Llega la hora de los partidos monotema

¿Para qué hacer un programa de cientos de puntos, si después sólo sacan cinco o seis iniciativas con suerte durante una legislativa? Mucho mejor resulta tener una única petición, como es el caso del Partido Pirata, ¡y a por todas!

Llega la hora de los partidos monotema

8 junio 2009

OIGAN, DISCREPO

A pesar de que hayan votado menos de la mitad de europeos para la configuración del parlamento para los próximos cinco años, la oferta de partidos «peregrinos» no disminuye, y mientras algunos emergentes se consolidan en sus respectivos países, otros anuncian el fin de los más tradicionales por su perdida de liderazgo, sin menospreciar a los arribistas que pueden volver a dar más de un revolcón como en el pasado periodo de entreguerras.

En esta oferta, ya no vale ser de izquierdas o de derechas, ser más nacionalistas que los internacionalistas, ni más verde que humanista. Basta ir contra una ley injusta, sea la persecución del consumo de marihuana o las descargas de contenidos por Internet. Y es así como en Suecia el Partido Pirata ha logrado el mínimo exigido para lograr un escaño. Sí, corremos hacia el individualismo, a la par que se extienden las redes de contacto virtuales. Y los que sepan manejar ese contrapunto, tendrán el futuro. Le ha pasado a Obama, pero para estar en su conjunción hay que tener otra mirada del mundo menos «pajinista».

Tocando la fibra sensible de los votantes que quieren más contenidos libres en Internet y sentirse menos perseguidos por ello, el Partido Pirata sueco capturó el 7,1% de los votos válidos que quieren liberalizar las leyes de derecho de autor, abolir el sistema de patentes y reducir la vigilancia en la Web. «¡Esto es fantástico!», dijo a Reuters Christian Engstrom, el principal candidato del partido. «Esto muestra que hay mucha gente que cree que la integridad personal es relevante y que importa que abordemos de manera correcta la Internet y la nueva sociedad de la información».

Todo un «aviso a navegantes» de lo que viene. «Tenemos mucha fuerzas entre aquellos con menos de 30 años. Ellos son los que entienden mejor el nuevo mundo. Y ellos ahora han indicado que no les gusta como los grandes partidos atienden estos asuntos», declaró Engstrom. Sin duda, la condena de cuatro activistas de la web The Pitate Bay (que no tiene nada que ver directamente con este partido) ha podido influir.

El Partido Pirata goza ya de presencia en numerosos países incluido España en los que se está trabajando por organizarse como formación política, bajo el ideario del acceso universal a la cultura y la defensa del libre intercambio de los bienes culturales sin perjuicio de los autores, y en general del sentido común.

Otra cosa es que necesaria y obligatoriamente se tengan que adscribir a determinada asociación para promover su obra por mucho que la cedan libremente, o que haya que efectuar un prepago de cánones en beneficio de cierto estamento por si acaso se delinque.

Loading...
'); doc.close(); });