Llega OLED a las pantallas

Más ligeras, luminosas, flexibles, con un contraste y un colorido excepcionales, las pantallas OLED revolucionarán el mercado de los dispositivos de visualización. Hasta la fecha sólo unas pocas firmas han sido capaces de poner a punto soluciones de gran formato, pero ésta es sólo la punta del iceberg

Llega OLED a las pantallas

21 febrero 2008

Aunque su llegada al mercado está siendo más tardía de lo que las compañías involucradas en su desarrollo habían apuntado en un principio como consecuencia de su complejo y, sobre todo, caro proceso de fabricación, las pantallas OLED (Organic Light Emitting Diodes) de amplio formato preparan su desembarco a gran escala. Sus prestaciones son, al menos sobre el papel, claramente superiores tanto a las de los dispositivos de visualización que recurren a la tecnología LCD como a los de plasma, lo que promete avivar un área de mercado en plena expansión gracias a la implantación de los televisores compatibles con señales de alta definición (720p o 1.080p).
Tanto es así que Sony, una compañía que ha realizado un gran esfuerzo para impulsar la tecnología LCD desde que abandonó la fabricación de tubos de rayos catódicos y paneles de plasma, es en la actualidad uno de los principales impulsores de los dispositivos basados en tecnología OLED. Y es que es evidente que en un mercado tan competitivo, o te reciclas constantemente, o te quedas rezagado.
Aunque su llegada al mercado está siendo más tardía de lo que las compañías involucradas en su desarrollo habían apuntado en un principio como consecuencia de su complejo y, sobre todo, caro proceso de fabricación, las pantallas OLED (Organic Light Emitting Diodes) de amplio formato preparan su desembarco a gran escala. Sus prestaciones son, al menos sobre el papel, claramente superiores tanto a las de los dispositivos de visualización que recurren a la tecnología LCD como a los de plasma, lo que promete avivar un área de mercado en plena expansión gracias a la implantación de los televisores compatibles con señales de alta definición (720p o 1.080p).
Tanto es así que Sony, una compañía que ha realizado un gran esfuerzo para impulsar la tecnología LCD desde que abandonó la fabricación de tubos de rayos catódicos y paneles de plasma, es en la actualidad uno de los principales impulsores de los dispositivos basados en tecnología OLED. Y es que es evidente que en un mercado tan competitivo, o te reciclas constantemente, o te quedas rezagado.
Un diodo OLED es un dispositivo semiconductor en estado sólido constituido habitualmente por dos o tres capas de moléculas orgánicas (polímeros semiconductores) que tienen una propiedad muy interesante: son capaces de emitir luz cuando se les aplica una corriente eléctrica. La utilización de moléculas orgánicas en vez de semiconductores inorgánicos (que son los que se emplean en la fabricación de los diodos LED convencionales) resulta un avance muy significativo debido a que la mayor complejidad de las primeras deviene en un rendimiento muy superior. Para llevar a cabo este efecto, estos dispositivos contienen también dos electrodos, un ánodo y un cátodo, colocados justo encima y debajo de las capas de material orgánico. Esta peculiar disposición confiere a este dispositivo una estructura similar a la de un sándwich en el que las dos láminas de pan de molde serían el ánodo y el cátodo, y el relleno estaría constituido por las capas de moléculas orgánicas de plástico.
Al aplicar una corriente eléctrica, el cátodo cede electrones a la lámina de material orgánico con la que está en contacto, conocida como capa emisiva, a la par que la otra superficie de moléculas orgánicas, denominada capa conductiva, transfiere electrones al ánodo. En estas circunstancias, los huecos que han quedado en la capa conductiva como resultado de la cesión de cargas negativas al ánodo deben ser ocupados por electrones procedentes de la capa emisiva. Y es durante esta fase de intercambio de cargas eléctricas el momento en el que se produce un curioso fenómeno, conocido como electrofosforescencia: la energía que sobra una vez que los electrones han ocupado los huecos libres de las capas de material orgánico se transforma en fotones, que no son otra cosa que partículas elementales capaces de transportar todos los tipos de radiación electromagnética, entre los que se encuentra la luz visible. No obstante, aún tenemos que hablar de una última capa cuya finalidad es dar consistencia a este complejo entramado: el sustrato, en cuya fabricación suele emplearse plástico o vidrio.El grosor de un semiconductor OLED suele ser inferior a 500 nm. (varía en función de su tipo), por lo que es aproximadamente 200 veces más fino que un pelo humano.

 

En la actualidad existen seis clases diferentes de diodos emisores de luz basados en moléculas orgánicas interesantes a nivel comercial. Los de matriz pasiva se caracterizan por ser los más fáciles de fabricar, por lo que son los que se utilizan habitualmente para poner a punto pantallas para teléfonos móviles, dispositivos GPS y cámaras fotográficas. No obstante, su consumo es más elevado que el de otras clases de dispositivos OLED. Por otra parte, los de matriz activa resultan apropiados para fabricar paneles de gran tamaño debido a su bajo consumo y reducido tiempo de respuesta.
Los diodos OLED transparentes pueden ser de matriz activa o pasiva y tanto el ánodo, como el cátodo y el sustrato son transparentes. Cuando se activan, la proyección de luz se produce a través de las dos superficies del semiconductor, un comportamiento muy diferente al de los dispositivos de emisión superior, que tienen un sustrato opaco o reflectante que sólo permite la salida de la luz por una de las superficies.

En la fabricación del sustrato de los OLED flexibles suele emplearse una fina película de plástico o metal dúctil, lo que en un futuro próximo permitirá incluir ese tipo de pantallas, por ejemplo, en la ropa o en cualquier dispositivo electrónico que deba resistir impactos fortuitos. Y, por último, los diodos blancos emiten luz blanca de forma muy eficiente, por lo que pueden ser empleados en la fabricación de lámparas de alto rendimiento y bajo consumo que, probablemente, acabarán reemplazando a los fluorescentes que utilizamos para iluminar estancias en la actualidad.-Los paneles son más finos y ligeros que sus rivales de plasma y LCD

-Presumen de un nivel de brillo excepcional
-Su contraste es muy superior al ofrecido por las tecnologías rivales
-Los paneles OLED pueden ser flexibles
-La reproducción del color y el tiempo de respuesta son muy buenos
-Ofrece ángulos de visualización muy amplios (hasta 170 grados)
-Su consumo es inferior al de los paneles LCD-La fabricación de estas pantallas aún resulta cara y compleja
-La vida útil de los paneles orgánicos azules es reducida