Linksys WVC200

Esta cámara IP está a caballo entre ser un dispositivo para las funciones web y ser un equipo que cumple labores de vigilancia. Es inlámbrica, soporta los protocolos TCP/IP, HTTP y FTP y transmite 30 imágenes por segundo

29 junio 2007

El modelo de este fabricante es un híbrido entre webcam y cámara de vigilancia al no estar tan encaminado hacia el sector profesional como otros dispositivos analizados, y su precio es bastante asequible si nos fijamos en las características que ofrece.

¿Su mejor cualidad? Que sea inalámbrica. Ofrece transmisión de imágenes MPEG-4, MJPEG y capturas JPEG a una calidad de 640 x 480 píxeles, además de transmitir a 30 imágenes por segundo, por lo que no tiene nada que envidiar a otros modelos más completos. Ofrece la posibilidad de manejar a distancia controles como el zoom, el foco o la disposición.

Soporta los protocolos de conexión TCP/IP, HTTP y FTP, entre otros, y tiene un puerto Ethernet y entradas de antena y de audio. También ofrece buena calidad por la noche con muy bajas condiciones de luz. Su sistema de detección se activa si divisa movimiento e, inmediatamente, envía un e-mail al usuario con el vídeo capturado.

Su pequeño tamaño y movilidad le hacen ideal para los que quieran emplearla como webcam personal y, además, darle utilidad como sistema de alerta.