Linksys Media Hub NMH405

Este sistema NAS de Linksys nos ha sorprendido por aportar un nuevo enfoque a los clásicos sistemas de almacenamiento en red, dando un gran paso para acercar esta tecnología al usuario residencial que busca las mínimas complicaciones

Javier Renovell

9 marzo 2010

Si esperamos un NAS clásico que permita manejar carpetas compartidas, usuarios, cuotas, etc., el Media Hub nos decepcionará. Pero si buscamos la máxima sencillez de instalación y un dispositivo donde centralizar todos los datos digitales (música, fotos y vídeo) y backups del hogar, es el producto ideal.

Un diseño atractivo
Nada más encender el Media Hub llama la atención su pantalla LCD color de 1,8”, en contraste con la carcasa en elegante color negro. Desde ella y con los botones inferiores, podemos apagar el NAS, consultar su estado (dirección IP, espacio libre, etc.), iniciar la copia de seguridad de los equipos o unidades extraíbles conectadas.

En el frontal encontramos un lector de tarjetas SD/MS/xD/CF junto a un puerto USB que se suma a otro trasero. Gracias a ello podemos insertar la tarjeta de la cámara, memorias USB o discos externos y volcar todo su contenido al NAS sin necesidad de PC.

Pero lo más espectacular es la interfaz Web integrada, que permite consultar y reproducir todos los contenidos digitales que almacena desde un simple navegador. Para cargar los ficheros en el NAS podemos utilizar esta misma interfaz, aunque su uso es tedioso y con algunas limitaciones (el fichero a cargar ha de ser menor de 1 Gbyte). Por ello, resulta mucho más cómodo mapear una unidad hacia la carpeta compartida Media que aparecerá en el entorno de red.

También podemos emplear el software incluido para Windows: el Linksys Media Importer, que chequea nuestro PC y copia automáticamente cada nuevo archivo de música/audio/vídeo que grabemos en él, y el NTI Shadow, que ofrece un sistema de copia de seguridad automático y desatendido de los PCs del hogar.

Durante nuestras pruebas nos gustó mucho la facilidad para acceder por la parte superior a las bahías para discos 3,5” e interfaz Serial ATA. Así, podemos complementar muy fácilmente el de 500 Gbytes montado de serie, pudiendo optar por utilizar RAID 1 (duplicar la información para máxima seguridad) o RAID 0 (sumar unidades para ampliar la capacidad).

Las prestaciones, eso sí, no son nada sorprendentes a pesar de emplear un puerto Ethernet Gigabit, aunque sí aceptables para el entorno residencial al que se dirige. A este respecto, es una buena idea por parte de Linksys haber renunciado al WiFi, que ralentizaría aún más las transferencias, y probablemente causaría quebraderos de cabeza al usuario no experto.

Al final, aunque no nos parece el NAS doméstico definitivo, si es una buena alternativa por parte de Linksys (marca vinculada a Cisco), que ha trabajado duro para facilitar al máximo la instalación de estos dispositivos, así como el acceso a sus contenidos desde cualquier dispositivo compatible con DLNA o uPnP como consolas u otros PCs.

Temas Relacionados
Loading...
'); doc.close(); });