D-Link ShareCenter Pulse, ideal para entornos domésticos

Analizamos un NAS enfocado a entornos residenciales o de pequeña oficina que busquen un sistema de almacenamiento fácil de configurar y sobre todo muy compacto

Enrique Sánchez rojo

21 septiembre 2012

Especializado en toda clase de equipos en red, D-Link cuenta con una amplia gama de sistemas NAS y SAN para empresas y particulares. En esta ocasión, analizamos un NAS que, por tamaño y prestaciones, está más enfocado a entornos residenciales o de pequeña oficina que busquen un sistema de almacenamiento en red, fácil de configurar, de coste razonable y sobre todo muy compacto.

De hecho, éste es probablemente el detalle que más nos ha llamado la atención. Eso sí, se entrega sin unidades de disco, razón de su ajustado precio y que puede ser una ventaja si tenemos en cuenta que tendremos libertad para instalar las unidades que más nos convengan por presupuesto o capacidad. En la parte trasera encontramos, además del desbloqueo de la tapa de acceso a las unidades, el ventilador interno y la boca Gigabit Ethernet.

D-Link ShareCenter Pulse

Abriendo la carcasa por la parte superior se instalan los discos duros de 3,5” SATA, que quedan sujetos en posición vertical. Esta es una diferencia importante frente a otras soluciones, pues se ha optimizado mejor el espacio. Externamente este modelo ShareCenter Pulse quizá decepcione un poco, pues los materiales de la carcasa externa son totalmente plásticos y con un acabado intermedio. Sin embargo, el chasis interno es metálico, dejando una buena separación entre las dos unidades de disco. Esto, unido al ventilador instalado en su parte trasera, hace que la refrigeración esté mejor resuelta que en anteriores modelos del mismo fabricante, lo que es un punto a tener en cuenta de cara a su fiabilidad.

Metidos en pruebas de rendimiento, las cifras obtenidas son superiores a las de modelos de D-Link ya analizados (como el DNS-323) y, en cualquier caso, más que aceptables para los entornos a los que va dirigido. Además, ofrece prácticamente todo lo que podamos pedirle a un NAS de su categoría: interfaz Gigabit, RAID 0/1, DHCP, DNS dinámico, puerto USB para conexión discos externos o impresoras, acceso vía web de los archivos, cliente BitTorrent, servidor FTP/iTunes/uPnP o diferentes opciones para hacer backups. Todo ello gestionado desde una interfaz web que resulta realmente sencilla de manejar.

Comparativa de discos NAS: organiza y distribuye tu información

Apertura NAS almacenamiento en red

En este artículo hemos analizado las propuestas de ocho de los fabricantes de discos en red más reconocidos.