a la reciente decisión judicial americana de detener la orden antiinmigración de Donald Trump.

Medidas legales

La mayoría de empresas tecnológicas americanas de importancia, entre las que podemos destacar a Google, Facebook, Intel, Netflix, Apple, Microsoft y Twitter han acudido conjuntamente a la corte de apelación americana para presentar un escrito de soporte a la reciente decisión de las autoridades judiciales de suspender la polémica directiva de Trump contra la inmigración.

La acción judicial que estas empresas han respaldado ha permitido detener la orden presidencial que impide la entrada a Estados Unidos a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. Esta orden decretada por Donald Trump el 27 de enero, y ahora suspendida temporalmente, iba a impedir la entrada al país de cualquier persona inmigrante o no proviniente de Iran, Irak, Libia, Somalia, Sudan, Siria o Yemen.

El escrito, presentado este pasado domingo, declara que los “inmigrantes forman parte de nuestros emprendedores, políticos, artistas y filántropos”, en una clara referencia a las miles de personas extranjeras que han hecho de Estados Unidos el país que es actualmente.

Empleados brillantes

Es conocido por todo el mundo que las empresas americanas, y no sólo las tecnológicas, son líderes de sus sectores en parte gracias a la búsqueda de empleados de alta calificación de todo el mundo. Hay que recordar por ejemplo que el padre de Steve Jobs, fundador de Apple, era de origen sirio y que el actual CEO de Google, Sundar Pichai, nació en la India.

Grandes empresas tecnológicas como Apple y Amazon mostraron inicialmente su intención de protestar a través de cartas enviadas a sus propios empleados, preocupados por la posibilidad de no poder ver a sus familiares de origen extranjero. Pero tras la negativa del presidente americano de dar marcha atrás en su decisión han decidido dar un paso adelante por la vía legal.

Tendremos que esperar para ver si la amenaza de pérdida de competitividad del sector tecnológico americano es suficiente para hacer cambiar de idea al recién nombrado dirigente de Estados Unidos.

Temas Relacionados