Vía libre para VIA

El procesador es el componente esencial de cualquier ordenador y sus características definen también las de los equipos que lo integran. No sólo el rendimiento, sino también el consumo y la disipación del chip, que en última instancia son los parámetros que establecen las fronteras entre lo posible y lo imposible en la fabricación de ordenadores portátiles y ultraportátiles

Vía libre para VIA

17 septiembre 2008

Así, pensar en utilizar un Intel Core 2 Quad para construir un portátil es poco menos que una utopía. Con una especificación térmica en torno a los 100 W, la termodinámica impone sus reglas de forma tajante. Incluso procesadores con especificaciones térmicas en torno a los 35 W se calientan de forma notable en portátiles de 12" o menos, lo cual permite hacerse una idea sobre los límites que impone esta especificación térmica o TDP (Thermal Design Power).

 

El problema radica en la relación directa que existe entre el rendimiento de una CPU y el consumo de potencia, de modo que, a mayor rendimiento, más vatios se necesitan y más calor se disipa.

 

Una ecuación con muchas variables que considerar

De momento, ya se han introducido dos: rendimiento y potencia. De todos modos, si fuese por ellas solas, el nombre de VIA seguiría estando ligado a productos y soluciones IT especializadas en el bajo consumo y eficiencia energética, pero sin llegar hasta consumidor final.

 

Así pues, a esta ecuación hay que añadir el factor determinante del proyecto OLPC (One Laptop Per Child), su derivado comercial EeePC de Asus, junto con la introducción de los UMPC (Ultra Mobile PC).

 

Todos ellos son equipos ultraportátiles pero asequibles, con precios muy por debajo de los 2.000 euros que puede costar un Sony Vaio de la serie TZ, por ejemplo. De este modo, a partir del ruido generado por los supuestos 100 dólares del OLPC, pasando por los 299 euros del EeePC o los 500 euros que de media cuestan los UMPC, muchos usuarios y profesionales han empezado a interesarse por estas nuevas gamas orientadas a la movilidad y a la facilidad de uso junto con una alta disponibilidad entendida como su idoneidad para llevarlos (casi) siempre encima.

 

La elección de los componentes que integran estos equipos de bajo coste y la alta movilidad es delicada, aunque, si se empiezan a descartar aquellos que directamente no encajan en este modelo, los candidatos son esencialmente dos: VIA con el modelo C7 y los procesadores Celeron M de Intel.

 

Los procesadores Core 2 Duo de bajo voltaje son particularmente caros y AMD, de momento, no tiene CPU alguna con un TDP por debajo de los 10 W. Si hubiese que comparar ambos contendientes, VIA consigue un TDP menor que Intel Celeron y, por tanto, no es de extrañar que sea la opción preferida para equipar la mayoría de los equipos UMPC y algunos de los Netbooks que casi con frecuencia semanal anuncian fabricantes como HP, Asus, Acer, Dell o Airis.

 

El triunfo de la perseverancia

Fuese premeditado o no, lo cierto es que VIA se ha mantenido fiel a su filosofía, desarrollando no sólo procesadores, sino también chipsets, procesadores de sonido o tarjetas gráficas. Eso sí, siempre con la vista puesta en mejorar los productos. No hay que olvidar que VIA C7-M es un procesador muy veterano, con tecnología de 90 nm y que Intel prácticamente ha completado la transición a 45 nm.

 

Tampoco era demasiado complicado deducir que Intel haría un gran esfuerzo en aras de conquistar el segmento de la ultramovilidad tras la venta de la división de procesadores móviles ARM. Así pues, VIA ha acelerado el ritmo de las presentaciones durante los últimos meses.

 

Primero con un chipset mejorado (VX800), con énfasis especial en la aceleración multimedia y el ahorro de consumo y que supone la puesta en escena de todas las tecnologías que VIA ha ido mejorando o adquiriendo durante los últimos años. El audio, el vídeo o la conexión de red son propios y, además, ha incluido la aceleración de vídeo para los códec más usados. La arquitectura Isaiah dejó de ser un nombre en clave para dar paso al procesador sucesor de VIA-C7, el VIA Nano. Es compatible pin por pin con VIA C-7, con un TDP similar, pero con un rendimiento entre dos y cuatro veces mayor.

 

También ha anunciado el VIA OpenBook, una plataforma abierta para equipos del tipo Netbook construida alrededor del chipset VX800 y el procesador VIA C7-M primero y Nano después. El resultado es la aceptación de sus propuestas por parte de compañías como HP y su Netbook HP2133 o Airis con el Kira. También se ha dado el pistoletazo de salida a la plataforma de referencia para equipos de sobremesa «mini» o para aplicaciones verticales: VIA Mini-ITX 2.0. Es similar a OpenBook, pero con una disipación menos elevada.

 

La dura y necesaria competencia existente

A pesar de esta tenacidad y perseverancia, los anuncios de VIA llegan en el momento adecuado. De no producirse, se vería relegada a un segundo plano en un mercado potencial de cientos de miles de usuarios deseosos de conseguir un ordenador realmente personal por una cantidad módica.

 

Intel ha desvelado el segundo capítulo de Atom, con los procesadores específicos para Netbooks y Nettops N230 y N270, mientras que incluso NVIDIA ha movido ficha con su propuesta integrada Tegra. El denominador común de todas estas propuestas es su reducido consumo con un precio económico y un rendimiento «suficiente».

 

Como siempre, la propuesta «ideal» sería un refrito de todas ellas. Atom es un procesador excelente, por ejemplo. Pero los modelos N270 y N230 usan un chipset Intel i945 un tanto obsoleto y que carece de «habilidades» multimedia. VIA sí ha cuidado este aspecto en el VX800 o incluso NVIDIA en Tegra ha desplegado todo su repertorio de tecnología PureVideo. Por su parte, AMD no ofrecerá en los próximos meses una propuesta apta para equipos Nettop, pero está preparando Fusion y la plataforma Shrike basada en la siguiente generación de procesadores Phenom adaptada a los portátiles.

 

Es llamativa la colaboración que existe entre VIA y NVIDIA. A pesar de que la última está trabajando en su solución Tegra, también proporciona a VIA la tecnología necesaria para que sus gráficos sean competitivos. En cierto modo, NVIDIA no se casa con nadie, pero visto desde fuera, una colaboración estrecha favorecería a las dos en el plano tecnológico. El procesador ARM que integra NVIDIA en Tegra no es demasiado solvente y, además, no está clara su compatibilidad con aplicaciones x86. De igual modo, VIA no es demasiado buena en lo que a gráficos respecta.

 

De cualquier forma, de momento, es Intel quien lleva ventaja. Atom ya se está comercializando, mientras que Nano de VIA aún sigue sin estar disponible. Tegra, por su parte, tampoco es una realidad tangible de forma comercial, y, aunque ahora Intel lleva las de perder (sobre el papel) en lo que a rendimiento multimedia se refiere, no es descabellado pensar que poco después del lanzamiento de Montevina se anuncie un chipset específico para Atom N230 y N270 o, incluso, para un nuevo Atom N330 con doble core.

 

El peculiar modelo de negocio de VIA

A pesar de su abultado catálogo de soluciones y productos, VIA no dispone de plantas de fabricación (FAB) propias como en el caso de Intel o AMD. Lo que sí hace es subcontratarla a compañías como IBM o Fujitsu, que sí disponen de instalaciones adecuadas para el tratamiento del silicio.

 

Por un lado, supone una menor inversión y un margen de libertad para contratar los servicios del «mejor postor» a nivel económico o tecnológico, pero también implica reducir el margen de maniobra o la adopción de nuevas tecnologías de fabricación. De hecho, VIA C7 emplea la tecnología de 90 nm, mientras que Nano usa la de 65 nm, por detrás de Intel con los 45 nm de Atom (y prácticamente todos sus productos con la excepción de los chipsets). En cualquier caso, es un modelo que funciona. A la vista está.

 

Sea como fuere, otras compañías como NVIDIA o AMD (para las tarjetas gráficas) tampoco disponen de factorías propias y su futuro no parece «pintar nada mal».

 

Lo que vendrá

VIA, en el momento presente, ha visto recompensada su tenacidad y perseverancia como especialista en procesadores y soluciones con un consumo reducido y un rendimiento correcto. Pero el éxito del EeePC y sus seguidores en forma de Netbooks, como MSI Wind, HP 2133, Airis Kira y muchos otros, ha hecho que «los grandes» se fijen en este nicho de mercado en expansión. NVIDIA con Tegra, Intel con Atom o AMD con Fusion (sin olvidar la posibilidad de ver ordenadores con procesadores Core 2 Solo a precios interesantes) son nombres que empiezan a ser conocidos en el mundo de los Netbooks, compitiendo directamente con VIA y Nano.

 

Y no sólo Netbooks. Estos procesadores también tienen aplicaciones en los ordenadores Nettops (desktops de bajo coste, el equivalente de sobremesa de los Netbooks). Al final, la competencia es beneficiosa para el consumidor, que ve cómo se amplía el abanico de posibilidades donde elegir, con precios realmente agresivos.

 

Lanzamientos de VIA

Una muestra de la frenética actividad de esta compañía en el campo de las tecnologías de bajo consumo es la cantidad de anuncios que ha generado en los últimos meses y que detallamos a continuación.

 

Junto a ello, destacamos las buenas relaciones entre VIA y NVIDIA, que han dado fruto, de momento, a que VIA abra las puertas al uso de tecnología gráfica DirectX 10 en su plataforma Mini-ITX 2.0 equipada con PCI-Express. De todos modos, no sería de extrañar que NVIDIA estudiase la compatibilidad de algunos de sus chipsets con procesadores VIA.

 

* 1 de abril: VIA VX800

El nuevo chipset «todo terreno» de VIA, compatible con los procesadores VIA C7, C7-M y Eden, así como con Nano. Integra en una unidad tanto el audio como los controladores I/O o los gráficos.

 

* 27 de mayo: VIA OpenBook

Un portátil tipo mininote a modo de referencia para el resto de los fabricantes que se decidan a implementar la tecnología de VIA en sus portátiles ultraligeros económicos.

 

* 29 de mayo: VIA Nano

La evolución de VIA C7, con tecnología de 65 nm y una arquitectura avanzada Out of Order frente a la elección de Intel para Atom, que usa una arquitectura In order, la elección preferida para reducir el consumo.

 

* 3 de junio: El concepto de Plataforma Doméstica de Automatización y Multimedia de VIA

VIA también se introduce en el mundo de la domótica haciendo valer las virtudes de su tecnología para la integración en el hogar a modo de «cerebro» para llevar el control de la casa en aspectos como la seguridad o la automatización.

 

* 5 de junio: VIA Mini-ITX 2.0

Plataforma de referencia para equipos «mini» de sobremesa. Incluye todo lo necesario para construir sistemas con una elevada eficiencia energética, con un tamaño reducido y optimizando el uso de los recursos disponibles.