El malware frena su crecimiento pero se vuelve más peligroso

Las amenazas están frenando los crecimientos de los últimos años, sin embargo, están volviéndose más inteligentes, tanto, que su progreso podría explicarse con la teoría evolucionista de Darwin

Malware G Data defecto

26 septiembre 2012

Las amenazas informáticas están frenando los llamativos crecimientos de los últimos años, sin embargo, están volviéndose más inteligentes, tanto, que su progreso podría explicarse con la teoría evolucionista de Darwin.

Las cifras del último informe de amenazas de G Data revelan una nueva conclusión: el crecimiento vertiginoso experimentado por el malware parece perder velocidad y ralentizarse.

Esto no quiere decir que el número de amenazas que existe sea pequeño, de hecho se han registrado más de 1,38 millones de nuevos programas maliciosos durante el primer semestre de 2012, pero su crecimiento respecto al semestre anterior es de apenas un 4%, rompiendo la tendencia de los grandes incrementos.

Sin embargo, lo preocupante es que las novedades maliciosas son más inteligentes y sofisticadas, sugiriendo una evolución similar a la explicada por Darwin en su teoría de la selección natural.

«El código malicioso, capaz de infectar ordenadores de todo el mundo, se había convertido en una forma de hacer dinero fácil y ha experimentando espectaculares crecimientos. Pero, al mismo tiempo, las víctimas potenciales han ido tomando conciencia de las amenazas, adoptando ciertas precauciones y evitando las estafas más sencillas» aclara Eddy Willems, experto en seguridad en G Data Software.

El mejor ejemplo se encuentra en la rápida evolución experimentada por los troyanos bancarios, donde la gran mayoría eran relativamente sencillos al limitarse a solicitar a la víctima una serie de datos confidenciales. No obstante, los nuevos métodos son más sofisticados, como en el conocido sistema de Transferencia Automática, donde la estafa tiene lugar sin ningún tipo de interacción por parte de la víctima. La suma final y el listado de movimientos bancarios puede ser manipulados de forma que sea imposible percibir a simple vista el robo.

Otro ejemplo está vinculado al malware para Android: este año han aparecido aplicaciones completamente nuevas capaces de contener todo tipo de funciones maliciosas ocultas. De hecho, alguna llego a alojarse en la oficial Google Play Store y distribuir malware durante semanas antes de ser descubierto.

Sobre el futuro, Willems vaticina que «habrá una media de 2,5 a 3 millones de nuevas amenazas por año y que, de alguna forma, la calidad triunfará sobre la cantidad de ahora en adelante. Tiene sentido si tenemos en cuenta que los internautas tiene una conciencia cada vez mayor de las amenazas y son más precavidos cada día».

 

Temas Relacionados