Llega VIA Nano

El esperado microprocesador de VIA Technologies desembarca con un ambicioso objetivo, que no es otro que el de lograr hacerse un hueco en el cada vez más importante mercado de dispositivos móviles y netbooks

Llega VIA Nano

16 diciembre 2008

Aunque hace ya meses que comenzamos a hablar de Isaiah, el nombre en clave del procesador VIA Nano, no ha sido hasta octubre cuando hemos podido probarlo en nuestro Laboratorio. Para la ocasión, VIA nos ha facilitado una plataforma de pruebas en forma de placa Mini-ITX, dentro de la gama EPIA-SN. Una placa que hoy por hoy no encontramos en el mercado, pero que probablemente llegará en breve.

Tecnología y orientación

El VIA Nano, diseñado por Centaur Technology, está basado en el ya conocido VIA C7-M, aunque con una nueva arquitectura compatible con el juego de instrucciones de AMD para 64 bits. Cuenta con un nuevo bus a 800 MHz, soporte para instrucciones SSE, caché L1 de 64 Kbytes y L2 de 1 Mbyte.

La tecnología de fabricación es de 65 nm, y cuenta con un TDP (Thermal Design Power) que oscila entre los 5 y 25 vatios, según la carga de trabajo. Integra tecnologías de virtualización y mantiene las extensiones de encriptación del anterior C7-M. En principio, se ofrecerá en velocidades que oscilan entre 1 y 1,8 GHz. Además, el empaquetado NanoBGA2 es compatible pin a pin con el del VIA C7-M.

VIA Nano es un «micro» para netbooks y equipos específicos que buscan, por encima de las prestaciones, dimensiones mínimas, máxima integración, muy bajo consumo y, por supuesto, la mínima disipación de calor. Son por ello ideales para equipos industriales, mini ordenadores, sistemas embebidos, car-PCs y otra clase de sistemas que se alejan del concepto clásico de ordenador.

Primeras impresiones

Hemos montado un sistema con la plataforma EPIA, dotada de un VIA Nano a 1,8 GHz, northbridge VIA CN896 con gráficos VIA Chrome9 integrados, 1 Gbyte de RAM y disco SATA de 1 Tbyte. Sobre esta plataforma, hemos instalado Windows XP y Windows Vista. Sobre el primero hemos ejecutado 3DMark06 y PCMark05, mientras que sobre el segundo hemos pasado PCMark Vantage.

Los resultados, comparados con los de cualquier PC o portátil convencional, son muy inferiores; sin embargo, se mantienen en la línea y en ocasiones son incluso superiores a los de los últimos Intel Atom que hemos podido probar. Además, durante las pruebas, el disipador de la CPU permaneció prácticamente frío, mientras que el del chipset, con disipación pasiva, apenas rozaba los 38º C. Aun así, los Intel Atom consumen algo menos y cuentan con una tecnología de fabricación más optimizada (45 nm).

No obstante, a diferencia de lo que ocurría con el VIA C7-M, con el que arrancar Windows Vista con Aero era una prueba de paciencia, ahora todo es más fluido y rápido. Eso sí, nuestras pruebas intentando reproducir un vídeo de 2 minutos en HDTV fueron un desastre: cortes, saltos e imposibilidad para descomprimirlo en tiempo real.

Veremos qué acogida tiene esta nueva CPU entre los fabricantes de netbooks, uno de los mercados en los que tiene su mejor filón. Por el momento, se rumorea que HP está comprando grandes cantidades del nuevo Nano para mejorar su criticado Mini-Note 2133, actualmente equipado con el VIA C7-M, y que tantas quejas de rendimiento ha recibido.